Scary Stories to Tell in the Dark Monstruos, sustos y André...

Scary Stories to Tell in the Dark Monstruos, sustos y André Øvredal

Héctor Jesús Cristino Lucas
Foto: YouTube

Gracias a espléndidos directores como Robert Eggers, cuya impactante opera prima, The Witch, sorprendió a la crítica en 2015 por su mezcla de horror atmosférico con relatos folks de la brujería en la Edad Media. Y el estadounidense Ari Aster aterrando a la audiencia como no había ocurrido en años con su diabólica y malviviente Hereditary (2018) … fue que conocimos a las futuras promesas del horror contemporáneo.

Y tras el anuncio de la nueva película de Eggers, The Lighthouse (2019) con Williem Dafoe y Robert Pattinson; y del inquietante Midsommar (2019) de Aster, que no deja de promocionarse con la leyenda: “un niño salió huyendo despavorido de la sala de proyección” … sólo podemos reafirmarlo.

Los ejemplos anteriores son parte de una serie de cineastas emergentes que lograron renovar este desgastado género en pos de nuevas e innovadoras historias, pero también de interesantes y frescos estilos que iban en contra de las tendencias actuales. Ya sea de volver a las típicas historias de fantasmas que nos tienen acostumbrados con el universo de los Warren, o de plano traer a los clásicos y llenarnos de interminables secuelas, precuelas o remakes que son una plaga hoy en día.

Algunos, nos sumergen en una odisea de horror ácida ultra visceral a través de una película de venganza, como Mandy (2019) de Panos Cosmatos. Pero otros, añaden un poderoso mensaje de protesta y crítica social que ya se había perdido en años, como el talentoso Jordan Peele y sus satíricos filmes antiracismo Get Out (2017) y Us (2019).

No obstante, de entre todos estos portentosos cineastas, existe uno en particular que no ha hecho el suficiente ruido como para quedar registrado en esta envidiable lista pese al enorme talento que posee: el noruego André Øvredal. ¡Oh, el grandioso Øvredal! Opacado por otros maestros del género, vale la pena tomarse la molestia para hablar de él con detalle.

Debutó en el 2010 con una película noruega llamada Trollhunter, que unía el folclor de la mitología escandinava y los seres elementales con el preciado found footage que aún era bastante popular en aquellos tiempos. Y pese a que tuvo la pinta de ser un film más de serie B, la verdad es que se toma bastante en serio. No sólo retoma ciertos mitos clásicos, también te los muestra a través de un universo hipotético en donde estos convergen con nosotros en secreto.

¿El resultado?  Un hilarante pero entretenidísimo falso documental o metraje encontrado sobre un grupo de chicos que le sigue la pista a un clandestino cazador de trolls.

Pero si su ópera prima no fue suficiente como para transformarlo ya en una potente promesa para el género fantástico… lo sería entonces con The Autopsy of Jane Doe, nombrada por los críticos como una de las mejores películas de terror del 2017. Suspenso y horror minimalista similar a un episodio de la famosa The Twilight Zone sobre el misterio que encierra el cuerpo de una chica recién llegada a la morgue.

Con ella, Øvredal manufacturó un estilo como cineasta bastante particular. Sin rendirse completamente a lo gráfico o lo visceral, huyendo de los tópicos poco creativos de la industria actual y optando más por seguir el rubro de lo psicológico o el cine clásico de monstruos.

Leer / The Autopsy of Jane Doe, misterio tamaño escala

Por ello, no resulta extraño que un amante casi fetichista del género como nuestro paisano Guillermo Del Toro lo apadrinara sin más para su siguiente proyecto: la ya mítica Scary Stories to Tell in the Dark.

Una adaptación -aunque parcial- de una clásica trilogía antológica de historias de terror que se publicaron entre la década de los ochenta y los noventa por el escritor estadounidense Alvin Schwartz. Y que, al igual que ocurre con sus más de 50 libros, eran dirigidas plenamente a un público infantil o adolescente, lo cual debería ser un punto importante a la hora de analizar esta cinta, ya que su reciente adaptación no ha sido muy bien recibida entre la crítica por motivos realmente injustos.

Pasa que, tras el enorme desconocimiento que hay sobre estas obras, la gran mayoría esperó que la nueva película de Øvredal fuera una súper antología de horror visceral, o por lo menos, más orillado al público fanático de las populares cintas de fantasmas tipo The Conjuring (2013).

