#MediosLaicos y derechos de las audiencias

#MediosLaicos y derechos de las audiencias

Foto tomada de PxHere
Cuauhtémoc Cruz Isidoro

Si usted escucha que el nombre de una Asociación Civil es “La Visión de Dios”, ¿qué es lo primero que se le viene a la mente? ¿Consideraría que esta AC tendría un perfil religioso o no? Si le sumamos que esa Asociación Civil puede operar estaciones de radio abierta y televisión de paga, ¿qué tipo de contenidos considera que tendría? ¿Cree que reflejarían los resultados del proceso científico y lucharían contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios como establece el Artículo 3º Constitucional? ¿Cree que tendrían un tinte religioso? ¿Consideraría que va contra el Estado laico?

Bueno, este y otro tipo de preguntas nos planteamos diferentes organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), y varios ciudadanos interesados en medios de comunicación, luego de que se diera a conocer que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) otorgó a La visión de Dios A.C., dos títulos de concesión para operar frecuencias de radio abierta y de televisión restringida (de paga).        El tema, claro, no es nada sencillo. Aquí unos elementos a considerar para el debate sobre el tema:

  1. El artículo 6º constitucional establece que el Estado debe garantizar que la radiodifusión –es decir la radio y televisión abiertas– “brinde los beneficios de la cultura a toda la población, preservando la pluralidad y la veracidad de la información, así como el fomento de los valores de la identidad nacional, contribuyendo a los fines establecidos en el artículo 3º de esta Constitución”.
  2. El artículo 3º constitucional –que en términos generales establece el Derecho a la Educación– estipula que “tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia” y que “se basará en los resultados del progreso científico, luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios”.
  3. Aunado a lo que establece nuestra Constitución, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión señala, en su artículo 256, que las audiencias de radio y televisión tienen derecho a “recibir contenidos que reflejen el pluralismo ideológico, político, social y cultural y lingüístico de la Nación”, así como a “recibir programación que incluya diferentes géneros que respondan a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones que fortalezcan la vida democrática de la sociedad”.

Es cierto que no necesariamente se cumplen estos principios dentro de la radio y la televisión mexicana. Tenemos ejemplos de contenidos con perfil religioso como La Rosa de Guadalupe o A cada quien su santo, que transmiten Televisa y Tv Azteca, respectivamente, o los que transmite Radio María a través de sus frecuencias en las ciudades de Guadalajara, Cuernavaca, Culiacán, Mérida, Puebla, Puerto Vallarta y San Luis Potosí; y, seguramente, podemos encontrar otros más.

En marzo pasado, un grupo de organizaciones y ciudadanos ya habíamos manifestado nuestra preocupación ante la posibilidad de que el Gobierno federal abriera la puerta a las asociaciones religiosas para obtener concesiones y operar medios de comunicación, particularmente, a la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice). En aquella ocasión señalamos que “una emisora de índole religiosa es, por definición, adoctrinante, basada en actos de fe y no en evidencias científicas del progreso humano, parcial y excluyente, todo lo cual es contrario a nuestros fundamentos constitucionales”.

Por ello, la decisión del IFT de otorgar las concesiones a La Visión de Dios A.C., que si bien no está registrada en el Directorio de Ministros de Culto y de Asociaciones Religiosas –a cargo de la Secretaría de Gobernación (Segob)– con lo cual no incumpliría con la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, en lugar de representar un avance en materia de derecho a la información y, en particular, la garantía de los derechos de las audiencias, puede representar un retroceso y un mal precedente.

El IFT, cabe recordar, es el órgano constitucional encargado de asegurar “contenidos que promuevan la integración nacional, la formación educativa, cultural y cívica, la igualdad entre mujeres y hombres […] así como la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones que fortalezcan la vida democrática de la sociedad”.

Por tanto, el trabajo del Instituto debe garantizar los principios constitucionales y lo establecido en la legislación mexicana; debe asegurar el respeto de los derechos de las audiencias de radio y televisión –un tema, por cierto, en el cual ha quedado mucho a deber–, y debe abonar a la conformación de un sistema de medios de comunicación plural y diverso.

Cuauhtémoc Cruz Isidoro, comunicólogo por la IBERO Puebla y maestrante en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Actualmente es responsable de Comunicación del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría y es Secretario del Capítulo Puebla de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI Puebla). Se ha especializado en derecho a la información. Chiva y blaugrana de corazón.

2 COMMENTS

  1. Dado que está página solo manifiestan un lado de la nota, veamos la visión de a los que nos beneficia éste tipo de contenidos. Ya que permitirle a las iglesias y comunidades cristianas difundir sus ideas contribuye a la sociedad en: concienciación sobre la influencia e importancia de los valores cristianos en la familia, concienciación en contra de la pornografía y la lujuria, la importancia de la familia y la enseñanza de valores cristianos a los hijos, y por qué no, ciencia sin intromisiones feministas, nihilistas y ateas. Tomando en cuenta la moral de muchas de las familias mexicanas, es más un beneficio que un perjuicio. Perjudicial es para los colectivos ateos, feministas y de genero que ven un paso atrás en su campaña adoctrinadora.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.