“Grave” que Sedena justifique los disparos al aire para amedrentar civiles en Acajete
Tadeo Luna de la Mora lamentó que el Ejército adujera que fue “uso legítimo de la fuerza”, pues no actuó en condiciones de equidad con los civiles
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
24 de septiembre, 2019
Comparte

Foto: Joel Merino

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera 

Una bodega con combustible robado, un aseguramiento del Ejército, una revuelta de pobladores y disparos al aire justificados como “uso legítimo de la fuerza”: eso fue lo que ocurrió el 9 de noviembre en la comunidad de Apango, del municipio de Acajete.

En redes sociales y medios locales circuló un video donde se ve cómo decenas de personas se acercan a una tanqueta del Ejército y después de gritos y rechiflas los civiles empiezan a tirar piedras contra los militares, a lo que estos responden con disparos al aire. Ese mismo día, más tarde, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció que sí fueron disparos lo que se escucha en el video, pero argumentó el uso de defensa legítima.

Al respecto, el Maestro Tadeo Luna de la Mora, del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría (IDHIE) de la Ibero Puebla, dijo en entrevista para LADO B que el comunicado emitido por la Sedena –donde adelanta que también la Guardia Nacional hará uso legítimo de la fuerza para mantener su integridad– aunque es sumamente desafortunado, no sorprende. No extraña, dijo, leyendo de quién viene, “de militares que han usado y abusado de la fuerza”.

Lo que pasó  en Acajete y la respuesta de las Fuerzas Armadas es, para el especialista, un reflejo de lo que ha pasado durante los últimos años, y además calificó como grave la justificación tan directa del Ejército.

El responsable de Seguridad y Justicia del IDHIE dijo que el Ejército no actuó en condiciones de equidad con los civiles que los atacaron con palos y piedras, pues gente común y corriente frente a militares capacitados, o responder a piedras con balazos, no es un uso proporcional de la fuerza.

Lo ocurrido con el Ejército, aunque no provocó heridos, es también un reflejo de la situación de la Guardia Nacional: la Sedena la menciona en su comunicado, justificando de antemano que pueda tener un comportamiento similar, y eso aunado a que no está cumpliendo su carácter civil. “Legalmente la guardia nacional debería ser civil, pero los militares y marinos siguen encargados de la seguridad pública”, dijo Luna.

El final del comunicado dice:

“La Secretaría de la Defensa Nacional hace del conocimiento de la sociedad, que ante la ocurrencia de un delito y en los casos en los que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el país, y sean objeto de una agresión se actuará en su defensa legítima conforme a los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad, para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los Derechos Humanos.”

También puedes leer: Ley de seguridad interior apunta a eliminar controles Fuerzas Armadas

Legitimando las fuerzas armadas

Ante las violaciones a Derechos Humanos, en mayo de 2019 se publicó la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza, la cual busca regular estos comportamientos y detener la brutalidad de todos los cuerpos de seguridad pública, desde policía hasta Ejército y Marina.

Lo que propone, explicó Luna de la Mora, es un uso proporcional de la fuerza  y marca ciertos requisitos muy claros: que puede usarse sólo en absoluta necesidad, sólo en un momento para prevenir problemas futuros, y en estricta proporcionalidad.

“En este caso amenazas o amedrentar para persuadir no es un uso proporcional. Disparar al aire porque te tiran piedras no es un uso proporcional de la fuerza”.

En opinión del Maestro, el uso de la fuerza por parte del Ejército y la Marina está estrechamente relacionado con el tema de legitimidad de los mismos cuerpos militares. Dijo que en México hace unos años la gente consideraba positivo que las Fuerzas Armadas tomaran el control, pero después de un tiempo de incremento de la violencia y la inseguridad, no hay confianza tampoco.

Y el hecho de que la Guardia Nacional no sea un cuerpo civil está abonando a que siga la desconfianza hacia la militarización del orden público. El hecho de que el presupuesto se haya ido hacia la Guardia Nacional, dijo el investigador del IDHIE, da la idea a la sociedad de que continuará la militarización del país, “y seguirá a balazos”.

También puedes leer: Patrulla la marina y el ejército municipios poblanos con alto indice delictivo

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”