Zapatistas de Aldama y Chenalhó sitiados por civiles armados

Zapatistas de Aldama y Chenalhó sitiados por civiles armados

Ángeles Mariscal | Chiapas Paralelo

Acusan a gobierno de promover estos grupos y militarizar la región

La disputa entre habitantes de los municipios de Aldama y Chenalhó que inició hace cuatro décadas por la posesión de 60 hectáreas de tierra, detonó de nuevo hace apenas 11 meses, con la presencia de grupos de civiles armados que mantienen sitiados a bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de la zona.

Los zapatistas, en videos enviado a este noticiario, acusaron a los tres niveles de gobiernos de promover y financiar a estos grupos de civiles armados, quienes han asesinado a 25 personas; situación que se agrava –señalan- con la recién llegada de decenas de militares a la zona.

Una resolución presidencial de José López Portillo que dotaba de 60 hectáreas de tierra a la comunidad de Santa Martha, Chenalhó, fue revocada años después, al reconocerse que el terreno pertenecía a lo que hoy componen 5 comunidades del municipio de Aldama: Cotzilnam, Xuxch´en, Tselej potobtik, Yeton y la cabecera municipal.

En estas comunidades habitan bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quienes denunciaron que desde el 28 de febrero de 2018 a la fecha, han sufrido ataques por parte de civiles armados que los mantienen prácticamente sitiados, narra una mujer zapatista de Xuxch´en, quien hace el recuento de al menos 7 agresiones armadas significativas que han tenido.

“Disparan a los carros, a la gente en el camino (…) no se puede sacar la producción, ni a los enfermos, se tiene que viajar en la noche porque tirotean (…) quemaron las cañas, da mucho dolor porque es nuestro trabajo (…) Hemos sufrido 11 meses como bases de apoyo del EZLN. Da mucha tristeza,  los niños en la escuela rápido regresan llorando, gritando, ya no quieren ir a la escuela”.

Para los zapatistas de esta región que ellos conocen como el municipio autónomo Magdalena de la Paz, lo que era un problema agrarios se convirtió en un conflicto social financiado por los gobiernos municipales, estatal y federal.

“Se ve bien claro, tiroteos, agresiones, ráfagas de fuego y bala. No creemos que un indígena pueda comprar miles de balas cada día”, explicó una de las mujeres de Cotzilnam.

Sin embargo, los afectados por las acciones de los grupos de civiles armados también son indígenas bases de apoyo del EZLN, que habitan en el lado de Chenalhó, de donde hasta el momento, han venido las agresiones. Muestran como prueba decenas de casquillos de diferentes calibres, que han recolectado del piso, luego de los ataques.

En la zona, un río separa la región en disputa. De un lado habitan pobladores de Chenalhó, que se dicen desposeídos y ahora reclaman con fuego el territorio. Del otro lado los cinco poblados de Aldama. En ambos lados, además del río, ahora hay barricadas formadas con costales de arena y piedras.

Los pobladores de Aldama aseguran que los armados de Chenalhó construyeron las barricadas que están en el otro extremo, con el fin de tener un mejor ángulo de disparo en su contra. Las que están en su municipio, dicen, fueron levantadas para protegerse. Una de ellas está en la escuela Vicente Guerrero, a donde los niños ya no asisten desde que sus paredes fueron blanco de disparos.

Continuar leyendo en Chiapas Paralelo

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.