Jugo de piña minimiza costos para estudiar la composición de la materia

Jugo de piña minimiza costos para estudiar la composición de la materia

Carlos Curti

En su último estudio, la estudiante de Biología de la BUAP, María Gloria Conde Cuatzo, utilizó jugo de piña y tintes artificiales para realizar películas fotosensibles y así obtener un registro holográfico de bajo costo.

Esta técnica tiene aplicaciones cotidianas para la creación de tarjetas de crédito, billetes o medicamentos; e incluso, con técnicas más avanzadas, puede ayudar a conocer la composición de objetos como estrellas y saber qué materiales se encuentran en el universo. De esta manera, se podrían reconocer tanto elementos que resultarían útiles, como oro en la estrellas, o gases que pueden ser peligrosos y afectar a la Tierra.

El registro consiste, básicamente, en obtener información de un objeto al ser iluminado por un rayo láser. Posteriormente, los datos obtenidos mediante la reflección que se genera son registrados en películas fotosensibles hechas con jugo de piña y tintes artificiales: materiales que servirían para guardar la información transmitida por el objeto.

Para realizar un experimento de este tipo, comúnmente se utiliza haluro de plata, pero debido al costo y la dificultad para conseguir el elemento, Gloria Conde ha optado por usar elementos fáciles de conseguir y reducir así los costos del proceso.

Así, el comportamiento del jugo de piña resultó ser eficiente según los resultados arrojados por la investigación. El único defecto encontrado es que el proceso es más lento; sin embargo, el método sigue en desarrollo para poder llegar a los mismos resultados que con los de un proceso convencional.

Esta es la tercera investigación registrada y publicada por María Gloria Conde Cuatzo. Para realizar esta última colaboró con el Dr. Arturo Olivares Pérez, el Dr. Santa Toxqui López y con el Ing. Químico industrial Israel Fuentes Tapia.

La investigación empezó en mayo del 2018 en los laboratorios del INAOE (Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica); fue expuesta el pasado marzo del presente año en San Francisco, California, en el Moscone Center; y en el mismo mes se publicó en la revista SPIE Photonics West, la cual es acreedora de la colección digital publicada más grande del mundo de investigaciones relacionadas con optica y fotones.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.