#Debate2019 Contra los linchamientos solo “diálogo”, propone Barbosa

#Debate2019 Contra los linchamientos solo “diálogo”, propone Barbosa

Tomada de ipsnoticias.net/
Julio Sandoval

Luis Miguel Barbosa Huerta, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, fue el único participante en el debate al que se le preguntó sobre el incremento de  linchamientos en Puebla y sobre sus propuestas para recuperar el Estado de Derecho, el Sistema de Códigos y Procesos por el cual la ciudadanía de un lugar se rige, y él simplemente respondió: “diálogo, diálogo y más diálogo”

Al respecto, el politólogo y académico de la Ibero Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño asegura que si bien el diálogo es una parte importante dentro de la educación cívica, hasta que no se especialicen las instituciones encargadas de impartir justicia, se mejoren los procesos de denuncia y se castigue a quienes cometan los delitos, la situación no mejorará.

Hernández Avendaño considera que si se forma una sociedad a partir del respeto a las personas, se puede reconstruir ese tejido social dañado en los últimos años, que provoca que la sociedad piense que defenderse por cuenta propia es lo más eficaz y lo más cercano a la justicia.

En los últimos años los linchamientos han aumentado significativamente en Puebla. De acuerdo con cifras proporcionadas a través de una solicitud de información, del 2016 al 2018 se han triplicado los casos, pasando de 80 a 241 en solo dos años.

Sin embargo, tras una revisión hemerográfica preliminar realizada por LADO B, se encontró que en 2016 hubo 124 casos, 44 más que la cifra oficial; la situación en 2017 es parecida, con 127 casos contra 86 reconocidos por la autoridad. Mientras que para 2018 la cifra es de 197 casos, casi 50 menos que en la cifra oficial que sugiere 241.

“Los linchamientos -explica Hernández- han aumentado por dos razones: la primera, y la más evidente, es el fallo de las instituciones de  procuración de justicia, ha habido un deterioro de las autoridades encargadas de castigar los delitos, desde el Ministerio Público, pasando por las policías, los jueces. Esto ha propiciado la impunidad, el que la hace no la paga, y eso ha hartado a un sector de la sociedad, que se ha decidido a tomar medidas ajenas a las autoridades, lo que se conoce como Estado fallido”.

“La segunda razón -continúa- se enfoca en la educación cívica; se han desvanecido valores de la convivencia, como el no agredir a otra persona, y esto ha deteriorado el tejido social. Perder el hábito del respeto a otras personas ha llevado a la sociedad a tomar justicia por propia mano”.

2 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.