Incendios, ganado, cocaína: la deforestación aumenta en Laguna del Tigre, Guatemala

Incendios, ganado, cocaína: la deforestación aumenta en Laguna del Tigre, Guatemala

Laguna del Tigre, el parque nacional más grande de Guatemala, constituye el hábitat de unas 219 especies de aves, 97 mariposas, 38 reptiles y 120 mamíferos y contiene también las antiguas ruinas mayas. Los conservacionistas y arqueólogos sostienen que esta riqueza biológica y cultural se ve amenazada por los altos niveles de deforestación del parque provocada por incendios, actividades ganaderas industriales y el tráfico de cocaína.

Max Radwin | Mongabay Latam
Miembros del CONAP apagan el último cortafuego en el Parque Nacional Laguna del Tigre. Foto: Max Radwin, para Mongabay.

Una patrulla de once hombres está caminando por un difícil sendero selvático cubierto con el ennegrecido follaje de varios arbustos quemados. Los árboles aledaños —con las bases manchadas por el humo, pero todavía vivos— tienen pintados una desprolija M verde que alude a La Mestiza, la comunidad campesina que reclama el área.

Las autoridades consideran que los residentes de La Mestiza son intrusos, ya que la aldea queda dentro del Parque Nacional Laguna del Tigre, el parque más grande de Guatemala. Sin embargo, los miembros de la comunidad han defendido lo que ellos dicen que es su derecho a vivir en esta tierra y utilizar los recursos, en algunos casos, incluso mediante la violencia.

Cinco de los hombres de esta patrulla son guardaparques. Los otros seis son oficiales de la Policía Nacional Civil, quienes llegaron tarde la noche anterior para prestar seguridad adicional. Juntos, recorren el bosque en línea recta, y hablan solo con susurros. Los líderes portan machetes para sacar del sendero las enredaderas y helechos. La mayoría lleva botellas de agua, a veces, más de una. Incluso a las 8:30 de la mañana, el sol pega tan fuerte que el sudor ha comenzado a empapar los cuellos.

La selva se vuelve cada vez más escasa hasta que la patrulla llega a un campo de ocho kilómetros de largo, antes tan denso como las partes más sanas del parque, pero ahora con vallas para el ganado por todos lados. Está completamente deshabitado. Más allá de la línea de árboles más lejana, una columna de humo se eleva en el aire matutino.

“Alguien ha iniciado un fuego”, dice Michel Bertruy, guarda forestal de la Wildlife Conservation Society (WCS). Él ayuda a coordinar patrullas conjuntas con el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), la policía y el ejército. Mira al resto de la patrulla: “Creo que deberíamos seguirlo”.

Laguna del Tigre ocupa alrededor de 337 000 hectáreas al norte de Guatemala. Foto: Max Radwin, para Mongabay.
La patrulla camina en fila india, y hablan solo con susurros. Foto: Max Radwin, para Mongabay.

Roza y quema

El fuego se usa para desmontar los bosques y dejar la tierra más cultivable y es el causante principal de la deforestación en el parque. Entre 2001 y 2018, Laguna del Tigre perdió casi el treinta por ciento de la corteza forestal, de acuerdo con los datos satelitales recabados por la Universidad de Maryland. En ese período, el parque perdió más de 526 000 hectáreas.

Datos preliminares para 2019 indican que la tasa de pérdida aumentará drásticamente durante este año. Los satélites registraron más de 82 000 alertas de deforestación en el parque entre el 1 de enero y el 6 de junio. Más de 57 000 de estas alertas se registraron solo en mayo. Las imágenes satelitales muestran vastas franjas de tierra recientemente quemadas donde, menos de veinte años atrás, se encontraba el antiguo bosque tropical.

Laguna del Tigre comprende alrededor de 337 000 hectáreas de la esquina noroeste de la Reserva de la Biosfera Maya. La reserva en sí es un rompecabezas formado por muchos parques nacionales y zonas de usos múltiples, incluyendo nueve concesiones forestales comunitarias, que bordean México a lo ancho y Belice por el este. En total, la reserva abarca poco más de dos millones de hectáreas, lo que representa alrededor de una quinta parte del territorio guatemalteco.

Con miles de antiguas ruinas mayas, la reserva alberga algunos de los patrimonios culturales más importantes del país. También sustenta una densa biodiversidad, más conocida por las poblaciones amenazadas de guacamayos rojos (Ara macao) y jaguares (Panthera onca). En Laguna del Tigre específicamente, el CONAP ha contabilizado 219 especies de aves, 97 mariposas, 38 reptiles y 120 mamíferos, pero los incendios han contribuido al drástico descenso de las poblaciones.

Continuar leyendo en Mongabay Latam

*Foto de portada: Max Radwin

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.