E incluso, he leído comentarios tan absurdos de aquellos que la clasifican ya como una “copia” o hasta “sucesora” -¡válgame, Dios!- de los libros de horror para niños, Goosebumps, posteriormente adaptados a formato de serie en 1995. Pero no, queridos. Esto no es así. Teniendo en cuenta que los libros de R. L. Stine fueron publicados a inicio y durante la década de los noventa, y los de Alvin Shwartz durante los ochenta… el chiste se cuenta solo.

No obstante, también es cierto que la premisa central de esta adaptación no se deslinda del todo a lo más reciente que se ha hecho sobre R. L. Stine. Ya que la idea de “un libro capaz de traer a la realidad ciertas historias de ficción” es muy similar a la versión cinematográfica de la reciente Goosebumps (2015) con Jack Black. Cuya trama, a su vez, fue sacada de una simpática película del mismo autor de nombre The Haunting Hour: Don’t Think About It (2007), junto a Emily Osment y el propio Tobin Bell.

Pero convengamos que Scary Stories to Tell in the Dark hizo escuelita y que la típica historia sobre un grupo de chicos pueblerinos resuelve misterios, ambientada esta vez a finales de la década de los 60, es una simple añadidura que se agregó en último momento debido a nuestros nostálgicos tiempos. Lo que realmente hace interesante esta película; lo que debería servirnos como material de análisis, es el gran acercamiento que existe a los cuentos infantiles de Swartz y a su memorable paso hacia la pantalla grande.

De hecho, en un principio se planeaba que el mexicano fungiera como director. Y aunque la batuta pasó a manos de Øvredal, dejándolo solo como productor, la mano de Del Toro aún es tremendamente reconocible a kilómetros. No solo en la narrativa de algunas de las mejores historias, también en su magnífica ambientación y en el excelente diseño de cada uno de sus aterradores personajes basados en las ilustraciones del mismísimo Brett Helquist.

Porque, a decir verdad, tanto los horrores, el suspenso y el encanto de los cuentos y los dibujos son trasladados con éxito al lenguaje cinematográfico. Y eso hace que se vuelva una auténtica experiencia en gran medida.

Basta con ver algunas de estas historias cobrar vida de las hojas a la pantalla. Como la inquietante The Big Toe sobre el cadáver andante en busca de su dedo gordo; The Red Spot y la leyenda urbana de las arañas encubando sobre tu cara o… The Dream, que, a mi parecer, es la más espeluznante de todas con esa horripilante mujer pálida persiguiéndote sin parar. ¡De miedo!

He ahí el punto rescatable. Puede que esta película esté plagada de lugares comunes; que tropiece frecuentemente con algunos arcos narrativos; y nos recuerde sin querer a las historias de viejos conocidos como R. L. Stine, y otros aún vigentes como Stephen King. Pero definitivamente no es una más del montón. Tiene mérito, eso que quede claro.

No todos los días se adaptan historias de terror para un público infantil -y menos con la calidad de Del Toro y Øvredal- que, aunque parecidas, realmente distan bastante de productos como Stranger Things o las recientes adaptaciones de It, ya que sigue otros rubros más psicológicos y menos viscerales.

Y lo mejor es que pese a sus evidentes carencias, la cinta tiene sus momentos. Se toma el honor de tomarse en serio -porque lo merece- y no solo entrega un gran coctel de monstruos y efectos especiales a la vieja escuela, también es capaz de generar terror y suspenso sin ningún maldito problema. Esto conseguido en parte, claro, a las espléndidas actuaciones del joven elenco.

Desde Zoe Margaret Colletti, pasando por Austin Abrams (Euphoria), e incluyendo a Natalie Ganzhorn, he de decir que hacen un excelente trabajo como el típico grupo de chicos haciéndole frente a un dilema sobrenatural por resolver. Tan acorde y sin rayar en lo netamente infantil.

Pese a que esta película ha sido tremendamente incomprendida por algunos, no le quita el verdadero valor de su manufactura: un apreciable esfuerzo dentro de una época negra para la industria y un excelente acercamiento al horror literario que puede servir desde ahora como un referente inmediato tanto para su género, como para la carrera del noruego. Porque al igual que Ari Aster o Jordan Peele, figura ya como uno más de estos maestros del horror contemporáneo.

Scary Stories to Tell in the Dark tiene todo para volverse un clásico indiscutible: ¡monstruos, sustos y André Øvredal!

Sinopsis:

“La familia Bellows y su sombra ha aumentado en Mill Valley, ya que las historias de terror de la joven Sarah empiezan a cobrar realidad. Un grupo de adolescentes debe resolver el misterio que rodea a una serie de repentinas y macabras muertes que suceden en su pueblo.”

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.