#Debate2019: El electorado ciego 

#Debate2019: El electorado ciego 

Juan Manuel Mecinas

@jmmecinas

Los tres candidatos se equivocaron. No fueron a debatir el domingo en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP. Hicieron su mejor esfuerzo por proponer algunas ideas, pero seguramente pocos electores recuerdan lo propuesto.

Se esmeraron en descalificar a sus contrincantes. El efecto que eso produzca en los electores es aún indefinido, pero tampoco causará gran conmoción en el electorado. Lo que nunca hicieron fue debatir.

Para que haya debate debe haber ideas y estas no fueron el centro de lo que unos y otros dijeron.

El formato del debate fue muy bueno, sobre todo en aquella parte en la que un candidato exponía una propuesta y los otros dos tenían la oportunidad de rebatirla. La sorpresa es que casi nunca se hicieron propuestas concretas , y lo increíble es que cuando estas aparecieron ninguno de los candidatos la rebatían. Aprovechaban, eso sí, para descalificar a sus contrincantes, pero nunca para rebatir la propUesta. Increíble. Vergonzoso.

El mensaje de los candidatos es claro: importa que el otro tropiece a partir de señalamientos y descalificaciones, pero nunca porque las propuestas sean exageradas, erróneas, inviables.

Los tres candidatos que debatieron el domingo por la noche despreciaron al electorado. Estaban enfrascados en todo, menos en proponer ideas y sostener su viabilidad o rebatir la del contrario.

El ejercicio propuesto por el INE fue bueno en cuanto al formato, pero esto demuestra que aunque en la forma todo sea correcto, cuando los aspirantes no quieren debatir es inútil incluso el mejor escenario.

Lo que queda después del debate es el vacío. Faltan diez días de campaña y todo está escrito. Miguel Barbosa ganará la gubernatura y Enrique Cárdenas habrá desaprovechado una oportunidad de poner sobre la mesa los temas importantes.

Para ilustrar estos aspectos no queda más que detenerse en las respuestas del candidato del PAN cuando se le preguntó sobre matrimonio igualitario y aborto, y dio respuestas evasivas, aduciendo que dejará el tema en manos del congreso. El candidato del PAN olvida que el congreso poblano criminalizó a las mujeres que abortan. ¿Dejar en sus manos el tema? Vaya decepción.

El mensaje de los candidatos es claro: importa que el otro tropiece a partir de señalamientos y descalificaciones, pero nunca porque las propuestas sean exageradas, erróneas, inviables.

Y ni se diga cuando le preguntaron si podía señalar quiénes eran los responsables de la situación actual que vive el estado. Y Cárdenas no mencionó a Moreno Valle. Ni con el pétalo de una rosa se refirió a las administraciones panistas, de quien destacó su visión de modernización. ¿Se refiere al dispendio en obras con sobrecosto?

Más de uno se sintió decepcionado con la actitud del candidato. Más de uno esperaba un rompimiento terso, pero rompimiento al fin. Y Cárdenas evadió el tema.

Barbosa estuvo en su papel de puntero. Golpea a Cárdenas y éste se engancha y desvía la atención sobre su persona. Barbosa está actuando como puntero y, si se considera ello, su resultado no fue malo, pues no salió más líder ni menos líder después del debate.

También puedes leer: Elección extraordinaria: los medios.

Sus críticos le dicen que no sabe debatir, pero después de ver el debate queda la sensación que sus contrincantes tampoco son los más diestros.

El resultado electoral favorecerá a Barbosa, pero quedan muchas dudas. No se sabe la viabilidad de sus propuestas y los contrapesos que tendrá. El futuro para Puebla es incierto. Sabemos quién gobernará, pero tenemos muy pocos indicios de cómo lo hará y en qué tanto se distancia de las propuestas de sus adversarios.

Para eso era el debate del domingo y los candidatos hicieron todo, menos debatir. Una oportunidad perdida. Y un ejercicio que, después de dos horas de duración, deja al electorado igual que al inicio del debate: ciego en cuanto al rumbo que tomará el estado.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.