La nueva movida morelense: una charla con Chronos y Valsian

La nueva movida morelense: una charla con Chronos y Valsian

Chronos
Foto: Cortesia de Chronos
Arturo Uriza

@ArturoUriza

Conocí a Tony Anzures y a Oscar Domínguez (a.k.a. “Rojo”) post 19 de septiembre de 2017. Ambos forman parte de una interesante y, por demás, atractiva movida musical morelense que, hasta esa fecha, era parcialmente desconocida para mí.

En aquella ocasión Tony hacía un festival en apoyo a su lugar de origen: Zacualpa, municipio morelense colindante con Puebla, que es albergue de una comunidad artística que tiene presencia en Cuernavaca y otras partes de Morelos.

Poco después, los nombres de las bandas de Tony, Rojo y algunos otros personajes que conocí en aquella ocasión empezaron a aparecer en carteles de festivales, en shows cada vez más grandes, e incluso abriendo a bandas tan importantes como Garbage.

Tony y Rojo son parte de “Valsian” pero estuvieron en Puebla, específicamente en Cholula, con su proyecto de jazz “Chronos”. Aprovechando el viaje me senté a platicar con ellos para hacerles una entrevista sobre la música y cosas que no tienen que ver con ésta pero que están ligadas a tener una banda en una mal llamada «escena mexicana».

***

Tony Anzures (TA): Yo creo en la causa, creo en la escena. Yo soy una persona en exceso optimista y por eso me he llevado golpes culeros, pero finalmente sí creo en la escena de Morelos, y creo que está pasando algo. Si salen ellos, salimos todos.

Arturo Uriza (AU): Aunque parece que fuera del DF los demás no hemos terminado de salir.

Rojo (R): Está cabrón. Yo siento que sí son momentos de coincidencia total; pon tú, en la avanzada (regia) se dieron varias bandas al mismo tiempo y todas muy cabronas. Siento que pasó algo parecido en Guadalajara con Technicolor Fabrics, Siddhartha y Caloncho, que sus proyectos están, digamos, bien y salieron al mismo tiempo, y siento que eso no pasa en lugares como Puebla o Cuernavaca. No sé, yo me sentía solo, no por pensar que era el único haciendo cosas chidas, pero a mí me gustaba algo y ahí al lado otras bandas que no me laten y pensaba en que no íbamos a salir juntos, porque la neta no me late lo de los otros, no estamos en la misma sintonía. Creo que es más fácil que te volteen a ver si en tu lugar de repente hay cuatro proyectos que están cabrones.

TA: Pero ahí va. Hay cosas como Old Wave o Quiero No Ver Horses, que ahí vienen poco a poco, o Valsian.

AU: Veo que Cuernavaca es uno de los lugares mejor organizados en ese aspecto, con varias bandas, shows constantes, un público e infraestructura que no veo en otras movidas, a excepción del DF, claro.

R: El DF está cabrón, hasta los de Guadalajara que lo están haciendo bien se tienen que ir al DF.

TA: Si no la topas en el DF, no la topas en el país.

R: En Tijuana hay una escena bien cabrona, he visto que hay un lugar que se llama el Moustache, o algo así, que de repente tiene a Entre Desiertos, Jardín, Ramona y Daniel Dennis en un mismo show. Un show que no se arma ni en el DF. Cuando vienen lo hacen por separado, y me parece que eso debilita el punch que traen como comunidad, tal vez si se jalaran todos al mismo tiempo creo que se armaría algo más choncho.

AU: ¿Ustedes qué harían para crear un circuito? Yo no lo veo muy claro, y debería de hacerse.

TA: Yo tengo la experiencia en ese aspecto, por una parte con gente que se dio el rol de guerreros. Que se quedaban en el piso del lugar a donde van a tocar y agarraban el bus más barato para llegar. Y que, con eso, han creado lazos importantes para clavar ahora bandas en festivales. Creo que sigue haciendo falta crear una comunidad para poder darse el rol por todo el país, aunque sí hay gente haciendo cosas en Xalapa, el DF, Guadalajara.

AU: A mí me genera conflicto todo esto de tener que hacer contactos y escenear para vincular ¿No será que lo estamos haciendo mal? Esta idea romántica de que como músico primero la tienes que sufrir y dormir en el piso y tocar en lugares feos.

R: Con Valsian algunos viajes han estado difíciles. Incluso después de tocar en El Plaza llegamos a dormir en el piso del depa de un amigo.

Foto: Cortesia de Chronos

TA: Otro más acá: Arena México, nos bajamos de tocar después de tourear con Garbage y me fui a dormir al piso. Pero son escenas diferentes. Con “Chronos” siempre ha habido una solvencia distinta o gubernamental o de algún otro lado, porque se vende más como algo cultural, pero tenemos un tope, sabemos que con Chronos llegamos hasta ahí y se acabó, y no hay problema. Nuestro hit sería tocar en el Cinco Jazz o en todos los festivales de jazz del país, que tampoco son venues tan grandes.

Con la escena rockera yo lo viví distinto. Cuando empecé a tocar con Valsian recuerdo que tocamos con Oddiseo y Camilo Séptimo en Izcalli, y al día siguiente de tocar con ellos estábamos pidiendo ride para regresar a Cuernavaca.

R: Y era mi cumpleaños.

TA: Esas bandas, en ese entonces, a lo mejor tenían cinco o siete mil fans y tal vez cuando se consoliden tengan más; ese tipo de banda no tienen tope, ellos sí pueden llegar a ser el próximo Zoé.

Por otra parte, con Chronos nos ha tocado trabajar con becas. Nuestro primer disco así lo hicimos, hace un año touremos con beca. Éramos los ganadores de la muestra regional de música de Morelos; como los representantes culturales en ese aspecto y así, giramos el país bien pagados.

AU: O sea que hay más glamour ahí.

TA: Sí, pero tiene un límite muy corto porque, por ejemplo, con esa banda nunca vamos a tocar en El Plaza o la Arena México, sabemos hasta dónde podemos llegar.

AU: Y están felices con eso.

TA: Tocamos lo que nos llena.

Pueden escuchar a Valsian y Chronos en todas las plataformas digitales y conocer el trabajo de estas dos bandas cuyas perspectivas de la música tienen un fin parecido pero sonidos y personalidades independientes. Ambas pertenecen a la nueva movida morelense y sus miembros son arduos trabajadores del sonido; quienes, como muchos otros, aún creen en la salvación del alma a través de la música.

Valsian

Chronos

 

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.