Así llegan los candidatos al debate: encuestas, escándalos y propuestas

Así llegan los candidatos al debate: encuestas, escándalos y propuestas

Ernesto Aroche | Reyna Haydee Ramírez | Aranzazú Ayala

@earoche | @rynram | @aranhera

Con encuestas que favorecen ampliamente al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Puebla (Morena-PT-PVEM), un fuerte golpeteo mediático en contra del candidato común del PAN-PRD-MC, una cobertura periodística inequitativa y con pocas propuestas es como llegan los aspirantes al debate organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) a realizarse en cuatro días, el domingo 19 de mayo.

Puebla va a elecciones extraordinarias el domingo 2 de junio, tras la muerte de la gobernadora panista, Martha Érika Alonso, en diciembre de 2018 al caer el helicóptero en que viajaba con su esposo, el Senador Rafael Moreno Valle, y otras tres personas que también fallecieron.

Barbosa, en la cima de las encuestas

Luis Miguel Barbosa, el militante de Morena llega montado en caballo de hacienda al debate. Las encuestas más recientes lo ubican no sólo como el candidato puntero, sino con un amplio margen en la intención del voto respecto a los otros dos candidatos.

El pasado 7 de mayo el diario El Universal publicó una encuesta en la que Barbosa registra el 47.2% de la intención de voto, mientras que Enrique Cárdenas suma 24.4%. Entre ambos hay una diferencia de 22.8 puntos que tendría que remontar el exrector de la UDLAP.

En tanto, el candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino, obtuvo el 13.1% de la intención de voto, una diferencia de 34.1 puntos con Barbosa.

Un escenario similar es el que plantea la casa encuestadora Masive Caller, aunque con una diferencia menor. En su reporte del 12 de mayo, Masive Caller ubica a Barbosa con 40.4%, a Cárdenas con 23.8% y a Jiménez Merino con 11.7% de la intención de voto.

Esto significa una diferencia de 16.6 y 28.7 puntos porcentuales en las comparativas de Barbosa con Cárdenas y Jiménez Merino, respectivamente.

Especialistas han ya señalado que los debates no generan cambios en la intención del voto, pero sí pueden servir para definir el voto de los indecisos.

En marzo de 2018 la politóloga y periodista, Cynthia Ramírez, publicó un artículo en la revista Letras Libres titulado: Los debates son vitales aunque no cambien el resultado de una elección, en el que dice: “los debates suelen atraer a los espectadores que tienen un interés permanente en la política y que tienen una identidad política bastante definida, de modo que, en lugar de que los debates incidan sobre su voto, es su voto ya decidido el que incide en su percepción sobre quién ganó el debate”.

Un mes después, el 6 de mayo, la revista Newsweek publicó un artículo titulado: ¿Los debates modifican las preferencias electorales?, su autor, Gerardo Orantes responde a la pregunta del título:

“Sí, pero no como presuntamente se esperaría. Si bien los debates presidenciales han alterado, cuando mucho, 2% de las preferencias electorales del 2006 a la fecha, estas variaciones no han sido suficientes para cambiar el curso de una elección en competencias abiertas.”

Aunque para Cárdenas el debate sí puede hacer la diferencia: “como sabemos los indecisos toman su decisión en los últimos diez días, así es que el debate va a ser muy importante”, puntualiza.

Por lo pronto, de los 3 candidatos, sólo Jiménez Merino sabe lo que es ganar elecciones, pues lo hizo en las dos ocasiones en las que ha estado en la Cámara de diputados (2003-2005 y 2009-2012).

En cambio, el paso de Barbosa por el poder legislativo, como diputado federal (2000-2003) y como senador (2012-2018) lo tomó por la vía plurinominal. Para Cárdenas esta es la primera vez que compite por un cargo de elección popular.

El golpeteo a Cárdenas

El monitoreo semanal del INE-UNAM a la cobertura periodística que ha hecho la Radio y la Televisión en Puebla muestra que los medios se han alineado en torno a un candidato: Luis Miguel Barbosa.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Puebla suma el 43.4% del tiempo dedicado en la Radio y la Televisión a la cobertura de las campañas, Cárdenas tiene el 32.6% y Jiménez Merino el 23.9% en el análisis de las primeras 5 semanas de contienda electoral, de las 8 consideradas por la ley.

En cambio, Cárdenas es quien concentra el mayor número de valoraciones negativas, de acuerdo con el reporte.

Durante la campaña los medios han dado más foco a las denuncias o acusaciones contra Cárdenas que aquellas que pueden impactar a Barbosa.

El tema que más foco tuvo, sobre todo en medios fuera del estado de Puebla, fue el de la compra de una casa, que perteneció al expresidente Miguel de la Madrid, por la que pagó 10 millones de pesos, aunque sus opositores aseguran que la propiedad podría valer 30 millones.

En cambio, Cárdenas suma varios periodicazos en su campaña. En mes y medio las denuncias contra el candidato panista van desde el uso de símbolos religiosos, el uso de la cuenta oficial del Ayuntamiento de Zapopan en Jalisco para propaganda electoral, hasta la más reciente de este martes que publica El Universal donde se le acusa de presunta evasión fiscal y peculado.

