Barbosa, entre la izquierda perredista y sus aliados foráneos

Barbosa, entre la izquierda perredista y sus aliados foráneos

Luis Miguel Barbosa y sus aliados

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

El pasado 1 de abril, tras el arranque de las campañas por la gubernatura en Puebla, David Méndez Marquez, vocero y coordinador político de la campaña del morenista Luis Miguel Barbosa, presentó el equipo de campaña de la coalición Hagamos Historia en Puebla (Morena-PT-Verde), un grupo de 23 personas distribuidas en 11 carteras de trabajo.

Pero de esas 23 personas, el grupo compacto en torno al candidato –el que siempre entra al cuarto de guerra de la campaña– no suma más de 8.

Un grupo que incluye a figuras de la izquierda partidista poblana como la familia Méndez, pero también a militantes que llegaron de otros estados como Gabriel Biestro, ex presidente estatal y actual líder de la bancada de Morena en el Congreso local.

La mano derecha

Operativamente es el encargado de las giras de Barbosa. Erick Cotoñeto, es el encargado de la agenda de los 49 eventos políticos que se han realizado hasta el momento, y los 48 más que se tienen agendados, de acuerdo con el listado que publica el Instituto Nacional Electoral para la campaña de Haremos Historia en Puebla.

Pero es, además, el hombre clave para acercarse al candidato, el que puede hablarle al oído, “su mano derecha”, cuentan algunos brigadistas.

Su cercanía con el exsenador no es nueva. Fue su hombre en el PRD cuando ambos militaban aún en las filas del partido del Sol Azteca y eran parte de la corriente Nueva Izquierda.Como diputado local y líder en Puebla de NI fue el encargado de operar la relación con el grupo que en su momento encabezó el panista y exgobernador Rafael Moreno Valle

Cuando Barbosa lo decidió dejaron las filas de Nueva Izquierda –dejando la franquicia en manos de los morenovallistas– para lanzar una nueva corriente perredista: el Frente de izquierdas Progresistas. Al final llegaron a Morena.

El vocero

David Méndez Márquez tiene a su cargo la vocería de la campaña pero también es uno de los tres coordinadores políticos en el equipo que acompaña a Barbosa. Repitió el cargo que ocupó en 2018, cuando Barbosa se enfrentó a la panista Martha Erika Alonso Hidalgo y a la maquinaria estatal que los morenovallistas pusieron en marcha para mantenerse en el poder.

También puedes leer: Puebla, democracia en duda.

Es uno de los hijos de Jorge Méndez Spíndola y Rosa Márquez, dos cuadros reconocidos en la militancia en la izquierda partidista poblana. Rosa Márquez incluso formó parte de los gobiernos que encabezaron Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubon en la ciudad de México en la primera década de este siglo.

Dentro del PRD los Méndez Márquez se ubicaron en la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), encabezada por René Bejarano y Dolores Padierna, más tarde abandonaron el PRD y se sumaron al Movimiento Nacional por la Esperanza también encabezado por Bejarano, hasta que finalmente llegaron a Morena.

El diputado

El tercero de los coordinadores políticos es Gabriel Biestro Medinilla. Biestro llegó Puebla desde hace al menos diez años y comenzó a construir su carrera política dentro de Morena, originario de la ciudad de México aunque también ha vivido en Guadalajara y Xalapa.

Su carrera al interior de Morena lo llevó a ubicarse como dirigente estatal del partido entre 2015 y 2018, espacio que dejó en medio de un conflicto interno por concentrar en sí mismo el control del partido y del Congreso local. Fue el segundo presidente estatal de ese instituto político al suceder a María Luis Albores González, actual secretaria de Bienestar en el gobierno del presidente López Obrador.

Se mantiene como un personaje muy cercano a Luis Miguel Barbosa, militantes de ese partido cuenta que su vinculación con el exsenador le ayudó a consolidar su posición de poder dentro del partido.

