#FridaysForFuture, un movimiento en pro del medio ambiente que llega a Puebla

#FridaysForFuture, un movimiento en pro del medio ambiente que llega a Puebla

Foto: Marlene Martínez
Dafne Betsabé García Mendoza

@DafneBetsabe2

No es novedad que el daño que le hemos hecho al medio ambiente estos últimos años ha llegado a niveles alarmantes.

De acuerdo con datos de la NASA, durante el 2018 la temperatura del planeta fue la cuarta más cálida desde 1880, año en que se empezó a tener un registro.

Las temperaturas globales registradas durante el 2018 fueron .83 C mayores a las registradas a lo largo del periodo 1951-1980 Asimismo, según los datos recabados, los últimos 5 años son los que mayores temperaturas han tenido.

Por otra parte, conforme a datos recabados por la organización Global Footprint Network, nos estamos acabando muy pronto los recursos naturales que la tierra es capaz de generar durante el año.

Por ejemplo, durante 2018 el “Earth Overshoot Day” –el día en el que consumimos todos los recursos disponibles para la totalidad del año respectivo– fue el 29 de julio. Por lo tanto, durante los 5 meses que restaban para terminar el año estuvimos sobreexplotando los recursos naturales.

Ahora, si bien el debate del daño al medio ambiente y el cambio climático han sido temas que han estado sobre la mesa desde hace algunos años, no ha habido una mejora notable y tampoco un interés real por parte de los gobiernos para que se atiendan estas problemáticas y sus consecuencias.

Con esto en mento el año pasado, en agosto de 2018, un movimiento social encabezado por una adolescente de 15 años: Fridays for Future o “FFF”.

Y se inició cuando Greta Thunberg decidió ausentarse de la escuela y acudir por 3 semanas a sentarse frente al parlamento sueco, a manera de protesta por la falta de acciones gubernamentales en torno al tema de la crisis climática.

La estudiante hizo publicaciones en Twitter y Facebook de lo que estaba haciendo, y estas se volvieron virales.

Debido a la atención que logró atraer hacia el tema del cambio climático, el movimiento que empezó siendo una acción individual y local se extendió tanto –y tuvo tal impacto– que personas alrededor del mundo se empezaron a reunir para protestar en sus ciudades.

El 15 de marzo de este año se organizó la primera Huelga Mundial por el Clima (Global Clime Strike for Future). Esta logró reunir a 1.6 millones de personas de siete continentes, en más de 125 países, reportó la página oficial de FFF.

La figura de Greta Thunberg ha sido de gran inspiración para jóvenes de otros países, lo que ha provocado un mayor interés en el movimiento por parte de estos: hay un deseo por participar en la política e incidir en la toma de decisiones de sus respectivos países.

A la fecha, y con base en el mapa del sitio de FFF, esta protesta se ha extendido a varios países del mundo llegando a lugares como Indonesia, Japón, Australia, Chile, España y Reino Unido.

En Puebla, las consecuencias del daño al medio ambiente ya se están sintiendo. Hace unas semanas vivimos una contingencia ambiental de la ciudad debido al alto nivel de partículas contaminantes. LADO B documentó que los niveles duplicaron y hasta triplicaron los niveles máximos establecidos por las autoridades de salud.

Bajo este contexto y atendiendo al llamado de una segunda huelga programada por FFF el pasado 24 de mayo, un grupo de activistas de Puebla provenientes de varias organizaciones en pro del ambiente se dieron cita a las tres de la tarde en el Zócalo para realizar diversas actividades como parte de #FridaysForFuture.

El primer grupo en llegar fue el convocado por la INEEBIO, iniciativa estudiantil de la Escuela de Biología de la BUAP y cuyo objetivo es promover la Educación Ambiental.

Esta organización llegó tras una marcha que realizaron de El Gallito al Zócalo de la ciudad, posteriormente se incorporaron personas provenientes de GreEat, Fridays for Future Puebla, Madres por el Futuro, así como población en general.

El grupo de aproximadamente 40 personas decidió hacer plantón enfrente del Palacio Municipal, y al grito de consignas como “No hay planeta B” y “Legislar, legislar para el planeta salvar”  para llamar la atención de las autoridades y personas que iban pasando por la calle.

Se leyeron tanto los pronunciamientos por parte de la INEEBIO como del grupo de Fridays for Future Puebla.

Entre las demandas está la exigencia de que el gobierno obligue a las empresas el cumpliento de las normativas en cuanto al medio ambiente y el manejo de sus desechos.

También se denunció el sistema de obsolescencia programada que consiste en que los productos no duren mucho, lo que obliga a la gente a seguir consumiendo.

Además se hizo un llamado a las autoridades para la preservación de las reservas naturales y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas en defensa de la tierra.

Finalmente, se exigió declarar un estado de emergencia climática en el estado así como llevar a cabo mesas de trabajo con autoridades, ONGs y especialistas con el fin de diseñar un plan de acción para enfrentar la contingencia ambiental.

Foto: Marlene Martínez

Adolescentes e infantes preocupados por su futuro

Uno de los aspectos más destacables del movimiento Fridays for Future es que en su mayor parte está conformado jovenes e infantes quienes bajo la consigna de “Para qué estudiar por un futuro que probablemente no haya” cuestionan la falta de interés y acciones de los adultos para preservar el planeta en el que vivimos.

Igualmente, cuestionan al gobierno y su falta de legislación en materia ambiental y de acciones contundentes en pro del ambiente debatiendo que, si bien debe de haber esfuerzos individuales para conservar el planeta, tales como usar medios alternativos de transporte o disminuir nuestro consumo de plástico, una gran parte del problema son las empresas cuyo modo de producción en masa genera un grave impacto en el medio ambiente, por lo cual deben de existir controles más rígidos por parte del gobierno.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.