Las víctimas no pueden esperar por justicia: Pilar Noriega

Las víctimas no pueden esperar por justicia: Pilar Noriega

En México han habido intentos de dar justicia a víctimas de graves violaciones a derechos humanos. La Comisión de la Verdad de Guerrero es una de ellas. Pilar Noriega, una de sus integrantes, comparte su experiencia para los futuros procesos que se intenten en el país.

Foto: Lenin Mosso
Vania Pigeonutt | Pie de Página

La Comisión de la Verdad de Guerrero, creada el 23 de diciembre de 2011, fue un intento de justicia transicional para castigar crímenes atroces del pasado en México.

Para Pilar Noriega García, abogada y exintegrante de esta comisión, este tipo de instrumentos -que incluyen investigación multidisciplinaria y coordinación de distintas dependencias de gobierno- abren la posibilidad a las víctimas de acceder a la verdad y justicia.

Esta herramienta, que duró dos años y medio, nació bajo el respaldo de la ley 911 del Congreso de Guerrero y sirvió para investigar violaciones de derechos humanos en el periodo conocido como Guerra Sucia y comprendido entre 1969-1979.

Los comisionados realizaron 512 entrevistas a familiares y víctimas directas de personas desaparecidas y asesinadas en ese periodo.

La experiencia y la diferencia

Pilar Noriega es experta en crímenes del pasado. En ese sentido, afirma que la investigación de las desapariciones de personas recientes, a diferencia de las de la Guerra Sucia que ella investigó como parte de la Comisión de la Verdad en Guerrero, tienen particularidades, una de ellas es que son atribuídas -en una gran mayoría- a la delincuencia.

—¿Una comisión de la Verdad en todo el país se tendría que separar por periodos?

En el caso del estado de Guerrero, lo que pedimos es que no se espere a buscar  una solución a los hechos más próximos, porque es gente que ha esperando 50 años (por justicia) y ya se han muerto–.

La Comisión se propuso investigar la desaparición forzada, la ejecución arbitraria, la tortura, los tratos crueles, inhumanos o degradantes, la detención arbitraria y desplazamientos forzados. De los testimonios recabados obtuvieron información principalmente sobre ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, desapariciones forzadas transitorias y desplazamientos.

“Fueron raros los casos de detenciones arbitrarias o tortura que no estuvieran relacionadas con desaparición forzada, porque casi la totalidad de las personas que señalaron que sufrieron detención arbitraria o tortura fueron víctimas de desaparición forzada transitoria”, dice en su informe final. Desapariciones transitorias, es decir, que fueron detenidas, desaparecidas, pero finalmente las presentaron ante las autoridades, al Ministerio Público o se las entregaron al Ejército y luego fueron puestos a disposición de jueces.

También señala que hay familiares de desaparecidos que murieron mientras el juez ejecutaba la sentencia de reparación integral del daño.  En estos casos la justicia llegó tarde.

En el documento se puntualiza que la mayoría de las personas detenidas eran llevadas a instalaciones militares o cárceles clandestinas. “Hubo un gran número de personas, incluso menores de edad, trasladadas al Campo Militar No. 1 y algunas de ellas permanecieron ahí solamente por ser familiares de líderes guerrilleros, en especial Lucio Cabañas Barrientos y Genaro Vázquez Rojas”.

 “Existen los elementos de convicción para asegurar que el Estado mexicano, en especial la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) conocen el destino final de todas y cada una de las personas desaparecidas en la Guerra Sucia en el Estado de Guerrero, puesto que tanto de los testimonios de las personas sobrevivientes y testigos de los hechos, como de los documentos consultados en el Archivo General de la Nación se sabe que el ejército y los cuerpos de seguridad federales y locales llevaban un registro de las personas a ubicar, localizar, detener o exterminar y de las personas que ingresaban a las instalaciones militares”, se lee en el informe.

Dos años después de que terminara su mandato y realizara excavaciones en el municipio de Atoyac de Álvarez, donde nació la guerrilla del Partido de los pobres de Cabañas, dos cuerpos fueron exhumados en un paraje del municipio contiguo, Coyuca de Beníntes en la Costa Grande de Guerrero.

Los cuerpos pertenecieron a los integrantes de la guerrilla encabezada en la década de los 60 por el profesor Cabañas, revelaron los comisionados.

En ese momento, diciembre de 2016, Nicomedes Fuentes García explicó que los restos de Eliseo Flores Vázquez y Martín Nario Organes fueron custodiados por peritos de la entonces Procuraduría General de la República y trasladados a la Ciudad de México para  hacerles estudios de identificación.

Pilar Noriega cuenta que esta experiencia fue muy importante para regresarles verdad a las familias así sea décadas después. Los guerrilleros cayeron en un cerco del Ejército.

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Lenin Mosso

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.