En la actual campaña tiene una presencia mediática y de operación disminuida, a diferencia del proceso electoral anterior, cuando el Congreso del estado fue otro de los espacios de confrontación política electoral.

El chiapaneco

Yassir Vázquez Hernández fue presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez entre 2010 y 2012 por la coalición “Unidad por Chiapas” (PAN-PRD-Panal-Convergencia), pero dejó el cargo para buscar la nominación como candidato a gobernador con el visto bueno del entonces mandatario chiapaneco Juan Sabines Guerrero, de quien fue secretario particular.

Fue, dicen los medios chiapanecos, uno de los peores presidentes municipales de que tengan memoria.

Al no conseguir la nominación pasó a las filas del Partido Verde como su candidato a senador plurinominal y más tarde encabezó ese partido.

Tras su salida de Chiapas, precedido por el escándalo de malas obras realizada en el centro de Tuxtla con el proyecto “Que viva el centro”, Vázquez Hernández formó parte de la campaña de Cuauhtémoc Blanco cuando buscaba la alcaldía de Cuernavaca, de acuerdo con el diario Reforma.

A Puebla, cuentan algunos morenistas consultados para este trabajo, llegó como cuota del secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla.

El abogado

Juan Pablo Cortés Córdova fue el hombre detrás de las impugnaciones y la estrategia legal que siguió Morena en el 2018.

Fue además uno de los representantes de la campaña en el órgano electoral del estado durante las sesiones más álgidas

El coordinador jurídico de la campaña también fue quien el 22 de enero de 2019 presentó a nombre de Morena una petición formal para que fuera el Instituto Nacional Electoral (INE) quien estuviera a cargo de la elección extraordinaria en Puebla, petición que se sumó a la que plantearon el 31 de enero cuatro consejeros y consejeras electoral del INE, y que derivó la resolución que emitió el INE el 6 de febrero de asumir la organización de la elección extraordinaria en el estado.

La comunicación

Verónica Vélez Macuil, repite en la coordinación de Comunicación Social como lo hizo en la campaña del 2018. Llegó al equipo del candidato de Morena cuando este aún despachaba en el Senado de la República.

Y lo hizo tras su paso por la dirección de Comunicación Social de la extinta Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP) y ocupar el mismo cargo en el Instituto Poblano de las Mujeres.

Vélez Macuil suma además a su curriculum trabajo desde la trinchera periodística pues fue reportera en Televisa Puebla, coordinadora de noticiarios en Grupo Acir, Jefa de Información en el noticiario Así Sucede y Directora Editorial en periódico La Opinión.

El maestro

Priista de origen político, Guillermo Arechiga Santamaría estuvo afiliado a ese partido desde mediados de los 80s y los primeros años de este siglo, siempre como parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y bajo el ala de la dirigente vitalicia Elba Esther Gordillo.

Dejó las filas del PRI cuando Gordillo rompió con ese partido y se sumó a Nueva Alianza cuando ese instituto fue creado como órgano político del SNTE.

En 2010 fue parte de los aliados de Rafael Moreno Valle en la campaña que logró la alternancia política en Puebla, y fue ubicado como candidato plurinominal que le permitió llegar al Congreso local como una posición de Gordillo.

En 2015 dejó el gobierno municipal encabezado por Antonio Gali Fayad, uno de los herederos del morenovallismo, y rompió acuerdos con ese grupo.

En 2018 se sumó a las huestes de Morena al obtener una candidatura a diputado local y actualmente tiene a su cargo la coordinación territorial en la campaña.

La esposa

A María del Rosario Orozco Caballero no se le conoce carrera política, pero es una presencia constante en la vida de Barbosa que se ha sumado de lleno a la campaña. Lo mismo está en el cuarto de guerra, aunque pocas veces participa abiertamente, pero puede influir en el candidato; que acompaña y sostiene la mano de Barbosa en sus actos públicos.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.