Falta información sobre el PIM, la queja en comunidades cercanas al volcán

Falta información sobre el PIM, la queja en comunidades cercanas al volcán

Aunque la consulta ya es este fin de semana, el gobierno federal no ha hablado del gasoducto Morelos que atraviesa una zona de riesgo volcánico

Foro en Calpan sobre el Proyecto Integral Morelos. Foto: Aranzazú Ayala Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Apenas quince días pasaron desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador abordó en su conferencia mañanera el tema de la termoeléctrica en Huexca, Morelos, que forma parte del Proyecto Integral Morelos PIM, y ya estamos en la antesala de una polémica consulta ciudadana que definirá el destino del proyecto, con el antecedente del asesinado del activista y comunicador Samir Flores en Amilcingo, Morelos, uno de los principales opositores al proyecto, ocurrido el pasado miércoles.

“Es como si les dijeran que se tienen que casar con una persona que no conocen en dos días. No es suficiente tiempo para conocerla, ni sabes quién es. Es lo mismo lo que nos piden, decidir con tan poco tiempo”: esas fueron las palabras de una vecina de Calpan y el sentir general de las personas que habitan la zona afectada, durante un foro organizado por científicos y sociedad civil para dar a conocer los impactos del gasoducto Morelos en zona de alto riesgo volcánico en el estado de Puebla.

Ante la falta de difusión respecto del gasoducto de 140 kilómetros que atraviesa Tlaxcala y 15 municipios de Puebla, que serviría para transportar gas natural a la termoeléctrica de Huexca, el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) organizó este jueves un foro informativo en los municipios de Calpan y Nealtican, para acercar a la población los resultados de investigaciones y análisis de expertos en geofísica de la UNAM, científicos de la BUAP e investigadores en ciencias sociales.

El primer foro fue en el mercado municipal de Calpan, municipio en las faldas del volcán Popocatépetl, seguido de otro en Nealtican. Aunque al primer evento se tenía contemplada la participación de algún representante del gobierno, ya fuera de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o de la Secretaría de Energía (SENER), no hubo ninguna ponencia. Casi al final anunciaron la presencia de dos representantes del gobierno federal, pero no hicieron uso del micrófono.

Entre los ponentes estuvieron investigadores del Centro de Geociencias de la UNAM, así como de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), la BUAP, el Cupreder y la abogada Patricia Montaño.

En las ponencias se explicó la lucha contra la termoeléctrica que disminuiría el cauce del río Cuautla y contaminaría las aguas de regreso. Uno de los científicos dijo, contrario a lo que ha afirmado el gobierno federal, que la termoeléctrica no se puede alimentar con aguas residuales pues las turbinas necesitan agua limpia para funcionar correctamente.

Alejandra López del Cupreder explicó que gracias a un extenso trabajo de campo para conocer realmente dónde están enterrados los tubos del gasoducto, apoyados por pobladores, lograron hacer un mapa.

Con esa investigación confirmaron que la obra pasa en una zona de alto riesgo por la actividad del volcán y no sólo eso, sino que toda la parte sur del Popocatépetl es propensa a deslaves. Además el gasoducto incentivaría el desarrollo industrial en una zona con riesgo por la actividad del volcán, provocando el incremento en la densidad de población en un área vulnerable a daños por el Popocatépetl y su actividad sísmica.

La obra también viola el artículo 7 de la Ley General de Protección Civil fracción VII, que determina como obligación del Ejecutivo Federal “vigilar, mediante las dependencias y entidades competentes y conforme a las disposiciones legales aplicables, que no se autoricen centros de población en zonas de riesgo y, de ser el caso, se notifique a las autoridades competentes para que proceda a su desalojo, así como al deslinde de las responsabilidades en las que incurren por la omisión y complacencia ante dichas irregularidades.”

Aunque los activistas del Frente de Pueblos Morelos, Puebla y Tlaxcala pidieron la cancelación de la consulta e interpusieron un amparo contra la misma, hay quienes creen que la consulta, siempre y cuando sea de buena fe, previa e informada, puede usarse como una herramienta para externar el rechazo al proyecto.

Actualmente el PIM no sólo está detenido por el campamento de Apatlaco en Morelos, sino por un amparo interpuesto por cuatro comunidades del Valle de Atlixco, que son San Jerónimo Calera, Santa Lucía Cosamaloapan, San Isidro Huilotepec y San José El Recreo.

La lucha legal de estas poblaciones rindió frutos y la sentencia definitiva se emitió en noviembre del año pasado, cuando se determinó que se había violado el derecho a la consulta previa, libre e informada. Pese a que las empresas constructoras del gasoducto interpusieron un recurso, este fue desechado por el juez encargado del caso, por lo que estas cuatro comunidades tendrán además su propio proceso de consulta.

Lo que tienes que saber sobre la consulta

La consulta ciudadana para decidir si el Proyecto Integral Morelos (PIM) se lleva a cabo o se cancela se realizará por el gobierno federal durante 23 y 24 de febrero.

A diferencia de otras consultas, esta se hará sólo en los municipios afectados por el trazo del PIM, que incluye una termoeléctrica en Huexca, Morelos, y un gasoducto que pasa por Tlaxcala y la zona de alto riesgo volcánico de Puebla.

Los municipios donde se hará en Puebla son Atlixco, San Pedro Cholula, Huejotzingo, Santa Clara Ocoyucan, Huaquechula Juan C. Bonilla, Tochimilco, Calpan, Atzitzihuacan, Nealtican, Santa Isabel Cholula, Tlaltenango, San Jerónimo Tecuanipan, Cohuecan y Acteopan. Para consultar la ubicación exacta de las casillas, que serán colocadas en la cabecera municipal y dos comunidades más, pueden revisar este enlace.

En Puebla concretamente pasa el gasoducto Morelos, que enfrenta al menos seis años de oposición porque atraviesa una zona de alto riesgo volcánico. El trazo exacto del gasoducto es información que las autoridades han reservado.

Durante el gobierno de Rafael Moreno Valle, hubo tres presos políticos de la oposición en Puebla y una constante represión a pobladores, incluidas radios comunitarias que hablaban del tema.

Los argumentos del gobierno federal a favor del proyecto

El gobierno federal reunió toda la información de la termoeléctrica en el sitio “Ejercicio participativo del Proyecto Integral Morelos, Termoeléctica Huexca”, sin embargo en las asambleas y difusión del proyecto no ha hablado del gasoducto ni ha mencionado el riesgo volcánico. Sólo menciona al gasoducto y la red de distribución en la presentación que publicó en línea.

Los principales argumentos del gobierno federal para ejecutar el PIM es que Morelos importa toda la energía que consume, y eso genera pérdidas millonarias a la Comisión Federal de Electricidad (CFE); si se hace, el PIM generaría toda la energía que necesita el estado.

Las problemáticas que identifican las autoridades son la falta de conexión de 140 metros por el plantón en Apatlaco, así como la suspensión de la obra por seis amparos y la falta de permisos de Conagua derivada de los mismos.

En cuanto a la problemática social, el gobierno federal asegura que los argumentos de los opositores están basados en información errónea o de carácter político, y son la construcción del PIM en zona sísmica, el impacto ambiental y la falta de agua en el río Cuautla que según ellos sólo afectaría el riego de parcelas en 32 ejidos y 12 propiedades.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.