Ver al barrio de otra manera

Ver al barrio de otra manera

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

El Barrio de Xonaca es uno de los más antiguos y tradicionales de la ciudad de Puebla, y ha cargado con el estigma de ser un lugar peligroso y violento. Pero sus habitantes se están encargando de quitarle esa imagen y de demostrar que en el barrio se vive de muchas maneras: con una revista hecha por niños y una radio vecinal, el mapa cultural de Xonaca está creciendo y recuperando la unión entre vecinos.

Foto: Marlene Martínez

Zazamitohac

Sindy y Naty se reúnen todos los sábados en la casa de Naty a las diez de la mañana. Junto con Daniel y Jessica preparan todo para esperar la llegada de las niñas y niños del barrio de Xonaca que son los reporteros de la revista Zazamitohac, que quiere decir “chisme” en náhuatl. Sindy aclara que es un chisme en el buen sentido, algo investigado y bien sustentado, que es de lo que se trata el proyecto de la revista, donde los niños y niñas que habitan el barrio puedan construir un producto periodístico que cuente la otra parte de vivir ahí, más allá de la violencia y la inseguridad.

Natividad Ramírez y Sindy Carteño estudian la maestría en Comunicación y Cambio Social, y ambas hacían trabajos relacionados con el barrio. De ahí surgió la idea de crear un espacio alternativo a los medios de comunicación comunes que hablan de éste como algo malo; un espacio donde Xonaca se contara a través de sus niños.

En enero se juntaron y lanzaron la convocatoria, pegando carteles en las tienditas y difundiéndola en el grupo vecinal de whatsapp. En menos de tres semanas iniciaron los talleres sabatinos de fotografía, periodismo y redacción.

Quienes decidieron todo fueron los asistentes a los talleres, cuyas edades van desde los 6 hasta los 14 años: ellos hicieron las entrevistas, escribieron, tomaron las fotos y eligieron los temas. El primer número de la revista hablará de leyendas y mitos del barrio, medio ambiente, las iniciativas ciudadanas, espacios que hay en Xonaca e historias de los huehues y el carnaval.

Pese a que la participación de los niños en las sesiones sabatinas no es siempre constante –pocos van todos los sábados y otros más han tenido una participación esporádica–, la revista ya está lista y a punto de salir; se presentará el sábado 8 de junio. Naty y Sindy tienen esperanza en que al presentar la revista más papás y mamás decidan apoyar a los niños que quieren ir al taller, para que tengan continuidad y puedan sumarse al equipo de la revista.

Aunque Sindy y Naty bajaron recursos para crear la revista, todos se han invertido en material y equipo, y el trabajo de ellas junto con el de Daniel Bello y Jessica Capetillo es totalmente voluntario. Hasta ahora la idea es seguir al menos hasta noviembre con los recursos disponibles y después verán qué estrategias idear para seguir financiando la revista. Algo importante para el equipo es que se empiece a distribuir no sólo dentro de Xonaca sino también afuera del barrio, para que en el exterior se conozca cómo se vive en el barrio a través de miradas más jóvenes.

Una de las cosas que más enorgullece a las organizadores es cómo los pequeños se asumen ya como reporteros y fotógrafos. América, de 11 años y parte de la revista, dice que lo que más le gusta de ser periodista es la fotografía porque le permite expresar las cosas de otra forma; para Alison, de la misma edad, el periodismo es una posibilidad de aprender más de lo cotidiano. Para Emilio Jesús, de 7 años, la fotografía es su favorita porque es una forma de guardar recuerdos, dice, sin gastar energía cerebral; y Lourdes, de 8 años recién cumplidos, prefiere la foto también para expresarse.

Estas voces de niñas y niños del barrio, dice Naty, son la garantía de que al menos todavía una generación más va a defender Xonaca y hacerle frente a los problemas no sólo de la violencia sino también de la gentrificación.

También puedes leer: Vecinos al rescate Xonaca

Radio bocina

En marzo de 2017 un grupo de vecinos se organizaba para reactivar el inmueble conocido como “La casa del Obispo” frente a la iglesia del barrio. El lugar que estaba prácticamente en ruinas, abandonado y sucio, es ahora el “Centro de bienestar”, un espacio donde se dan talleres, cursos, hay obras de teatro y clases para gente de todas las edades, e incluso hay una cafetería con precios accesibles y un huerto urbano.

El Centro de Bienestar también alberga desde hace dos meses al proyecto de Radio Bocina, una fusión entre radio comunitaria y perifoneo impulsada por Belegui Enríquez, estudiante de la maestría en Comunicación y Cambio Social.

Belegui se preguntó si había algo como una radio comunitaria en la ciudad y encontró las iniciativas de Radio Bocina en la Ciudad de México, que no se transmiten por ninguna frecuencia y se conforman por un micrófono, una consola y las bocinas, cuya potencia equivale al alcance de la transmisión. Ella defiende que eso es radio porque el radio era esencialmente juntarte para oírlo en compañía, y eso es lo que hace Radio Bocina.

En el centro del patio del Centro de Bienestar hay una mesa con una consola, micrófonos y una grabadora conectada a las bocinas que dan hacia el estacionamiento de Aurrerá y hacia la calle, del lado de la iglesia de Xonaca. Belegui toma el micrófono, saluda y platica y después Francisco Vidal, encargado del foro teatral, empieza a conversar con el primer invitado. Radio Bocina es una especie de charla pública que invita además a cualquier persona que escuche a acercarse y a platicar de sus problemas, de situaciones del barrio y de temas de actualidad. Una de las cosas que hacen para incentivar la participación es llevar libros y regalarlos con la única condición de que quienes los quieran vayan a la radio y hablen de algo con los locutores.

Foto: Marlene Martínez

La idea es que la radio, que se hace cada sábado, sea itinerante y a partir de la próxima semana se transmita desde distintos espacios del propio barrio.

Este proyecto trabaja para recuperar la noción de ser parte de una comunidad y reconocer las ideas y experiencias de cada persona. Belegui había visto esta iniciativa en barrios gentrificados o estigmatizados por la violencia. Así pues, también a través de esto busca informar que Xonaca es más que inseguridad, promoviendo otras actividades y de esta manera haciendo que se fortalezca el tejido social entre los vecinos. Lo que hace Radio Bocina, dice Belegui, es ver al barrio de otra manera.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.