Aumentan los feminicidios, mientras cae la criminalidad en Brasil
La tasa de homicidios en Brasil cayó 10,8 por ciento en 2018 y el doble en el primer semestre de 2019, pero la violencia contra mujeres sigue en aumento
Por Lado B @ladobemx
22 de septiembre, 2019
Comparte
Mario Osava | IPS

Larga fila de personas sin trabajo en una «Feria de empleos» del Sindicato de Comerciantes de São Paulo el 17 de septiembre. Hay una alta desocupación en Brasil desde la recesión del bienio 2015-2016 y el estancamiento posterior. Pero esta vez la crisis laboral contrasta con una baja sostenida de la criminalidad en el país desde 2017, aunque la violencia contra las mujeres, incluidos los feminicidios, sí aumentaron. Crédito: Rovena Rosa/Agência Brasil

RÍO DE JANEIRO, 19 sep 2019 (IPS) – Brasil vive un vuelco en la criminalidad que desafía los investigadores del tema. La tasa de homicidios cayó 10,8 por ciento en 2018 y el doble en el primer semestre de 2019. Pero, en tanto, la violencia contra mujeres sigue en aumento.

En cifras absolutas, las muertes violentas intencionales, como las denomina el Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP) que elabora esas estadísticas, bajaron de 64.021 a 57.341, entre 2017 y 2018. El índice por 100.000 habitantes cayó de 30,8 a 27,5 y volvió al nivel de seis años atrás.

También el total de mujeres asesinadas, de 4.540 a 4.069, pero las víctimas de feminicidio, en que a las víctimas se las mata por su condición femenina, aumentaron cuatro por ciento, para un total de 1.206.

La violencia doméstica con lesiones corporales ascendió a 263.067 casos, con alza de 0,8 por ciento, según datos de las secretarías de Seguridad Pública de los 27 estados brasileños. Y las violaciones sexuales contra mujeres subieron 5,4 por ciento, alcanzando 53.726 casos.

Es posible que el aumento de feminicidios, también denominados femicidios en otras legislaciones, se deba a su calificación reciente por una ley de 2015 que agrava la pena en los casos de asesinatos por razón del género. La policía y los órganos judiciales toman su tiempo para identificar mejor ese crimen.

Pero las violaciones sexuales y las agresiones domésticas son tipificadas hace más tiempo y son objeto de una ley de 2006, conocida como la ley Maria Penha, por la víctima que la propició, que tuvo amplia divulgación.

Sus notificaciones por lo tanto reflejan “un aumento real” de la violencia contra mujeres, evaluó Cristina Neme, maestra en Ciencia Política e investigadora del FBSP, que tiene sede en São Paulo.

Además “una investigación más detallada de los asesinatos de mujeres, con caracterización del agresor y el lugar (de la muerte), si hay parientes o conyugues involucrados, podría elevar la proporción de feminicidios”, posiblemente a cerca de mitad del total de homicidios con víctimas femeninas, sostuvo Neme a IPS.

“Muchos feminicidios no entran en esa categoría porque las mujeres murieron fuera del hogar”, una definición legal en otros países, corroboró Leila Linhares, abogada y coordinadora ejecutiva de la organización no gubernamental Cepia (siglas de Ciudadanía, Estudio, Investigación, Información y Acción), de Rio de Janeiro.

“Violación seguida de muerte es feminicidio, pero no se clasifica así”, de la misma manera que mujeres asesinadas por venganza de narcotraficantes contra sus maridos, acotó.

En las favelas (barrios pobres hacinados) de Río de Janeiro, el fracaso de las Unidades de Policía Pacificadora, creadas a partir de 2008 para cesar el control territorial del narcotráfico, hizo volver el miedo y redujo las denuncias de violencia contra mujeres, apuntó.

Continuar leyendo en IPS

*Foto de portada: Rovena Rosa/Agência Brasil

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx