Tiempo de designaciones

Tiempo de designaciones

Comisionado Joel Salas Suárez / Foto tomada de INAI
Cuauhtémoc Cruz Isidoro

Querida lectora, querido lector. Antes que nada, ¡muy feliz año nuevo!

Dos mil veinte, año de cambios; año de renovaciones. Este 2020, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), el máximo órgano garante del derecho de acceso a la información, tendrá la renovación de dos comisionados que integran su pleno y la elección de su nuevo presidente.

Sobre el primer punto, el próximo 31 de marzo concluyen sus periodos los comisionados: Joel Salas Suárez, quien, por cierto, entre el trabajo que ha desempeñado como responsable de Gobierno Abierto ha tenido en su agenda la apertura del gasto en Publicidad Oficial, y Patricia Kurczyn Villalobos, quienes fueron designados por el Senado de la República para un periodo de seis años en aquella primera integración del pleno del INAI.

Con su salida, únicamente quedarán tres integrantes del pleno fundador del INAI, tras la Reforma Constitucional de 2013: Óscar Guerra Ford, Eugenio Rosendo Monterrey Chepov y Francisco Javier Acuña Llamas, actual presidente del órgano garante.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 6to. de nuestra Constitución, el Senado mexicano tendrá que realizar “una amplia consulta a la sociedad” para allegarse de perfiles –preferentemente idóneos– para la designación de los futuros comisionados. Para esta, será necesario contar “con el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes”.

Es decir, si en la sesión para la designación estuvieran presentes los 128 Senadores, serían necesarios 86 votos para el nombramiento. Recordemos que Morena cuenta con 60 Senadores, con lo cual –en caso de que votaran en bloque– requeriría de 26 votos más. Si a esto se les sumaran los integrantes del PT (6) y los de Encuentro Social (4), alcanzarían una cifra de 70 votos, requiriendo la suma de otros 16 senadores de las fracciones restantes o la ausencia de 23 legisladores.

Los nombramientos, tampoco olvidemos, pueden ser objetados por el presidente de la República, en cuyo caso, el Senado tendría que repetir el proceso para la designación de una nueva propuesta, la cual requeriría únicamente de la “votación de las tres quintas partes de los miembros presentes”. Esto es, considerando de nuevo una asistencia perfecta de los 128 senadores, se requerirían 77 votos.

Si este otro nombramiento fuera nuevamente objetado por el presidente, el Senado tendría que repetir el proceso y, nuevamente “con la votación de las tres quintas partes de los miembros presentes”, designar al nuevo comisionado.

Recordemos que esta Legislatura del Senado mexicano ya tuvo en sus manos la designación de una comisionada del INAI: Josefina Román Vergara, quien fue seleccionada en marzo pasado para cubrir la vacante del comisionado Carlos Bonnin, quien falleciera después de caer del quinto piso de la sede del INAI en noviembre de 2018.

De igual forma, los comisionados fundadores, Guerra Ford y Monterrey Chepov, concluyen su periodo en marzo del 2022, mientras que a Acuña Llamas le corresponde en marzo del 2023. Así, el cierre de la actual Legislatura del Senado, que no olvidemos tiene mayoría Morena/PT, habrá electo a seis de los siete integrantes del pleno del órgano garante.

Órgano que, por cierto, también no podemos olvidar, ha sido duramente criticado por el presidente Andrés Manuel López Obrador como una “creación para simular el combate a la corrupción” o como una “burocracia dorada” que “en la época de mayor corrupción, se hizo de la vista gorda”.

¿Será que la cuarta transformación intentará imponer a sus comisionados? ¿Habrá una cooptación presidencial/senatorial del órgano garante? Al tiempo lo sabremos.

Finalmente, sobre la elección del nuevo presidente del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, concluirá en mayo próximo el periodo de tres años para el cual fue electo, con lo cual, de nuevo, con base en lo establecido en la Constitución, se abren dos opciones: la posibilidad de que sea reelecto por un periodo igual (recordemos que él concluirá su periodo en el 2023) o la elección de un nuevo presidente, donde podrían participar también los, para ese momento, recién designados comisionados.

Se mueven las fichas al interior del órgano garante del derecho a la información a nivel nacional. Se alista un tiempo de designaciones.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.