Vecinos de Chipilo presentan propuesta para remodelación de la carretera federal a...

Vecinos de Chipilo presentan propuesta para remodelación de la carretera federal a Atlixco  

A raíz de las obras de ampliación en la carretera federal a Atlixco un grupo de vecinos de la junta auxiliar de Chipilo se organizó contra la tala de árboles y presentó una propuesta alternativa que contemple la seguridad vial y privilegia la pirámide de movilidad.

Aranzazú Ayala Martínez
@aranhera
Foto: Ancora fon ora

Tala de árboles, falta de inclusión a peatones y ciclistas y bloqueo de accesos a las comunidades son algunas de las fallas que el grupo de vecinos de la organización “Ancora fon ora” ha identificado durante la remodelación de la carretera federal a Atlixco.

Luis Berra Rosas, representante de la organización, explicó durante una asamblea informativa este 26 de agosto en la comunidad de Chipilo, que desde que las obras iniciaron se han talado decenas de árboles a lo largo de la vialidad y no se han respetado los manuales de urbanismo ni la pirámide de movilidad, por lo que presentaron a las autoridades de la  Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) una propuesta alterna a la remodelación vial.

Los puntos que incluye esta propuesta ciudadana es que las remodelaciones incluyan camellones en el centro de tres metros de ancho, con vegetación que atraiga a insectos polinizadores, y que además estén diseñados para captar agua e infiltración pluvial.

Foto: Ancora fon ora

También puedes leer: Nuevo fraccionamiento en Chipilo amenaza el ambiente y la suficiencia de servicios

El proyecto alterno contempla también la instalación de una ciclovía de mínimo dos metros de ancho y una banqueta de al menos 3.5 metros con iluminación y mobiliario urbano, la semaforización en las intersecciones para que los pasos peatonales sean seguros; rampas en acceso a viviendas a orilla de la carretera, la señalización vertical y horizontal y sobre todo, que el proyecto tenga un diseño vial seguro a una velocidad máxima de 50 km/hr. Todos estos criterios fueron tomados del “Manual de Calles” de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Una de las principales preocupaciones es la tala de árboles y que en uno de los pocos parques de la comunidad, conocido como “el triángulo”, peligran al menos media docena de árboles. Luis explicó que aunque la SCT se comprometió a reforestar, esta acción tendría que ser en un solo predio público, pero en Chipilo ya no hay espacios suficientes. Con la construcción para la ampliación de la carretera, la comunidad perdió un pulmón que también servía como refugio de aves.

Otra de las fallas que identificaron en la obra es que se determinó que la carretera fuera de alta velocidad, lo que implica un límite hasta los 80 Km/h, pero al ser una zona urbana debería bajarse al menos hasta 50 Km/h.

Luis Berra mencionó también que para el límite de velocidad se toma en cuenta un rango de entre 10 y 20 km/h arriba de lo establecido por los vehículos que no lo respetan, lo que significaría que en la carretera federal algunos conducirían hasta a 100 o 110 km/h, una velocidad altísima tomando en cuenta la existencia de dos escuelas y de numerosos negocios, casas particulares y cruces de peatones, ciclistas, motociclistas y transporte público, además de tractores de los agricultores de la comunidad.

Esta inquietud va de la mano con la falta de inclusión de la obra, señalada ya por los integrantes de “Ancora fon ora”, pues no toma en cuenta a los peatones, ciclistas ni tampoco a las motocicletas que son un medio de transporte muy común en Chipilo.

Foto: Ancora fon ora

También puedes leer: Habitantes de Chipilo exigen cancelación definitiva de fraccionamiento en zona de riesgo

Meses de negociaciones y presión

Desde mayo de este año y dada la lentitud de las obras, algunos vecinos se habían manifestado en redes sociales diciendo que cerrarían la vialidad si la remodelación no terminaba pronto.

 El 28 de junio la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), instancia encargada de la realización de la obra, cerró el paso peatonal y el cruce de vehículos y tractores de la comunidad. Un grupo de chipileños decidió manifestarse y así las autoridades federales accedieron abrir la carretera con un paso peatonal que incluyera reductores de velocidad de ambos lados. Sin embargo para el 19 de julio las cebras peatonales no tenían una trayectoria continua y dirigían al peatón hacia una barra de contención, haciéndolo especialmente peligroso para personas con debilidades visuales.

A principios de agosto los vecinos reiteraron su rechazo a la obra y pidieron nuevamente a la SCT considerar el proyecto que la organización preparó.

Las exigencias de los vecinos son claras, que la SCT tome en cuenta sus peticiones y sugerencias: “Queremos un diálogo eficaz, y responda a las necesidades del pueblo”, dijo Luis Berra.

Ellos están dando un plazo de una semana para obtener una respuesta favorable por escrito y sobre todo que se traduzca en hechos, exigiendo compromiso de las autoridades para hacer una vialidad que le sirva a todas las personas en la calle, y que respete la pirámide de la movilidad: primero peatones, después ciclistas, luego transporte público y al final vehículos motorizados particulares.

Foto: Ancora fon ora

También puedes leer: Denuncian amenazas contra integrantes del Foro Ciudadano de Chipilo

*Foto de portada: Ancora fon ora

Periodista en constante formación, interesada en cobertura de Derechos Humanos y movimientos sociales. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.