Defender al pueblo, las autodefensas en México

Defender al pueblo, las autodefensas en México

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

No se puede entender la creación de autodefensas y policías comunitarias sin comprender el resquebrajamiento social del país, la complejidad de los entramados locales y la reconfiguración del Estado Mexicano entre crimen y autoridades. Esta es una de las conclusiones a las que llegó la Doctora María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera durante la presentación del libro Defender al pueblo, en la Universidad Iberoamericana Puebla, el pasado 4 de abril.

La existencia de estos grupos responde también a un comercio inédito de armas, aunado a una intencionalidad de las autoridades de favorecer la impunidad y una fragmentación de la relación entre Estado y crimen, explicó la investigadora.

Daniele Fini, uno de los autores del libro que compila 15 textos de distintas experiencias, dijo durante la presentación que este fenómeno no es un tema de regiones, sino que habla de una problemática central de la realidad mexicana.

En la presentación, en la cual estuvieron presentes el Doctor Antonio Fuentes Díaz y el Maestro Tadeo Luna de la Mora, Daniele Fini contó que el génesis del libro fue un coloquio que organizaron hace algunos años de defensa comunitaria, que reunió experiencias de distintas localidades. Después invitaron a algunos de los ponentes a escribir un artículo, cuyo resultado final es el libro Defender al pueblo.

Foto: Ibero

Actualmente existen autodefensas en 17 estados de la República; así, en lugares como Guerrero, en más del 63% del territorio se ha registrado la presencia de estos grupos. El investigador dijo que si bien en Puebla todavía parece algo lejano para las personas que viven en la capital del estado, existen grupos de autodefensas en al menos dos regiones de la entidad.

En septiembre de 2018 en el municipio de Izúcar de Matamoros se realizó un primer encuentro de agrupaciones de defensa comunitaria de toda la región de la Mixteca; también en Cuetzalan, uno de los municipios con mayor organización social, desde hace al menos un par de años existe ya una guardia comunitaria que busca proteger el territorio contra los proyectos extractivos. “Aunque no lo vemos estos grupos tienen un gran alcance en el país”, comentó.

Autodefensa para el territorio

Una de las motivaciones más frecuentes para la creación de estos grupos ha sido la defensa del territorio.

María Eugenia Sánchez recordó experiencia como la de Cherán, Michoacán, donde la presencia de grupos criminales para el control y la explotación de recursos forestales orilló a los pobladores a empezar a hacer las fogatas y posteriormente articular no sólo las autodefensas sino toda una organización comunitario de gobierno autónomo.

El camino que siguió Cherán fue prácticamente lo mismo que pasó antes en Guerrero donde las policías comunitarias partieron de una lógica de construir seguridad, justicia y educación, distinta al castigo, de la mano con todo un nuevo entramado comunitario.

Y a medida que aumentaron los megaproyectos también ha aumentado la resistencia social, por lo que el crimen y a veces el Estado han intentado destruir la organización autónoma. En la presentación los investigadores hicieron hincapié en que no se puede hablar de las autodefensas de una manera definitiva como un fenómeno bueno o malo, porque en cada uno de los lugares el contexto es diferente y el proceso ha evolucionado, incluso en algunos casos a “policías comunitarias” controladas o reguladas por el propio Estado.

Fini comentó que a lo largo de todo el proceso y los diferentes textos otra de las conclusiones que muestra el libro es que la violencia no tiene una única causa que la explique, sino que se debe desde a la reconfiguración de la economía local hasta los cambios de gobierno y los grandes proyectos extractivos.

“Antes que nada este libro nos dice que para entender la violencia actual hay que saber que no es natural; nos dice que antes que nada no se explica desde una única causa, porque está vinculada a dinámicas de actores estatales, de actores económicos, y esto nos ha permitido encontrar la problemática entre ciertas interacciones de actores”, dijo.

Pero también las autodefensas son la expresión de otras luchas sociales que han iniciado con bases de organización vecinal o comunitaria, que se han enfocado a autogestionar y resolver de manera directa ciertos problemas. Así, las autodefensas no sólo son respuesta de grupos armados para la seguridad, sino que han sido también en casos la semilla de recuperación del tejido social mediante la interacción entre vecinos, entre el reconocimiento de quienes forman parte de una comunidad.

*Foto de portada: Ibero

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.