Ni vándalas, ni radicales, sólo feministas

Ni vándalas, ni radicales, sólo feministas

Foto: Marlene Martínez
Samantha Páez 

El sábado 28 de septiembre cientos de mujeres marcharon –digo “marcharon” porque yo no pude ir– en la ciudad de Puebla para exigir que se reconozca el aborto como un derecho humano, es decir, como parte de los derechos sexuales y reproductivos que deberíamos tener todas.

Para quienes no sepan, el 28 de septiembre es el Día de Acción Global por un aborto legal y seguro. Hubo movilizaciones en muchas ciudades de México y el mundo, porque muchas mujeres mueren por abortos inseguros y porque muchas otras están en la cárcel por abortos espontáneos. ¿No creen que haya mujeres presas en México por abortar? Les dejo la liga del documental de Las Libres.

Por ejemplo, en Puebla se abrieron 73 averiguaciones previas y carpetas de investigación contra mujeres de 2009 a marzo de 2019 por abortar, 11 mujeres recibieron sentencia condenatoria y 15 más están en espera de una sentencia, de acuerdo con solicitudes de información hechas por integrantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito Puebla.

Hasta aquí todo bien: mujeres que marchan para que se reconozcan sus derechos. Lo que ya no les parece a muchas personas es que se intervengan inmuebles públicos –sí, intervenir porque esos espacios deberían pertenecer a toda la ciudadanía–. Les molesta más la pintura verde en una pared, que las niñas violadas –muchas veces por hombres de su propia familia– afronten procesos traumáticos o tortuosos por no acceder a una interrupción legal del embarazo.

Pero a todo esto, ¿qué dijeron los medios de comunicación poblanos sobre la marcha a favor de la despenalización del aborto?

En el Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (OVIGEM) contamos 54 notas periodísticas en medios digitales sobre la marcha a favor de la legalización del aborto, esto del 28 de septiembre al 1 de octubre. Esto significa que hubo una mayor cobertura respecto al año pasado, donde ubicamos 29 notas del 28 de septiembre al 2 de octubre.

Pero que haya una mayor cobertura no significa algo bueno para el movimiento feminista, puesto que de las 54 notas el 74.1% son negativas respecto al hecho: una manifestación para exigir un derecho que se nos ha negado a las mujeres. En tanto que 14.8% fueron neutrales (ni fu ni fa) y sólo 13% fueron positivas o favorables.

De hecho, la cobertura sobre la marcha a favor del aborto libre, gratuito y seguro en Puebla empeoró; es decir, este año hubo más notas negativas y criminalizantes en contra de las feministas.

Esto podría deberse a varias cosas: la primera, es que hubo un solo medio que publicó 13 notas y en todas ellas se tilda de vándalas, radicales y agresivas a las mujeres que participaron en la manifestación. Lo segundo es que los medios que dieron una cobertura positiva publicaron una sola nota; mientras que los medios que dieron una cobertura negativa siguieron publicando notas de reacciones –igual negativas– respecto a la marcha.

Las palabras más utilizadas en los titulares de las notas fueron: “vandalizar/vándalas”, “proaborto”, “feministas” y “pintas”. Si las juntamos todas estas en una oración, nos queda un concepto muy claro de cuál fue la cobertura por parte de los medios de comunicación digitales.

El año pasado las palabras más utilizadas fueron “feminazis” y “feministas radicales”. Creo que algunos medios –ustedes saben quiénes son– entendieron el mensaje de que usar la palabra “radical” y “feminazi” simplemente no van.

Los conceptos “despenalización/legalización” y “marea verde”, afines al movimiento feminista, se mencionaron sólo en el 16.7% y 5.6% de los titulares, respectivamente, durante la cobertura de este año.

Ya para cerrar, invito a los medios de comunicación a que le echen un ojo a estos consejos de Comunicación e Información para la Mujer (CIMAC) sobre cómo cubrir movilizaciones feministas. Les resumo un poco: poner el foco de la noticia en las razones de la movilización y que ninguna manifestación surge de la nada.

P.D. Algunas notas informativas hablan de agresiones a mujeres periodistas, sobre todo porque no las dejaron grabar. Estoy de acuerdo en que nuestra chamba es informar lo que pasa, pero también hay que entender por qué las manifestantes no querían imágenes en ciertos momentos: el año pasado durante la marcha a favor del aborto un medio de comunicación –ya sabemos cuál– publicó la imagen, nombre completo y lugar de estudios de una de las manifestantes, diciendo que ella había hecho pintas en el Congreso. ¿Qué pasó después? A la estudiante y a otras integrantes de la colectiva las amenazaron y hostigaron en redes sociales. 

*Foto de portada: Marlene Martínez

Coordinadora del Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (OVIGEM), periodista y activista. Tengo especial interés en los temas de género y libertad de expresión. Formo parte de la Red Puebla de Periodistas. También escribo cuentos de ciencia ficción.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.