Discuten despenalizar aborto en Ecuador

Discuten despenalizar aborto en Ecuador

Cimac noticias
Imagen relacionada
Marcha en América Latina. / Foto tomada de Wikimedia Commons

La Asamblea de Ecuador comenzó el debate para despenalizar el aborto como parte de un paquete de reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP), que también contemplan la lucha contra la corrupción y el uso del cannabis para uso terapéutico. El proyecto sobre aborto fue el que generó más polémica en el país.

En Ecuador, el COIP vigente permite el aborto por dos causas: si la vida de la mujer está en peligro o si fue producto de una violación sexual a una mujer con discapacidad. Ahora la Comisión de Justicia discute la posibilidad de ampliar las causales de aborto legal.

Feministas y organizaciones internacionales pidieron incluir en el artículo 150 del Código el derecho al aborto por violación en general, no solo en caso de mujeres con discapacidad. El diario “El Comercio” citó a la delegada de ONU Mujeres en Ecuador, Bibiana Aído Almagro, quien dijo que la actual ley ni siquiera responde al 1 por ciento del problema.

En febrero de 2015 el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) exhortó a Ecuador a despenalizar el aborto en casos de violación, incesto y malformaciones graves del feto.

En la Asamblea la propuesta de la Mesa de Justicia es despenalizar el aborto en caso de que el embarazo sea producto de incesto, estupro (que un mayor de edad tenga relaciones sexuales con una niña o adolescente menor de 18 años), o inseminación no consentida. Además, si existiera una grave malformación del feto que haga inviable su vida.

Las y los diputados invitaron al debate a varias personas a favor y en contra de la iniciativa. La representante del grupo Rescate Escolar, Sybel Martínez, expuso que Ecuador es el país con el índice más alto de embarazo adolescente en América Latina, por lo tanto respaldó la despenalización del aborto.

La delegada de Mujeres con Voz, Bernarda Ordóñez, planteó que la defensa de la vida no puede convertirse en una herramienta para obligar a una mujer a mantener un embarazo producto de una violación. En cambio, Martha Villafuerte, de la Red Familiar de Guayaquil, demandó “respetar la vida desde su concepción” y una “ley que blinde y proteja la familia.”

En las barras altas de la Asamblea Nacional y en las exteriores del edificio, simpatizantes pro vida y pro aborto mostraron sus pañuelos azules y verdes, respectivamente. La corriente pro vida tiene un fuerte respaldo de la iglesia católica en Ecuador, que se opone a cualquier ampliación de las causales de aborto.

Por su parte, la presidenta de la Mesa de Justicia de la Asamblea, Marcela Aguiñaga, argumentó que la reforma tomó en cuenta las recomendaciones de comités de derechos humanos como CEDAW y Unicef, y destacó que “la finalidad es evitar la revictimización y reducir el índice de mortalidad de quienes han sido víctimas de violación”.

Las organizaciones a favor de los derechos reproductivos de las mujeres lanzaron una campaña en Twitter bajo el hashtag #Déjamedecidir para exigir que se deje de obligar a niñas y mujeres víctimas de violencia sexual a continuar embarazos no deseados. El aborto por violación sería “un mínimo para las mujeres ecuatorianas”, escribió  la organización feminista Surkuna.

La presidenta de la Asamblea Nacional, Elizabeth Cabezas, dijo a la emisora Pública FM que espera que el pleno apruebe las reformas al COIP en los primeros cinco meses del año.

 

*Foto de portada tomada del Twitter #AbortoLibreEc

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.