Mente revólver y Tormentero: el despreciado séptimo arte nacional, parte II

Mente revólver y Tormentero: el despreciado séptimo arte nacional, parte II

cine
Foto tomada de Youtube
Jaime López

Si la comunidad cinéfila mexicana tiene la posibilidad de visitar las diferentes plataformas digitales existentes en la actualidad (por ejemplo, Amazon), o de revisar minuciosamente la cartelera de las cadenas comerciales, en donde esporádicamente se proyectan obras orquestadas por directores de culto, se encontrará con dos títulos de gran calidad argumental: Mente revólver y Tormentero.

Ambas echan mano de episodios de la historia nacional para abordar problemáticas contemporáneas que, desafortunadamente, ya forman parte de la nueva identidad tricolor: la venta ilegal de armas, la incursión forzada en el crimen organizado o el abuso de los recursos naturales a causa de la fiebre por el petróleo.

Mente revólver se trata del largometraje debut de Alejandro Ramírez Corona, mismo que compitió en la más reciente edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Plantea una pregunta interesante: ¿qué hubiera ocurrido con Mario Aburto, el asesino confeso de Luis Donaldo Colosio, si lo hubieran liberado 20 años después de su encarcelamiento?

La peculiar interrogante sirve de pretexto para ahondar en las trágicas circunstancias de tres personajes: el ya mencionado Aburto, una indigente estadounidense que ingresa a México tras hallar e intentar vender un revólver, así como un atormentado músico versátil que, de la noche a la mañana, se convierte en sicario de un grupo narcotraficante.

Un tríptico de decadencia y miseria humanas, así podría definirse en breves palabras la ópera prima de Ramírez Corona, que tiene como primera virtud apartarse del habitual espacio geográfico de la violencia fílmica nacional (pues se sitúa en Tijuana); quizá como una manera de exhibir la manera en que dicho mal se ha apoderado de todo el país.

Por otro lado, Baltimore Beltrán (quien personifica a Mario Aburto), así como Hoze Meléndez y Bella Merlin, entregan actuaciones de primer nivel, sin estridencias innecesarias y utilizando sus miradas como herramienta principal para transmitir emociones o estados de ánimo.

Igualmente, la manera en que el director plasma las secuencias de violencia es sumamente oportuna, pues el movimiento de cámara otorga esa idea de frenesí o cumulo de adrenalina, tanto como de despersonalización.

Quizá la única falla de dicho filme radica en el destino final de uno de sus personajes.

Pasando a Tormentero, estamos ante un documento de gran valía visual y poca complacencia narrativa, elementos que han caracterizado el legado artístico de su realizador: Rubén Imaz.

Básicamente, dicha película centra su atención en un pescador de camarones que ha descubierto un pozo petrolero, convirtiéndose en un héroe de su comunidad pero solo de manera efímera, ya que su inesperado hallazgo será eclipsado por el paso del tiempo y otros intereses mezquinos.

Así, la anterior descripción es plasmada por Imaz mediante secuencias complejas y de gran onirismo visual, en donde infierno y paraíso se funden al unísono. Por ello, los espectadores deben hacer lo necesario para poder separar la realidad de las pesadillas padecidas por el protagonista.

Es decir, Tormentero no ofrece una línea de tiempo o acciones sujetas a las convenciones del séptimo arte comercial, sino que exige a la audiencia una participación más activa, así como una experiencia más allá de lo estético, una que también se sumerja en la intelectualidad.

Memorias fragmentadas, paredes que exudan un líquido viscoso muy parecido al “oro negro” (petróleo) y un hombre obsesionado con degustar los tesoros ofrecidos por la Madre Tierra, son algunas de las atractivas secuencias que se pueden observar (no sé si disfrutar) en el nuevo legado visual de Imaz, responsable de comandar Epitafio y Cefalópodo.

Aunado a lo anterior, Tormentero también resulta el pretexto adecuado para seguir atestiguando la capacidad histriónica de José Carlos Ruiz, el veterano actor que hace poco sorprendió a propios y extraños con su interpretación en Almacenados.

En consecuencia, las obras en cuestión representan dos nuevas pruebas del gran momento que vive el cine nacional, tanto a nivel técnico como argumental o conceptual. Lo cual, lamentablemente, no les interesa a los conocidos complejos comerciales del país, ensimismados en estrenar aquello que incremente sus ingresos y no su prestigio.

Lástima, Roma ya les está dando un escarmiento de que las reglas de la industria y la demanda están cambiando. Esas cadenas comerciales se están autoexcluyendo de la verbena con premios en la que se está convirtiendo la industria del cine patrio.
*Foto de portada tomada de Youtube

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.