Medios locales han exhibido en la última semana notas donde se le acusa de cobrar su sueldo como investigador del Conacyt mientras está en campaña, o de poseer un hotel al que le atribuyen un valor de 100 millones de pesos.

Por otro lado, Alberto Jiménez Merino, el candidato del PRI, es quien ha sorteado este mes y medio de campaña sin escándalos ni señalamientos, en un camino más bien silencioso sin hacerse notar en la opinión pública.

Mientras sus contrincantes han sido objeto de guerra sucia en redes, quejas ante el INE y señalamientos de corrupción, Jiménez Merino, un priista de cepa con más de dos décadas militando, ha pasado sin pena ni gloria estos meses.

Pese a que Jiménez Merino formó parte del equipo del ex gobernador Mario Marín Torres durante su administración, eso tampoco ha manchado su imagen ni repercutido en su campaña, ni siquiera con la reactivación de la polémica por el caso de tortura de la periodista Lydia Cacho hace más de una década.

Cárdenas a la cabeza en gastos

De acuerdo con el portal Serendipia: “Los gastos de campaña reportados por los candidatos a gobernador de Puebla ante el INE suman 56.5 millones de pesos hasta el 13 de mayo”.

A menos de un mes de la elección extraordinaria de gobernador, ninguno de los candidatos ha alcanzado el tope de gastos de 42.9 millones de pesos.

Cárdenas es el más cercano con 27.3 millones de pesos: 63.7% del tope de gastos; Barbosa se mantiene como el que menos ha gastado con un registro de 12.4 millones de pesos, de acuerdo con los reportes presentados por los tres candidatos y publicados en el portal de fiscalización del órgano electoral.

A pesar de ello, la campaña del candidato con el gasto más alto luce sin recursos; a excepción de banderines, calcomanías, volantes y camisetas en algunos eventos, la austeridad es evidente. Contrario a las campañas que encabezó el PAN poblano en las últimas elecciones.

El equipo de campaña de Cárdenas sostiene que la diferencia entre los números y la logística con los eventos de Barbosa tiene que ver con que el de Cárdenas “sí reporta su gasto real”.

Las propuestas y promesas de campaña

Siguiendo la línea que estableció el presidente Andrés Manuel López Obrador de destinar la residencia de gobierno a uso popular, tanto Cárdenas como Barbosa han propuesto un uso diferente para Casa Puebla.

El candidato común de PAN-PRD-MC anunció que de ganar la elección transformaría la que fue la residencia oficial de los últimas dos décadas en un centro integral de la infancia; en tanto el candidato de la coalición Morena-PT-PVEM planteó que Casa Puebla se transforme en un centro cultural para los pueblos originarios; para Jiménez Merino la residencia oficial no ha sido un tema de campaña.

Lo que sí ha sido un tema común, para los tres candidatos, es la seguridad pública. No es para menos. En los últimos años los indicadores muestran un deterioro constante tanto en la incidencia delictiva como en la percepción ciudadana de la inseguridad.

En ese sentido, Barbosa ha prometido mejores salarios y profesionalización para los cuerpos de seguridad; una mejor coordinación en la materia entre los tres órdenes de gobierno e incluso una aduana para controlar las fronteras estatales, especialmente en las colindancias con estados en donde operan grandes grupos del crimen organizado.

Cárdenas ofreció, como parte de su plan de seis compromisos en caso de ganar la elección, que duplicará la cantidad de policías: “Habrá policía capacitada, profesional y con sueldo digno; habrá agentes de Policía de proximidad social, además de prevenir la inseguridad con deporte y cultura”.

Jiménez Merino también ha hablado del tema, y aunque dijo que combatirá la inseguridad de manera integral, incluso dijo: “daremos un combate frontal y estratégico contra la delincuencia”, pero sin ofrecer más detalle.

La seguridad de las mujeres es otro de los puntos de convergencia en el discurso de los candidatos. En tema, Cárdenas planteó en su plan de seis puntos el abrir casas de protección para mujeres víctimas de violencia e instalar los botones de alerta en parques y autobuses.

Jiménez Merino ha planteado la puesta en marcha del programa “Mujer segura” que implica: “fortalecer la entidad con recursos, equipamiento y programas de prevención del delito, para que verdaderamente baje la inseguridad, además de nombrar a una mujer al frente de la Fiscalía para la Atención a Feminicidios”.

Barbosa dijo que dará seguimiento y cumpliento a las recomendaciones de la Alerta de Violencia de Género “para que las mujeres tengan acceso a la justicia, campañas permanentes de prevención, así como acciones que frenen la violencia estructural que viven diariamente”.

“Estaré en la mejor disposición y voluntad para que la Fiscalía del Estado de Puebla cuente con lo necesario en materia presupuestaria para fortalecer sus recursos humanos y financieros, para llevar a cabo estudios, capacitaciones con perspectiva de género y lo que requiera para dar puntual respuesta a estas necesidades de primer orden”.