El mole de las mujeres fuertes

El mole de las mujeres fuertes

El 20 y 21 de julio se llevará a cabo la 6ta Feria del Mole en San Lucas Atzala, San Andrés Calpan, Puebla. La feria fue iniciativa de doña Rogelia, quien durante este tiempo ha conformado un colectivo de mujeres en la comunidad que rescatan sus tradiciones e impulsan la economía a través del platillo que une a su cultura: el mole, único por sus ingredientes y sazón.

Foto: Viridiana Contreras
María José Andrade Gabiño | Aranzazú Ayala Martínez

@MajoAg23 | @aranhera

El mole es lo que une a los habitantes de San Lucas Atzala, junta auxiliar de San Andrés Calpan. Es el platillo que está en todos los eventos importantes; es con lo que se agradece a los padrinos; es lo que reúne a las familias al cocinarlo días antes de cada ocasión. Por eso, desde hace seis años, un grupo de mujeres decidió organizar la primera feria del mole. No sólo para apoyar la economía local sino, sobre todo, para rescatar las tradiciones.

La Feria del Mole es una de las cuatro celebraciones que hacen en San Andrés Calpan relacionadas con la comida y la bebida que se producen en la región. Aunque la estrella del municipio es la famosa Feria del Chile en Nogada, la Feria del Mole es sin duda estandarte de unión, fuerza y trabajo de las mujeres. 

Esta es organizada año con año por un comité compuesto por ocho mujeres, la mitad de las 16 expositoras que elaboran y venden el mole. Gracias a los años de trabajo y unión decidieron constituirse como el grupo “Sihuatme Chichikahuake”, que significa “mujeres fuertes” en náhuatl. 

Para Doña Roge, la líder del grupo Sihuatme Chichikahuake y fundadora de la feria, el fin de esta es la recuperación de las tradiciones de la zona, desde la parte gastronómica, con las recetas e ingredientes del territorio, así como la vestimenta, los bailes y su lengua: el náhuatl. 

Foto: Viridiana Contreras

El mole es el platillo principal que por tradición se sirve en los grandes acontecimientos de la comunidad de San Lucas, por lo que las expositoras aprendieron a elaborarlo desde muy temprana edad, viendo y ayudando a las demás mujeres de sus familias. 

Lo que diferencía al mole que ellas elaboran a los demás que se hacen en Puebla, y otras partes del país, es que ellas no lo endulzan ni con chocolate ni con azúcar, lo hacen con galletas de animalitos y, asimismo, se sirven de los productos que se dan en los huertos de las personas de la comunidad para utilizarlos como ingredientes. Principalmente la nuez de castilla, el maíz (de la tortilla quemada), el ajo, las pasas, los diferentes chiles y el plátano macho; así como los guajolotes y pollos que crían en sus traspatios.

Al utilizar lo que se produce dentro de la región, toda la comunidad se ve beneficiada económicamente, no sólo ellas como expositoras que elaboran y venden el mole durante la feria, sino también quienes cultivan las semillas y vegetales, y aquellos que crían a los animales.

La recuperación de tradiciones no sólo es a través del proceso artesanal de elaborar el platillo, está de igual manera en toda la celebración. Las expositoras utilizan la vestimenta tradicional, con blusa y falda bordadas, una fajilla de telar, collares y su peinado de trenzas. Durante la feria, justo después de la inauguración, ellas también danzan el Xochipitzahuatl, baile tradicional en el que se emula una boda; evento donde se acostumbra ofrecer mole como platillo principal. 

El Xochipitzahuatl tiene diálogos en náhuatl que todavía se hablan en la región del volcán. 

Aunque, por otro lado, la discriminación y el racismo han hecho que los habitantes más jóvenes de San Lucas tengan menos interés en aprender idioma. Agregándole a esto el hecho de que en las escuelas no se les enseña náhuatl, ya que se le da preferencia al español. También el inglés ha venido a robarle protagonismo a la lengua indígena, pues miembros de la comunidad han migrado a Estados Unidos y muchos más, especialmente jóvenes, desean vivir en el país del norte. 

Las mujeres del Sihuatme Chichikahuake contaron a LADO B que, desde que empezaron a aparecer en redes sociales y medios de comunicación haciendo la invitación a la Feria en náhuatl, inició una toma de conciencia en la comunidad de la unión que les brinda el idioma, y los jóvenes han mostrado un poco más de interés. Ya no se avergüenzan, ahora se enorgullecen, se animan, dicen las señoras.

El grupo Sihuatme Chichikahuake está conformado por Rogelia Ventura Ramos, Emilia Ventura, Yolanda Palillero Ramos, Lizeth de los Santos Mateo, Enedina Ramos Mateo, Luisa Ventura Méndez, Lourdes Ventura Medina y Marisela Medina Medina.

La 6ta Feria del Mole se llevará a cabo el 20 y 21 de julio y espera alrededor de 9 mil asistentes, para quienes prepararán 1,200 kg de pasta de mole. Las mujeres del comité recuerdan que no habrá sólo mole sino productos regionales, además de actividades culturales, y será sobre todo un momento importante de rescate y difusión de las tradiciones de la comunidad.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.