Solo dos juntas auxiliares cumplen requisitos para ser municipios
Asociación de presidentes auxiliares preparan la solicitud que enviarán al Congreso, pese a la advertencia de Biestro de que la rechazará
Por Lado B @ladobemx
05 de enero, 2020
Comparte

Foto tomada de https://www.facebook.com/Chachapa-241440132568439/

Julio Sandoval

@jota_sand

Solo dos de las diez juntas auxiliares que solicitan ser municipios podrían llegar a serlo en estado de Puebla, pues el resto no cumple con los requisitos de tener mínimo 25 mil habitantes y al menos 100 kilómetros cuadrados de superficie, como lo establece la Ley.

De acuerdo con el artículo 13 de la Ley Orgánica Municipal, para que un territorio subalterno pueda convertirse en municipio debe tener al menos 100 kilómetros cuadrados de superficie, una población mínima de 25 mil habitantes, un centro de población que al menos sea considerado como villa –es decir, que cuente con un mínimo de 10 mil habitantes y que cubra servicios públicos como agua potable, energía eléctrica, alumbrado, drenaje, entre otros–, e ingresos fiscales suficientes para atender los gastos de la administración municipal.

De hecho, aunque el gobernador Luis Miguel Barbosa ofreció a San Miguel Canoa y San Francisco Totimehuacán, juntas auxiliares de Puebla, elevarlas a municipios, solo esta última satisface las necesidades legales para solicitarlo. 

Otras ocho juntas de diferentes municipios del estado han alzado la mano en el mismo sentido pero serían Chachapa, en Amozoc, y San Nicolás Tetitzintla, en Tehuacán, las únicas que cumplirían con los requisitos siempre y cuando se confirme que, en efecto, sus habitantes son al menos 25 mil.

Hasta el censo de 2010, en Tetitzintla vivían 23 mil 764 personas y sobre Chachapa no hay información oficial disponible, aunque la Asociación de Presidentes Auxiliares Unidos por sus Derechos del Estado de Puebla asegura que tiene alrededor de 45 mil habitantes.

Otra junta auxiliar que, al igual que Totimehuacán, sí tiene una población de más de 25 mil es Tlaxcalancingo, pero ni siquiera el territorio de todo San Andrés, el municipio al que pertenece, rebasa los 100 kilómetros, lo que la descarta de inmediato.  

JUNTA AUXILIAR MUNICIPIO HABITANTES EN JUNTA AUXILIAR TERRITORIO DEL MUNICIPIO 
San Bernardino Tlaxcalancingo San Andrés Cholula 54,517 58.71 km2
La Ceiba Xicotepec 8,780 312.3 km2
San Lorenzo Almecatla Cuautlancingo 13,217 38.17 km2
Santa Ana Xalmimilulco Huejotzingo 16,125 250.41 km2
Atencingo Chietla 10,879 325.28 km2
Santiago Momoxpan San Pedro Cholula 17,622 76.32 km2
San Nicolás Tetitzintla Tehuacán 23,674 553.57 km2
Chachapa Amozoc No hay información disponible 135.18 km2
San Francisco Totimehuacan Puebla 186,715 544.65 km2
San Miguel Canoa Puebla 14,863 544.65 km2

Preparan la solicitud formal

Tan solo dos días después de que Barbosa refrendara su compromiso de convertir a Canoa en municipio, otras juntas auxiliares alzaron la mano.

El 2 de diciembre, la asociación de Presidentes Auxiliares Unidos por sus Derechos del Estado de Puebla pidió en rueda de prensa al gobernador que también considerara a otras juntas auxiliares del interior del estado y no solo a las de la capital.

Y aunque se llegó a hablar de 15 juntas, solo ocho se dieron a conocer formalmente: Chachapa, en Amozoc; La Ceiba, en Xicotepec; San Lorenzo Almecatla, en Cuautlancingo; Atencingo, en Chietla; Santa Ana Xalmimilulco, en Huejotzingo; San Nicolás Tetitzintla, en Tehuacán; San Bernardino Tlaxcalancingo, en San Andrés Cholula y Santiago Momoxpan, en San Pedro Cholula.

Al siguiente día, Miguel Barbosa respondió que no veía viable la petición, pero aseguró que estaba dispuesto a realizar los estudios correspondientes y en caso de que reuniera los requisitos, la aceptaría.

Por su parte, el presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla, anunció que la petición no será tomada en cuenta, argumentando que hay intereses políticos de por medio. Según el diputado local de Morena, la asociación de presidentes auxiliares pertenece a Movimiento Ciudadano y con la petición buscan desestabilizar al gobierno estatal.

“Yo considero, con todo el respeto, que esta organización está haciendo un juego político donde no lo hay. No se trata de una lista de deseos de Navidad, donde quien quiera ser municipio se dé. Deben cumplir varios requisitos y se consultará a la gente, no a una asociación, ni por medio de presiones”.

Biestro Medinilla solo se pronunció a favor de la propuesta de Miguel Barbosa: elevar a municipios a San Miguel Canoa y San Francisco Totimehuacan. 

En entrevista para LADO B, el dirigente de la Asociación de Presidentes Auxiliares Unidos por sus Derechos del Estado de Puebla, Eugenio Sandre Popoca, dijo que confían en que el mandatario cumpla con su declaración de que cualquier junta auxiliar pueda convertirse en municipio en tanto cumplan con los requisitos establecidos en la Ley Orgánica Municipal.

“Por sus condiciones demográficas y sociales estas juntas auxiliares requieren de un presupuesto especial, ya que se ven limitadas para atender problemas de inseguridad, de apoyo al campo o apoyo a las escuelas. Se busca que se conviertan en municipios para que puedan contar con un mayor recurso y así verse fortalecidas”, expresó Sandre Popoca.

