Profesión docente, eternamente resistente a los cambios

Profesión docente, eternamente resistente a los cambios

Foto tomada de PxHere
Dra. Luz del Carmen Montes Pacheco

El pasado 29 de agosto asistí a la décima edición de la Cátedra Pablo Latapí Sarre, del Sistema Universitario Jesuita, que en esta ocasión se llevó a cabo en la Ibero Cd. de México. El conferencista magistral, el Dr. Santiago Rincón Gallardo –quien trabaja en el equipo de Michel Fullan, experto en cambio educativo–, inició problematizando a partir de la tensión que existe entre los cambios vertiginosos que suceden en el mundo y el lento avance que tenemos en educación. Como idea detonadora de una parte de su exposición propuso que un buen profesor es el que nos ayuda a ser nuestro propio maestro, contrario a lo que pasa en la mayoría de aulas en América latina en las que más bien aprendemos a que nos enseñen. Al escucharlo, yo me pregunté: ¿qué tiene de novedosa esta propuesta?

El discurso acerca de que los profesores tenemos que lograr una participación activa de parte de los estudiantes es añejo, ya muy anquilosado en el medio educativo, pero en cierta manera sigue siendo “novedoso” porque no ha llegado a las aulas; sigue siendo un reto, casi se ha convertido en utopía por lo difícil e imposible de lograr.

Ya en los noventa, cuando empecé a leer textos en educación, se hablaba de enfoques educativos centrados en el estudiante, metodologías activas, transformación del rol del profesor como mediador o facilitador; constructivismo y muchas de sus derivaciones como posturas y concepciones radicalmente opuestas a la analogía del alumno como una tabula rasa que hay que llenar, principio por excelencia del conductismo skinneriano.

Recordé también que Juan Ignacio Pozo –educador experto en nuevas metodologías docentes– afirmaba en uno de sus textos que la docencia es una de las profesiones menos sensibles a los cambios; traducción, los profesores somos más resistentes a cambiar nuestras prácticas. Maurice Tardif, experto en formación docente afirma en uno de sus textos que “la enseñanza es un trabajo de lenta evolución cuando se la compara, por ejemplo, con el trabajo industrial o el tecnológico” (El oficio docente en la actualidad. Perspectivas internacionales y desafíos a futuro; capítulo de un libro colectivo publicado por la UNESCO en 2013).

¿Por qué los profesores replicamos esquemas tradicionales de enseñanza? El mismo Tardif –y muchos otros educadores e investigadores– afirma que enseñamos como nos enseñaron. Y este hecho relativamente explica por qué los profesores universitarios son “tradicionales”: no hubo una formación inicial en docencia. Este mismo fenómeno se da también en Educación Media Superior y lamentablemente en las Escuelas Normales; lamentablemente porque en esas escuelas es en donde se forman a los futuros docentes de Educación Básica, ya que en ellas también se contratan muchos profesores cuya formación inicial no fue la docencia. Ahí se cierra un “círculo perverso” que obstaculiza que la tarea docente evolucione: estos docentes enseñan como les enseñaron y los docentes en formación repiten los patrones.

Retomo una pregunta que hizo Santiago Rincón: ¿qué podemos hacer? Sabemos –y continúo con sus ideas– que aprender a aprender requiere tiempo prolongado de práctica, interés auténtico del educador y de los educandos sobre lo que se practica, y práctica en libertad. Y sigue: ¿qué implicaciones tiene lo que sabemos para estudiantes, maestros, padres, líderes? Él afirma que aprender es tarea de todos y que los sistemas que así funcionan son efectivos; sugiere modelar la práctica de aprender, profesores con sus estudiantes y con sus colegas, directores con sus maestros, padres con sus hijos. Esta idea puede eslabonar un ciclo virtuoso.

Estas ideas son clave, pero resolverían una parte de los problemas educativos que enfrentamos en la actualidad en materia de docencia.

Posible razón, zona de seguridad, conceder la libertad nos enfrenta a la incertidumbre.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.