Una “actividad criminal lucrativa”: la realidad del tráfico de especies silvestres en...

Una “actividad criminal lucrativa”: la realidad del tráfico de especies silvestres en el mundo

Una entrevista con la consultora de seguridad ambiental Jessica Graham para conocer su perspectiva sobre la convergencia de amenazas del tráfico de especies silvestres y el crimen organizado.

Genevieve Belmaker | Mongabay Latam
Traducido por Romina Castagnino

Cuando se trata del mercado de tráfico ilegal de especies silvestres de miles de millones de dólares, los expertos en seguridad observan una “convergencia de amenazas” donde se reúne el tráfico y el crimen organizado. Debido a esa convergencia, el tráfico ilegal de recursos naturales es un riesgo ambiental y una amenaza importante para la seguridad.

El comercio ilegal de especies silvestres incluye una amplia gama de artículos naturales, a menudo relacionados con los bosques, desde animales en peligro de extinción hasta madera exótica y tala ilegal.


Solo 3 países amazónicos permiten el comercio legal de aves: Perú, Guyana y Surinam. En el resto de Sudamérica, está prohibido. Sin embargo, esto no ha detenido el tráfico ilegal de muchas especies en peligro.

Mongabay habló con Jessica Graham, experta en contratos que trabajó en la Interpol, y actual presidenta de JG Global Advisory, una consultora de seguridad ambiental en Washington, D.C.

Mongabay: ¿Por qué el tráfico de especies silvestres se ha convertido en una amenaza para la seguridad mundial?

Jessica Graham: El tráfico de especies silvestres es una actividad criminal lucrativa. Por ejemplo, el cuerno de rinoceronte cuesta más que el oro o la cocaína en el mercado negro de los países de destino en el sudeste y el este de Asia.

También hemos visto evidencia de que grupos armados, como el Ejército de Resistencia del Señor, que opera en África Central, han comercializado marfil debido a su bajo riesgo de detección y su alto potencial de recompensa.

rinoceronte blanco
Un rinoceronte blanco en el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica. / Foto: cortesía Rhett Butler

Al igual que cualquier empresa legítima, los empresarios criminales están buscando obtener una ganancia. Y los productos ilícitos de especies silvestres son, desafortunadamente, rentables. Necesitamos revertir esta ecuación.

Finalmente, los EE.UU. son un importante mercado de consumo de productos de especies silvestres ilegales y legales, en su mayoría reptiles y aves exóticas para el comercio de accesorios y mascotas. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU. emplea a casi 250 agentes especiales y un poco menos de 80 en los puertos estadounidenses, pero lamentablemente no es suficiente para la cantidad de productos ilegales de especies silvestres que se exportan e importan.

¿Dónde encaja la tala ilegal en la ecuación?

La tala ilegal se realiza en gran parte por la industria en una escala masiva que está diezmando los hábitats de especies como los orangutanes en los bosques de Sumatra debido a la extracción de aceite de palma en los campos masivos de palmeras.

Sobre el tema del tráfico de especies silvestres, ¿son las cosas realmente sombrías?

Yo diría que el problema es bastante sombrío, pero hemos vivido esto en el pasado y hemos logrado revertir las tendencias de la caza furtiva a través de soluciones innovadoras y esfuerzos de conservación basados ​​en la comunidad. Hay destellos de esperanza.

Por ejemplo, a pesar de haber estado En Peligro Crítico, las poblaciones de tigres en su hábitat natural, por primera vez en 100 años, están aumentando. Las comunidades de conservación y de cumplimiento de la ley han dado pasos para revertir las tendencias de caza furtiva en ciertos parques en los últimos años.

Como comunidad internacional, tenemos muy pocos casos exitosos que podamos señalar en lo que respecta al objetivo final: reducir o eliminar la caza furtiva y el tráfico de especies silvestres y el aumento de poblaciones de especies específicas. Debemos actuar ahora, la urgencia es actuar ahora para poner fin al comercio ilegal de especies silvestres porque son recursos finitos y no tenemos el lujo del tiempo.

¿Hay alguna historia de éxito notable en la lucha contra el tráfico?

Nepal ha tenido la caza furtiva casi en cero en sus áreas protegidas, pero esto se debe en gran parte a su militarización, que es motivo de preocupación para muchos. Equipar y reemplazar a los guardaparques y otros agentes de policía con militares es algo peligroso.

Además, las comunidades y el cumplimiento de la ley desempeñan un papel fundamental para poner fin al problema de la caza furtiva a nivel local y al problema del tráfico a través de las fronteras.

Elefante africano. Foto: Rhett A. Butler / Mongabay
Elefante africano. / Foto: cortesía Rhett A. Butler; Mongabay

Luego está Botswana. Es el hogar de la mayor población de elefantes africanos de la sabana y en setiembre del 2018 cazaron a casi 90 elefantes.

En los últimos años, se pensaba que Botswana era una historia exitosa por asegurar sus fronteras contra los cazadores furtivos, pero ahora estamos viendo que este país tiene desafíos con la caza furtiva, que supongo que podrían provenir del “efecto globo” o posiblemente porque el gobierno tomó la decisión de desarmar a los guardabosques del parque a principios de este año.

¿Cuáles son algunos de los problemas con la verificabilidad limitada de los datos de incautación?

Los datos del comercio de especies silvestres de las incautaciones deben ser específicos, fiables y verificables. Muchos países difieren en el seguimiento y la notificación de decomisos específicos de especies silvestres.

Hay una falta de controles adecuados y verificables, y mientras existe la CITES, el acuerdo internacional entre los gobiernos para regular el comercio internacional, los países se adhieren voluntariamente, lo que prevé un cumplimiento limitado por parte de la CITES y un amplio y variado espectro de participación por parte de los Estados miembros.


Con el conflicto fronterizo entre Guatemala y Belice de fondo, funcionarios públicos, campesinos y personas de origen asiático conspiran para traficar guacamayas rojas y tablones de rosul.

A diferencia del tráfico de drogas, donde una incautación es claramente ilegal si se trata de cocaína o marihuana, por ejemplo, el comercio de especies silvestres no es tan claro para la policía. El marfil puede ser comercializado dentro de las fronteras de un país legalmente, pero a nivel internacional si está fechado después de 1989, es ilegal comerciar a través de las fronteras nacionales. Para el cumplimiento de la ley, esto plantea una capa adicional de complejidad para imponer y capturar datos de incautación.

Muchos funcionarios de aduanas y fronteras pueden ver un trozo de escama de pangolín, por ejemplo, y si el permiso (falso) de la CITES establece que es otra cosa y que es legal, entonces pasa por la frontera o el puerto.

Una incautación es una evidencia o indicador. Por ejemplo, un aumento en las incautaciones de marfil no significa necesariamente que las autoridades policiales y de aduanas estén aumentando su papel en la realización de incautaciones; posiblemente podría significar que más productos ilegales están inundando los puertos debido a un aumento de la caza furtiva y el consumo, entre otras razones.

Los datos son muy importantes para identificar las tendencias en la caza furtiva, la disminución de las poblaciones de especies, y el impacto que puede tener el cumplimiento de la ley para ayudar a reducir el tráfico, así como para informar a los legisladores y su cumplimiento.

Pero también es de vital importancia tener en cuenta muchos factores al evaluar datos y sacar conclusiones.

Continuar leyendo en Mongabay Latam

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.