Diseñan y patentan una terapia génica con alto potencial antitumoral

Diseñan y patentan una terapia génica con alto potencial antitumoral

Un equipo de la Universidad de Granada ha demostrado la capacidad de la toxina bacteriana LdrB para matar células cancerosas de colon, cérvix y mama mediante terapia génica. Aunque la capacidad antitumoral de este componente aún no se ha probado en personas, la prueba de concepto muestra una técnica prometedora para su posterior aplicación en humanos.

Agencia SINC
El nuevo sistema patentado por los investigadores granadinos es una prueba de concepto de la potente capacidad antitumoral de la toxina LdrB como sistema de terapia génica contra el cáncer, tanto in vitro como in vivo. / Pablo Buffer

La terapia génica suicida consiste en la introducción a nivel celular de genes específicos -que no son propios del organismo o son defectuosos para él-, con el objetivo de matar ciertas células dañinas y así combatir ciertas enfermedades. Este es el sistema que ha utilizado un equipo de la Universidad de Granada (UGR) para frenar la proliferación de células de varios tumores, como el  el colorrectal, el de cérvix y el de mama, tanto in vitro como in vivo para detener el crecimiento del cáncer.

La técnica está basada en la tóxina LdrB, una toxina bacteriana que hasta la fecha no se había estudiado en humanos. El gen que codifica esta toxina es trasladado hasta las células tumorales a través de un vehículo molecular, basado en la tecnología Tet-ON 3G, y se utiliza un antibiótico (la doxiciclina) como elemento de inducción de la expresión del gen.

Como explica Houria Boulaiz Tassi, líder del equipo, “la doxiciclina nos permite controlar la expresión del gen y poder analizar su efecto”. El sistema, basado en la toxina LdrB, ha sido patentado y descrito en la revista Cancers.

Al actuar dentro de las células tumorales, la toxina LdrB detiene el ciclo celular e induce la muerte celular con la formación de poros en las células tumorales. Otra de las ventajas del sistema desarrollado es que expresa fluorescencia, lo que permite rastrear las células tumorales en caso de metástasis. Esto le confiere además de una función terapéutica, otra diagnóstica, que lo hace prometedor para su posterior aplicación en humanos.

En conjunto, el nuevo sistema patentado por los investigadores es una prueba de concepto de la potente capacidad antitumoral de la toxina LdrB como sistema de terapia génica contra el cáncer, tanto in vitro como in vivo.

Continuar leyendo en Agencia SINC

*Foto de portada: Pablo Buffer

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.