De acuerdo con la Ley Orgánica Municipal, para que la petición de la junta auxiliar sea válida debe ser solicitada por tres cuartas partes de la población inscrita en el padrón electoral y deben ser demostradas las causas políticas, sociales, económicas y administrativas por las que el municipio al que pertenece ya no responde a sus necesidades.

Al respecto, Sandre Popoca dijo que ya están preparando los estudios correspondientes, y que será en la primera o segunda quincena de enero cuando se haga la petición formal ante el Congreso del Estado.

Las limitantes de las juntas auxiliares provocan rezago

Esta no es la primera vez que las juntas auxiliares son tema polémico y de disputa política. En 2014 el entonces gobernador Rafael Moreno Valle las despojó del control del Registro Civil, y con ello de los pocos ingresos directos que obtenían. 

Varias juntas auxiliares protestaron y las manifestaciones desembocaron en la primera crisis del morenovallismo, que causó la muerte de un menor en Chalchihuapan

Para resarcir la modificación a la Ley que hizo Moreno Valle, la actual Legislatura del Congreso del Estado otorgó a las juntas auxiliares la posibilidad de que gestionen recursos sin depender de sus ayuntamientos. Sin embargo, la iniciativa aún no ha entrado en vigor.

La función de las juntas auxiliares se centra en mediar la relación entre las autoridades municipales y la población, en supervisar la realización de las obras públicas y en señalar las necesidades o problemas de sus habitantes, pero “la lejanía de algunas cabeceras municipales con comunidades del municipio dificulta la gestión y prestación de servicios públicos para esos lugares”, dice el investigador y académico de la Ibero Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño.  

Y agrega que la limitante de los presidentes auxiliares de ser solo informadores de las necesidades de la población “ha contribuido al rezago en el que se encuentran varias juntas auxiliares, pues la gestión de sus ayuntamientos se planea de una manera homogénea, a pesar de que la población de esos lugares sea heterogénea y diversa”.

Para Hernández Avendaño “la transformación de una junta auxiliar a municipio, ya sea de la capital o del interior del estado, traería consigo beneficios para sus habitantes, pues así contarían con recursos propios y con ello podrían cubrir sus necesidades de una manera más apropiada, lo que aumentaría  las capacidades de respuesta a la población”. 

No obstante, advierte que esto implicaría mayores responsabilidades para el nuevo ayuntamiento y una mayor carga para el gobierno estatal en materia de políticas públicas.

“La junta auxiliar convertida en municipio debería tener las capacidades administrativas, políticas e institucionales para que la población, por ejemplo, pagara predial, que es una de las funciones que tienen los municipios; gestionar obra pública, otorgar pavimento o recoger los residuos sólidos. No es tan fácil ser municipio, porque implica responsabilidades que incluso muchos de los que son municipios ni siquiera tienen la capacidad para cumplir”.

Respecto a esto último, el también politólogo sugirió la conveniencia de hacer un estudio detallado sobre el reordenamiento poblacional que ha vivido el estado de Puebla por factores como la migración, con el fin de hacer una reconfiguración geográfica en la que pequeños municipios se agrupen en uno o se fusionen con otro existente, lo que permitiría a los ayuntamientos tener una mejor capacidad de reacción ante las necesidades de sus habitantes.

El artículo 14 de la Ley Orgánica Municipal establece que los municipios pueden ser suprimidos si se comprueba que “carecen de los elementos necesarios para atender debidamente a su administración y prestación de los servicios públicos indispensables”. 

Y según el artículo 15 de la misma ley, dos o más municipios pueden solicitar fusionarse, a efecto de la desaparición o creación de uno o más municipios.

Hernandez Avendaño aseguró que cada uno de estos procesos, tanto en los núcleos intensamente poblados (juntas auxiliares) como en los dispersamente poblados (municipios con una pequeña población), deben de ir acompañados de estudios muy precisos que muestren las ventajas y desventajas de realizarse estos cambios. Además de que estas decisiones deben enfocarse en los datos de campo y en la población, antes de en lo político.

“Para mí estos procesos deben obedecer más a una decisión técnica que a una decisión política, porque tiene que ver con capacidades y con relaciones de población; tiene que ver con capacidades de fiscalización; tienen muchos más elementos técnicos que políticos y creo que, en este momento, es correcto que aparezca en la agenda pública la posibilidad de tener mejores respuestas para la población”.

San Francisco y Canoa a la expectativa

Canoa / Foto tomada de Google Maps

Aunque el gobierno estatal y el Congreso del estado han mostrado su apoyo para que Canoa y San Francisco Totimehuacán eleven su rango a municipio, las juntas auxiliares todavía no han enviado al Poder Legislativo la petición formal.

En el caso de Canoa, los pobladores han manifestado que en la comunidad hay incertidumbre sobre el proyecto, pues no han recibido información sobre lo que implicaría ser un municipio, ni les han preguntado su opinión sobre el tema.

Pese a ello, en dos ocasiones: la primera en campaña, y la última el 22 de noviembre, durante una visita de Andrés Manuel López Obrador, el gobernador Barbosa prometió que Canoa será “el próximo municipio autónomo de la montaña del volcán La Malinche, para que maneje sus recursos, para que cree sus políticas públicas y sea considerado en los presupuestos del gobierno estatal y el presupuesto federal”.

En San Francisco Totimehuacan, las autoridades del lugar no se han pronunciado desde el anuncio del gobernador; no obstante, el edil auxiliar declaró semanas antes que tenía la intención de reactivar la solicitud popular de años atrás para convertirse en municipio, aprovechando el apoyo expresado por Barbosa en su campaña electoral. 

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx