Pese a la Alerta de Violencia de Género aumentan delitos en Puebla

Pese a la Alerta de Violencia de Género aumentan delitos en Puebla

Dafne García

@DafneBetsabe2

Seis meses después de emitida la Alerta de Violencia de Género (AVG) en 50 de los 217 municipios del estado, la incidencia de delitos que involucran principalmente a mujeres no se ha detenido, al contrario, aumentaron en 23% con respecto al mismo periodo del año previo.

En la declaratoria que emitió la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) el 8 de abril, se establecieron 45 medidas de prevención, seguridad y justicia; sin embargo, de acuerdo con los datos de incidencia delictiva, esas medidas aún no han generado un impacto positivo en la situación que viven las mujeres en esos municipios.

De hecho, los datos muestran que el acoso sexual aumentó su denuncia en 124%, mientras que el hostigamiento sexual lo hizo en 43%. 

Esto puede deberse a dos posibles razones: el empoderamiento femenino está visibilizando más esas agresiones al denunciarlas, o, efectivamente,  ha aumentado la incidencia. Hasta el momento los datos no permiten inferir una respuesta concluyente.

Sobre el tema, Yuteita Valeria Hoyos Ramos, miembro de la Red de Abogadas Feministas de Puebla y de la Red Nacional de Abogadas Indígenas, consideró que el aumento en los delitos se debe a una mezcla de las dos posibilidades.

En el primer caso el discurso de la equidad de género ya está más impregnado en la sociedad, por el impacto social que ha tenido el feminismo través de los diversos movimientos de mujeres a nivel nacional y local.

“Creo que esto da apertura a que haya más denuncias, que las mujeres se atrevan a denunciar”.

También mencionó que ha sido importante “la creación de redes de mujeres que apoyan a otras mujeres para denunciar”.

Como parte de ese empoderamiento las mujeres están tratando de salir de los círculos de violencia y dejando a sus agresores, “eso también genera una reacción violenta de estos hombres”.

Aunque también es cierto, apunta la especialista, que la violencia está aumentando en todos los niveles. 

En el caso de Puebla el incremento de la delincuencia organizada también está involucrado: “De hecho, muchos de los feminicidios que se han suscitado los últimos tres años han sido muy en relación con la violencia que han desatado los huachicoleros y los huachigaseros”. Dichos grupos suelen asesinar a las mujeres como forma de venganza y de amedrentarse entre ellos mismos.

 

Foto: Marlene Martínez

Los datos

Lado B realizó un análisis comparativo con base en las Carpetas de Investigación (CDI) reportadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en los 50 municipios con declaratoria de AVG, enfocado en delitos relacionados con la violencia de género: abuso sexual, acoso sexual, feminicidio, hostigamiento sexual, violación equiparada y violación simple. 

Se revisó el periodo de mayo (el primer mes completo con la AVG activa) a octubre (cuando se cumplió el primer semestre de operación de la AVG) de los años 2018 y 2019 para verificar la evolución de los delitos.

Los datos muestran que son dos áreas geográficas en donde creció más la incidencia de los delitos revisados: la sierra norte, específicamente en Chignahuapan con un aumento del 217%, pasando de 6 a 19 CDI; Zacatlán con 127% más, y Huachinango con un incremento del 45%; y en la zona conurbada de la capital poblana, en Cuautlancingo creció 77% y en Amozoc aumentó 42%.

(Aclaración: para los municipios donde hubo más incidencia en los delitos analizados, se ordenaron a partir del que tiene mayor número de CDI por ser más representativo estadísticamente)

Aumenta incidencia delictiva en 5 de 6 delitos

Como se puede observar en las tablas anteriores, tomando en cuenta todos los delitos, la incidencia general aumentó un 23%, ya que se pasó de 782 denuncias en 2018 a 959 para el mismo periodo en 2019.

Además de los datos ya señalados en los delitos de Acoso Sexual y Hostigamiento, también crecieron la violación equiparada, el feminicidio y el abuso sexual, con un repunte del 30%, 25% y 22%, respectivamente. 

El único delito que tuvo una disminución fue la violación simple, puesto que pasó de 251 a 224 CDI, es decir, 11% menos. Esto significa que de los seis delitos analizados, la incidencia incrementó en cinco de ellos.

Cabe destacar que, en ambos años analizados, los municipios que registraron mayores niveles de violencia fueron: Puebla, Tehuacán, San Andrés Cholula, Amozoc y Cuautlancingo. 

Por otro lado, durante este año, en 49 de los 50 municipios se reportó al menos una CDI relacionada con los delitos analizados, mientras que durante el mismo periodo en 2018 solo hubo denuncias en 46 municipios, tres menos que en este año.

Foto: Marlene Martínez

Sin acciones claras

Como parte de la AVG se estableció la integración de un informe de avances que debía entregarse a 6 meses de la implementación de acciones para atender la declaratoria. 

Dicho informe estaba previsto para su entrega el 8 de octubre, pero hasta la fecha no se encuentra disponible en la página de gobierno dedicada al seguimiento de la declaratoria. Se desconoce, entonces, a ciencia cierta las acciones implementadas así como el impacto generado de la AVG.

No obstante, datos obtenidos a través de solicitudes de información realizadas por Serendipia ponen en evidencia que a seis meses de activada la declaratoria de AVG en Puebla “solo dos dependencias estatales reportan gastos para atender esta medida de emergencia”. 

Además, sólo 24 de los 50 municipios en donde está activa respondieron a las solicitudes de información para dar a conocer sus avances.

“Entre las actividades reportadas por parte de los municipios y el estado para atender la declaratoria estaban: conferencias, talleres, instalación de alumbrado público y capacitaciones a servidores públicos”.

La abogada Valeria Hoyos comentó que desde la declaración de la AVG se percató que la mayoría de las instituciones solo se limitaron a la impartición de cursos, pero sin evaluación del impacto: “es muy necesario que la sensibilización esté allegada de la fiscalización, es decir sí te estoy dando estos cursos pero cómo estos cursos se están aplicando en tu labor jurisdiccional, en tu labor como juzgador y como servidor público”.

También mencionó que  consideraba que “una forma fuerte de sensibilizar a las autoridades sería que las propias víctimas de violencia se involucren en estos procesos de capacitación, los familiares de las mujeres asesinadas, creo que eso causaría todavía más impacto que un doctor en la materia”.

Pues, concluye: “al final el servidor público ha perdido la sensibilización hacia la sociedad y la sociedad también pierde la sensibilización con las necesidades y la carga del trabajo del servidor público”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.