Me iré el día que deje de poner el nombre de México...

Me iré el día que deje de poner el nombre de México en alto

Foto: Facebook Paola Longoria
Mariana Solana Filloy

El pasado domingo concluyeron los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Para muchos este torneo es una probadita de lo que veremos en las Olimpiadas de Tokio 2020, y una oportunidad para ir identificando a los atletas mexicanos que debemos seguir el siguiente año. Este fue el caso del equipo mexicano de gimnasia rítmica que se llevó un oro histórico en la competencia de conjunto con pelotas. José Carlos Villarreal y Laura Galván también serán recordados por sus medallas de oro en atletismo. Asimismo, muchos otros deportistas se destacaron durante el torneo dando a México 37 oros, 36 medallas de plata y 63 de bronce; ocupando el 3er lugar del medallero detrás de Estados Unidos y Brasil, con un total de 136 preseas.

Pero hubo un nombre que brilló especialmente en estos Juegos Panamericanos –como ya lo había hecho en las dos emisiones anteriores del torneo– y que, sin embargo, no veremos en las Olimpiadas. Se trata de Paola Longoria, raquetbolista mexicana que a sus 30 años acumula más de 150 títulos internacionales. Entre estos se encuentran medallas de oro en juegos panamericanos, centroamericanos y campeonatos mundiales. Solo que, apesar de esto, no la veremos en Tokio ya que el ráquetbol todavía no es considerado dentro de las disciplinas del Comité Olímpico Internacional, debido a la falta de popularidad de este deporte en Europa y Asia.

Se estima que si fuera un deporte Olímpico, a estas alturas de su carrera, Paola Longoria sería la deportista mexicana con la mayor cantidad de medallas olímpicas. No obstante, el hecho de no participar en las olimpiadas no ha sido ningún obstáculo para romper récords o para ser el mayor referente de este deporte a nivel mundial.

Paola es la raquetbolista con la serie de juegos consecutivos ganados más larga en la historia: ha acumulado 152 victorias del 2011 al 2014. Sí, esto quiere decir que durante cuatro años no perdió un solo partido. Y dos torneos internacionales llevan su nombre en honor a lo que esta atleta representa en dicha disciplina.

En estos Juegos Panamericanos se convirtió en la mexicana con más oros en la historia del torneo al conseguir la medalla dorada en las tres modalidades de su disciplina, así como ya en las dos emisiones pasadas.

En los Juegos de Guadalajara 2011, Toronto 2014 y ahora Lima 2019, Paola ha dominado en la competencia Individual; en la prueba de dobles; y también en la prueba por equipos, acumulando así nueve medallas de oro.

Su nombre es sinónimo de dominio en el mundo del ráquetbol, y poco a poco los reflectores han ido volteando hacia ella, logrando así patrocinios, reconocimiento público y la admiración de muchos deportistas y aficionados de otros ámbitos y disciplinas.

¿Qué hace que Paola sea una deportista tan exitosa? En sus propias palabras, es la constancia, la disciplina y el rodearse de personas generosas que hacen bien su trabajo lo que la han ayudado a convertirse en una de las deportistas mexicanas más exitosas de todos los tiempos. Lleva más de 10 años trabajando con el mismo equipo técnico y médico. Esto ha permitido afinar detalles, tener procesos de crecimiento a largo plazo y también generar grandes lazos que repercuten en los resultados en la cancha. Además, comenta: “El inicio de todo fue que mis papás jamás me dijeron ‘no puedes’. Tenemos que eliminar ese tipo de mensajes si queremos tener deportistas exitosos, sobre todo a las niñas. Sí se puede, no es fácil, pero tampoco imposible”.

Acerca de la difusión y apoyo a la disciplina que practica, en varias ocasiones ha comentado que se requiere de inversiones y de medios que apuesten por algo distinto, aunque igualmente se necesitan deportistas que se entreguen completamente a lo que hacen y que amen la disciplina que practiquen, para que de esta manera la gente se emocione con ellos y quiera seguirlos.

A sus 30 años, declara que sigue amando lo que hace y que cree que todavía tiene mucho que aportar al ráquetbol, y al deporte en general.

Después de su participación en los Juegos Panamericanos, declaró: “El día que ya no ame igual a este deporte, o no crea que puedo seguir mejorando, es el día que me retiraré. Me iré el día que deje de poner el nombre de México en alto”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.