Revueltas y el cine

Revueltas y el cine

Carlos Curti

El escritor y activista político José Revueltas llegó a adaptar en guión cinematográfico cerca de 40 obras de otros autores y otras diez propias. Creía que el verdadero cineasta debe hacer un realismo crítico; es decir, no basta solo con reflejar la realidad, sino que hay que sugerir una transformación de ésta, utilizando recursos simbólicos que permitan aprovechar la gramática del montaje.

La percepción del cine de Revueltas plasmada en el quinto tomo de sus obras completas, llamado El conocimiento cinematográfico y sus problemas, además de algunas fases de su vida que influyeron en su trabajo como guionista, y la adaptación de su libro El Apando al cine, se comentaron por el escritor, guionista y académico Eduardo Sabugal, el viernes 15 de marzo durante las presentaciones de la Feria del Libro 2019 realizada en en el Zócalo de Puebla.

Sabugal empezó señalando algunos fragmentos clave de la vida de José Revueltas, valorando su lucha como uno de los primeros personajes en debatir y exigir que el Estado se hiciera cargo de la producción cinematográfica en México; mencionando la prolífica obra del autor, parte de la cual (en manuscritos originales), se encuentra en la Universidad de Austin donde se les resguarda debidamente.

Respecto al pensamiento cinematográfico del activista mexicano, Sabugal mencionó que Revueltas entendía al cine como hijo del drama y de la pintura, poniendo de ejemplo a los muralistas mexicanos de la época como Siqueiros, Rivera, pero principalmente Orozco. Así,  mediante sus obras se genera una síntesis, que no solo tiene que ver con su formación materialista dialéctica sino con la gramática del montaje de Sergei Eisenstein, quien lo influenció.

Se consideró importante señalar que lo que en realidad hace el cine es sintetizar, esto es, reunir dos opuestos y generar un tercer elemento distinto. En el caso del cine los opuestos son la inmovilidad y la movilidad: la movilidad de la imagen, debido a que el cine es 24 cuadros por segundo, pero inmovilidad debido al significado que se queda en la mente del espectador. De tal manera que, el arte de escribir cine sería sintetizar movilidad e inmovilidad, surgiendo de estas un tercer elemento que es el discurso hacia donde va el film.

“Hay que entender que el film implica un fenómeno emocional y al mismo tiempo intelectivo. En palabras de Revueltas, el poder de síntesis se refleja en un símbolo que pueda transmitir una emoción y al mismo tiempo un significado profundo”, mencionó Sabugal.

Antes de terminar con una ronda de preguntas, Sabugal cerró enfatizando la necesidad de utilizar los símbolos para captar la intención sustantiva en la narración, ejercicio que Revueltas creía esencial en el buen cineasta, para no quedarse en el retrato transparente de la realidad.

*Foto de portada: Marlene Martínez

**Contenido patrocinado**

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.