¿Qué causa esperanza y qué preocupación ante la llegada de Alberto Fernández...

¿Qué causa esperanza y qué preocupación ante la llegada de Alberto Fernández al gobierno de Argentina?

Ilustración: Alma Ríos
Bruno Grappa, Flavia Fiorio y Florencia Luján | Distintas Latitudes

Alberto Fernández será presidente de Argentina a partir del 10 de diciembre de 2019. Esto luego de su victoria al frente de la fórmula Frente de Todos. Así lo decidió el 48,10 % de la población de este país el 27 de octubre de 2019.

Tras este resultado, en Distintas Latitudes nos preguntamos qué causa esperanza y qué preocupación ante la llegada de Fernández al gobierno. Para abordar estas preguntas, pusimos foco a tres comunidades: migrantes, ambientalistas y emprendedores.

Migrantes

En Argentina rige desde el año 2003 la Ley de Migraciones 25.871 que busca asegurar las plenas garantías constitucionales a toda persona extranjera que pise el territorio nacional. Sin embargo, la publicación y puesta en marcha del Decreto 70/2017 impulsado por el presidente Mauricio Macri en febrero de 2017 encendió las alarmas, pues “a) Viola el debido proceso y el acceso a la justicia de las personas migrantes al crear un procedimiento de expulsión sumarísimo para determinadas categorías de migrantes; b) Viola el carácter excepcional de la detención por razones migratorias al ampliar los supuestos para el dictado de detenciones preventivas y al ampliar los plazos y condiciones para la detención; c) Criminaliza a las personas migrantes al vincular migración y delito”, según una carta enviada a la CIDH por distintas organizaciones defensoras de los derechos de las personas migrantes a inicios de este 2019.

“El DNU fue aplicado durante el gobierno de Macri pese a que tiene una inconstitucionalidad en la Cámara Contencioso – Administrativa Federal – Sala V pero obviamente hicieron caso omiso. El Decreto permitió la expulsión de migrantes con separación de familias desoyendo el derecho del niño, niña y adolescente a vivir con sus padres”, explica Lila Báez, secretaria de trabajadorxs migrantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular –CTEP– de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La campaña Migrar no es delito ha sido una de las que ha llevado la bandera de los migrantes en la lucha por las plenas garantías. Días más tarde de haberse conocido los resultados de las elecciones emitieron un comunicado donde, en primera instancia, exigen la derogación definitiva del Decreto 70/2017 y dan un plazo de 90 días para que esto suceda a partir del 11 de diciembre, un día después de que Alberto Fernández inicie sus actividades presidenciales.

Pablo Cossio es miembro de la campaña y cuenta que durante el gobierno de Mauricio Macri se eliminaron los programas de abordaje territorial que tenían como objetivo facilitar el trámite a extranjeros para obtener su Documento Nacional de Identidad. “Con estos programas, cualquier persona accedía a su DNI en dos o tres meses, ahora el trámite se demora unos seis o siete meses, hasta un año”, explica Cossio.

Esto sucede porque la Dirección Nacional de Migraciones reemplazó estos programas por un “Módulo de Radicación a Distancia de Extranjeros”, conocido como Ra.D.Ex. “Este sistema es sumamente excluyente […] Queremos que vuelva el abordaje territorial en los barrios para que las personas puedan entender cuáles son sus derechos y cómo radicarse. Derechos que nosotros ya habíamos conseguido en el 2003 cuando salió la Ley Migratoria”, añade Lila Báez.

La falta de información respecto a las personas que integrarán el gabinete de Alberto Fernández genera dudas entre quienes, desde la sociedad civil, velan por los derechos de las personas migrantes. Sin embargo, se vislumbran avances en esta materia.

Fernández ocupó el cargo de Jefe de Gabinete de Ministros de la presidencia de Néstor Kirchner cuando fue sancionada y promulgada la Ley de Migraciones. Por ese entonces, sin el recorte y la modificación sufrida por el DNU de Macri que llegaría 14 años más tarde.

“Claro que estamos muy esperanzados porque tan solo con lo que pasó ayer (la reunión de Fernández con Brian Gallo, un joven discriminado por su vestimenta) fue un guiño hacia el tipo de gobierno que va a tener Fernández. Que él tenga este tipo de gestos es muy interesante porque quiere decir que nosotros tenemos oportunidad, esperanza y vemos la voluntad política de parte de ellos a dar marcha atrás con estos retrocesos en materia migrante”, concluye Báez.

Continuar leyendo en Distintas Latitudes

*Ilustración de portada: Alma Ríos

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.