Asesinatos de personas LGBTI+ en América Latina, ¿a qué prestar atención?

Asesinatos de personas LGBTI+ en América Latina, ¿a qué prestar atención?

Distintas Latitudes
Ilustración: Alma Ríos

La violencia contra personas LGBTI+ en América Latina se ha agudizado en los últimos años. De ello ha dado cuenta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2015 presentó un informe en el que manifestaba su preocupación por los altos índices de violencia contra esta población en la región y por la “ausencia de una respuesta estatal eficiente frente a dicha problemática”.

Entonces, la CIDH señaló que esa falta de respuesta “se evidencia en la falta de adopción de medidas efectivas para prevenir, investigar, sancionar y reparar actos de violencia cometidos contra personas LGBTI, de acuerdo al estándar de debida diligencia”.

La situación no ha cambiado, este 2019 el Observatorio Sin Violencia LGBTI, que intregra a 10 organizaciones defensoras de derechos humanos de personas LGBTI+ de 10 distintos países presentó el informe El prejuicio no conoce fronteras en el que, a través de la sistematización de datos sobre homicidios contra esta población, quieren mostrar que 1) Es posible recabar información sobre esta problemática y 2) Brindar lo recabado a los países representados para que reformulen, evalúen y den seguimiento a políticas públicas para hacer frente a esta violencia.

Así, a partir del informe de la Red Regional de Información sobre Violencias LGBTI en América Latina y el Caribe -conformada para crear el Observatorio Sin Violencia LGBTI- en Distintas Latitudes nos planteamos indagar más sobre esta problemática en la región.

Para el abordaje, nos planteamos cuatro puntos: La relevancia al hablar de crímenes de odio y crímenes por prejuicio; el papel que juegan los Estados en este contexto; qué están haciendo ONG y otros colectivos de la sociedad civil ante este escenario y un acercamiento a casos en Honduras, Bolivia, Brasil y México (estos casos los elegimos al ver los datos del informe citado).

Crímenes de odio o violencia por prejuicio, ¿por qué importa este matiz?

13ª Marcha del Orgullo LGBTI Puebla. Foto: Karen de la Torre

¿Cómo nombramos la violencia hacia las personas LGBTI+?  La CIDH en su informe Violencia contra personas LGBTI, propone partir del concepto de “violencia por prejuicio”, para hacer referencia a casos de violencia o crímenes contra la población LGBTI+.

La Red Regional de Información sobre Violencias LGBTI en América Latina y el Caribe en el informe El prejuicio no conoce fronteras se adhiere a lo propuesto por la Comisión, ya que “odio, por su parte, se refiere a un sentimiento individual del perpetrador que se expresa a través de animosidad y hostilidad hacia la víctima”.

Y agrega citando a María Mercedes Gómez: “En contraste, el prejuicio se entiende como un procedimiento por el cual los individuos se dan y dan razones para justificar frente a un grupo social, y frente a sí mismos, la reacción general negativa que sienten hacia algo o alguien”.

Al respecto, consultamos a Ana Fornaro, directora del medio Agencia Presentes y nos comentó que hablando de violencia por prejuicio “entendemos que son crímenes contra la población LGBTI, basados en prejuicios que constituyen racionalización o justificación de reacciones negativas, frente a identidades de género no normativas”.

Fornaro expresó que el caso de la activista trans argentina Diana Sacayán, asesinada el 11 de octubre de 2015, “fue muy importante porque se habló como un crimen de odio a la identidad de género, y se desarrolló la definición de crimen por prejuicio en el mismo fallo”.

Para Fornaro, la importancia radica en que la conceptualización de estos crímenes posibilita “primero el desarrollo de futuros mecanismos de investigación para estos crímenes y segundo el análisis de pensar desde lo social porque se ejercen estas violencias”. Además de que, dijo, es importante observar y analizar qué papel juega el Estado en cada país de la región, cómo responden ante su accionar las organizaciones sociales y qué están haciendo las colectivas y otros actores sociales ante la violencia ejercida a la población LGBTI+ de la región.

¿Y los Estados, qué papel juegan? (De la negligencia a la ausencia)

Las personas LGBTI+ viven distintos tipos de violencias: violencia por prejuicios, violencia en forma de homicidios y violencia en forma de omisión. Porque mirar para otro lado también mata y aún más cuando quien mira para otro lado es el Estado, el encargado de velar por todas las personas que son parte de su territorio.

Según el informe de Sin Violencia LGBT las mayores víctimas en Latinoamérica son hombres gay y mujeres trans. Qué sucede particularmente con la población trans en Bolivia, Brasil, México y Honduras. Cuáles son las leyes, avances y retrocesos en la región.

Continuar leyendo en Distintas Latitudes

Ilustración de portada: Alma Ríos

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.