A Óscar Sandoval lo secuestraron a la vista de todos, pero nadie...

A Óscar Sandoval lo secuestraron a la vista de todos, pero nadie sabe nada

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Óscar Sandoval Pérez bajó de su taxi a comprar unos tornillos para fijar su radio que estaba flojo. Eran las dos y media de la tarde del miércoles dos de enero en la Calzada Zaragoza, una de las avenidas más transitadas del norte de la ciudad de Puebla, cuando hombres armados dentro de una camioneta blanca con vidrios polarizados impactaron a un taxi que estaba detrás, lanzaron disparos y se llevaron a Óscar.

Casi tres semanas después no hay ni una pista de lo que pasó con Óscar.

Elizabeth y Gabriela, hermana y esposa del taxista, han pasado estas semanas en la incertidumbre, enfrentándose a las omisiones y falta de voluntad de la Fiscalía General del Estado (FGE) para encontrar a Óscar.

El secuestro fue denunciado pocas horas después de que decenas de personas reportaran en redes sociales y en medios la balacera y el “levantón” del taxista en hora pico y en una zona concurrida. Sin embargo, la familia ha tenido que hacer la labor de búsqueda por su cuenta, pues las autoridades se han demorado en pedir y revisar los videos de las cámaras de seguridad de la zona, en las que podrían encontrar las placas de la camioneta y rastrearla.

Al principio la familia de Óscar fue atendida por Luis Galán Ruiz, titular de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), quien les dijo que unidades policiacas habían seguido a la camioneta blanca que se llevó al taxista. De hecho, en algunas imágenes se ve la patrulla P-233 del Garep (Grupo de Atención y Reacción Estratégica Policial) de la Policía detrás de la camioneta, pero la FGE no ha dado seguimiento ni ha confirmado o proporcionado mayor información.

A la fecha, tampoco se ha emitido la alerta de búsqueda a nivel nacional.

La FGE dijo que se ampliaron diligencias, incluidos análisis de más videos de cámaras de seguridad y que se han reunido con la familia. Aunque la esposa de Óscar asegura que es ella quien tiene que buscar constantemente a las autoridades para saber si hay avances o novedades en la investigación.

Óscar trabajaba en Central Esmeralda, cuya encargada se acercó a Gaby para imprimir tres mil volantes que repartieron entre sus unidades de otros municipios, pero después quitaron los avisos bajo el argumento de que la FGE les había dicho que sólo ellos podían hacer la búsqueda y difundir la imagen.

La familia del taxista pide que no se crean los rumores que publicaron algunos medios donde se decía que el secuestro había sido porque Óscar estaba involucrado en una violación. «Ya  checaron y no hay reportes de nada, está limpio, de hecho el medio ya se retractó pero mientras, el daño ya está hecho. Yo siento que eso lo están sacando porque normalmente si es una persona buena, se dice búsquenlo, pero si no la gente dice ah, pues porque era tal cosa le pasó eso. Él todos los días llevaba gasto a la casa, se dedicaba a trabajar, llevo 16 años con él y nunca faltó a dormir a la casa”, dijo Gabriela.

Ilustración: Diego Santos
Más secuestros

El Observatorio Ciudadano del Instituto de Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim), parte de la Red Nacional de Observatorios, indica que de enero a noviembre de 2018 Puebla fue el lugar 12 a nivel nacional en el delito de secuestro con un índice de 0.67 secuestros por cada cien mil habitantes, apenas por debajo de la media nacional de 0.71.

El análisis también arroja que por regiones dentro de la entidad, la del Valle Serdán, que se incluye en la zona conocida como Triángulo rojo y el área de Ciudad Serdán tienen la tasa más alta de secuestros con 5.2 denuncias por cada cien mil habitantes.

Aunque todavía no hay cifras de este año, los datos oficiales actualizados del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sensp) de enero a noviembre de 2018, dan cuenta de que hubo una denuncia por secuestro cada ocho días en el estado de Puebla. Es decir, que al menos cada ocho días han secuestrado a una persona, esto sin tomar en cuenta la cifra negra de los ilícitos que no se denuncian que van del 95% al 98% de los casos.

Si se toman en cuenta las Carpetas de Investigación, desde 2014 ha ido en aumento la cifra de denuncias por secuestro. En 2014 se hacía una denuncia cada 11 días y una hora, cifra que se mantuvo en 2015 y disminuyó a 11 días 10 horas en 2016 y a 10 días 10 horas en 2017, lo que se traduce en la ejecución de secuestros con mayor frecuencia.

El secuestro es un delito que ha repuntado en la entidad desde el año pasado, después de haber mantenido una tendencia a la baja desde 2011.

Los datos del Sesnsp revelan que en 2015 Puebla estaba en séptimo lugar nacional en el delito de secuestro con 33 casos, y en 2017 bajó al noveno lugar con 32 registros. Para 2017 el estado quedó en décimo lugar con 35 casos, pero para 2018, tan solo de enero a noviembre, las cifras escalaron y Puebla llegó al quinto lugar nacional con 43 casos de secuestro, sólo por debajo del Estado de México, Veracruz, Tamaulipas y Guerrero.

Para el Igavim el delito ha aumentado de manera notable desde 2011 cuando se registraron 63 denuncias por secuestro: “Aunque los registros son menores en el 2018 en comparación con el 2011 no deja de ser preocupante y alarmante, lo que exhibe a la entidad como vulnerable”, dice el Observatorio.

*Foto de portada tomada de PxHere

Periodista en constante formación, interesada en cobertura de Derechos Humanos y movimientos sociales. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.