Escasez de combustible en Cuba resalta su deuda energética

Escasez de combustible en Cuba resalta su deuda energética

Ivet González | IPS
Una conductora reposta gasolina en su automóvil, en un expendio de combustible con una gran fila en espera de poder llenar los tanques de sus vehículos, en el municipio capitalino de Playa. La escasez colma de consumidores las gasolineras que disponen de combustibles en La Habana y otras localidades de Cuba. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

LA HABANA, 16 sep 2019 (IPS) – Largas filas de hasta 50 vehículos en las pocas gasolineras abastecidas y cientos de personas esperando por horas en las paradas de buses, comenzaron a afectar desde la segunda semana de septiembre a la población cubana, debido a la escasez de algunos tipos de combustibles.

“Para ir al trabajo y llevar a las niñas a la escuela, estuvimos en cada viaje dos horas y media… muy complicado el tema del transporte”, dijo a IPS una profesora y residente en el municipio habanero de Cerro, sobre el tiempo invertido en el recorrido habitual de solo tres paradas de bus, que equivalen a ocho kilómetros de distancia.

Recortes en los servicios de transporte público, suspensión de clases en algunas universidades y de jornadas en centros de trabajo, paralización de industrias no esenciales y el mandato de las autoridades a que los vehículos estatales recogieran a personas en las paradas, figuraron entre las medidas aplicadas por las autoridades.

El déficit energético de la última semana se debió, según dijo el miércoles 11 el presidente, Miguel Díaz-Canel, a que se impide la llegada de tanqueros por el recrudecimiento del gobierno de Donald Trump al embargo económico y financiero que Estados Unidos impone a Cuba desde 1962.

A este bloqueo se suman ahora las sanciones impuestas por Washington al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, el principal abastecedor petrolero de este país insular caribeño, lo que dificulta cada vez más a Caracas contratar transporte para su crudo.

Aunque el momento más difícil se concentró en la semana que culminó el 15 de septiembre, según las autoridades, continuarán las medidas de ahorro en lo que queda de septiembre, en especial de diésel, que es el más deficitario, en un país que produce solo 40 por ciento del petróleo requerido y tiene baja la explotación de las fuentes renovables.

La alta vulnerabilidad energética y la urgencia de acelerar los planes de uso de energías limpias en el país, estuvieron entre las soluciones a largo plazo planteadas por especialistas y la ciudadanía en Internet, la cual divulgó a través de fotos y videos en las redes sociales la situación vivida en la capital y otras urbes y pueblos.

En sendos artículos publicados en su blog El estado como tal, el economista Pedro Monreal explicó que se observa una tendencia creciente desde 2012 en la importación de diésel y su uso en la generación de electricidad.

En 2018, fue el principal derivado del petróleo comprado por Cuba en el mercado internacional, con 1.378.000 toneladas.

Entre sus recomendaciones, el especialista avaló que la única medida inmediata a aplicar consiste en los recortes del consumo y medidas de aprovechamiento implementadas por las autoridades cubanas, pero propuso revisar ese y otros problemas estructurales que provocan la vulnerabilidad energética del país.

Continuar leyendo en IPS

*Foto de portada: Jorge Luis Baños/IPS

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.