Óscar López Hernández

El pasado 14 de febrero despedíamos a una persona inestimable en la escena cultural local. Fallecía Óscar López Hernández y con él se marchaba un gran relator y un compañero de muchos de los acontecimientos más importantes de las últimas décadas en la ciudad. El consenso en admitir esto ha sido unánime… menos por aquellos a quienes Óscar había señalado como responsables de la banal deriva institucional que en años recientes había tomado el arte en Puebla. Óscar entendió y defendió la cultura no sólo como un lugar de gozo y entretenimiento sino de debate, discusión y experimentación independiente. Así lo manifestó en este texto que reproducimos aquí a modo de homenaje y complicidad desde Klastos. El 29 de agosto de 2014, en las «II Jornadas Puebla: Ciudad, Capital y Cultura», Elizabeth Flores, Luis Calvo y Óscar presentaban el proyecto Estudios Abiertos. Óscar redactó este texto que representa, leído hoy, una percepción certera y una denuncia de la dinámica de compadrazgo espectacular que estaban tomando las instituciones públicas culturales en Puebla. Se presentó sin título y éste es sugerencia nuestra.

***

Agradecemos la invitación para participar en este foro que consideramos de vital importancia en las condiciones que atraviesa el quehacer cultural de la ciudad en los últimos años. Me toca abordar la relación con las instituciones dedicadas a la promoción de la cultura. Nuestros comentarios no tienen un sustento académico, no es nuestra función. Además, habrá que agregar el agravante de que las instituciones tanto gubernamentales como instituciones de educación superior, pocos datos ofrecen al respecto y podríamos arriesgar el comentario de que carecen de un proyecto en esta materia: limitan su acción a la pasarela mediática. Cada trienio y sexenio, los gobiernos municipal y estatal a través del IMACP y el ahora CECAP informan de grandes líneas de acción que exhiben falta de seguimiento en los programas de acciones anteriores; desinterés por dar continuidad a los programas que tuvieron eco social. Es decir, exaltan visualmente lo espectacular de sus propuestas, sin preocuparse porque una vez concluido su periodo de gobierno éstas tengan continuidad. Al contrario, ponen en evidencia su desinterés por la formación de públicos.

Por otra parte, quienes encabezan dichas instituciones se limitan a difundir formas expresivas ya probadas, a veces pretenciosas, discriminando la producción y formación de los artistas locales; elaboran programas generalmente espectaculares con pretensiones colonizadoras en lugar de fomentar y promover a sus productores de bienes culturales y estéticos. Las instituciones gubernamentales de cultura, generalmente siguen funcionando bajo los obsoletos esquemas del paternalismo y el compadrismo. Pueden lo mismo programar a artistas de renombre, o de altas ventas, lo mismo que diletantes amigos o familiares de los funcionarios. El paternalismo de las instituciones sigue siendo notable, porque adoptan formas expresivas que muchas veces repiten estilos, propuestas vistas en bienales. Aunque habrá que decir, que de esta práctica no están exentos algunos artistas locales.

Las actuales políticas gubernamentales en materia de cultura carecen de un proyecto de nación, siguen ofreciendo espectáculo por cultura. Responden a prácticas para salvar el puesto, por una parte, pero también las artes siguen siendo vistas como objetos decorativos. No alcanzan a ver el cuestionamiento que realizan muchos artistas mediante obras con soporte tradicional o contemporáneo que cuestionan la realidad que padecemos. Estas políticas buscan un efectismo en lugar de la crítica.

El paternalismo institucionalizado proviene de la ignorancia galopante, que como dije, busca efectismo, aparecer en la foto, el gatopardismo cultural. Muestra de la ignorancia son los cuatro proyectos de museos con los que esta administración pretende lucrar en beneficio de su imagen política: Museo Internacional del Barroco, el de piezas de arte sacro de Catedral,  Museo de la Música (franquicia del de Viena de reciente creación) y el Museo del Ejército. Estos proyectos en contraparte al abandono al Museo-taller Erasto Cortés, la fototeca Juan Crisóstomo Méndez, la Galería de Arte Contemporáneo (convertida en galerón para atender el canje de placas), entre otros.

Entre las deficiencias gubernamentales, también encontramos que en lugar de fomentar, como debería ser su labor, y propiciar el desarrollo de los artistas locales, una vez que aparece algún proyecto independiente que escapa de su vista, pretende cooptarlo. Sin embargo, no para apropiarse de él y desarrollarlo, sino para extinguirlo. Muchos proyectos independientes han sufrido esta carga.

Las universidades, públicas y privadas, comparten algunos de estos rasgos mencionados. Habría que señalar que la universidad pública, la BUAP, debería obedecer a su naturaleza misma. En el rectorado anterior en la galería del CCU, a la par que inauguraban alguna exposición, por ejemplo, de Romero Brito, edecanes de amplia sonrisa repartían tarjetas para invitar a posibles clientes a que compraran obras, con la cobertura que da la universidad de actividad cultural que escondía un probable jugoso negocio.

El ex-rector de la BUAP, Enrique Agüera, y el ex-gobernador de Puebla, Mario Marín, en la inauguración de la exposición Los colores de la esperanza, del artista Romero Britto, en la galería de arte del Complejo Cultural Universitario de la BUAP. Imagen tomada de: https://www.todopuebla.com/social_events/social/1283/C-0

Frente a este y otros aspectos, ESTUDIOS ABIERTOS  se inserta en este contexto sobre la idea de que para fomentar un mercado y visualización de los bienes culturales y el trabajo de nuestros artistas, no podemos repetir esquemas de otros lugares, por ejemplo, como Oaxaca, sino que partimos de lo que existe, de lo viable, lo posible. Independientemente de que pudieran existir más galerías privadas, ESTUDIOS ABIERTOS propone contribuir a la creación de este mercado desde los artistas y con los artistas, que exhiban y vendan desde sus estudios, tanto a coleccionistas, instituciones, como al público de a pie, que tenga la posibilidad de comprar una pieza de acuerdo a sus posibilidades económicas. Que conozca a sus artistas, como sucede en otros estados, y pueda entablar un diálogo sobre los procesos creativos. ESTUDIOS ABIERTOS no cierra la posibilidad de entablar acuerdos con instituciones públicas o privadas, partimos de que los funcionarios van y vienen, pero los artistas aquí siguen produciendo.

Mapa del proyecto Estudios Abiertos, en su edición de 2012. Imagen tomada de: http://estudiospueblacholula.blogspot.com/p/mapas.html

Quizás ahora quieras leer: «¡Más democracia! Los beneficios políticos del disenso» (anterior) | «Puebla está embarrocada» (siguiente)

Klastos es un suplemento de investigación y crítica cultural en Puebla publicado en colaboración con Lado B. CONSEJO EDITORIAL: Mely Arellano | Ernesto Aroche | Emilia Ismael | Alberto López Cuenca | Gabriela Méndez Cota | Leandro Rodríguez | Gabriel Wolfson. COMITÉ DE REDACCIÓN Renato Bermúdez | Alma Cardoso | Alberto López Cuenca | Tania Valdovinos. Email: revistaklastos@gmail.com

3 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.