¡Leprechaun vuelve! “Syfy en la cúspide del horror”

¡Leprechaun vuelve! “Syfy en la cúspide del horror”

Foto tomada de Youtube
Héctor Jesús Cristino Lucas

Precaución. Artículo sólo para cinemaniacos.

¡Por supuesto! Si la 20th Century Fox pudo traernos una nueva –pero abominable– película del Predator más famoso de la galaxia y la Blumhouse Productions consiguió revivir el clásico de John Carpenter, Halloween, con todo y su Michael Myers 40 años después… ¿acaso no puede hacerlo el retorcido y simpático Leprechaun de la saga de los 90?

¡Oh sí! Suena a mentira, pero está sucediendo. El duende maldito; ese malnacido y perverso duende –el más famoso de la historia porque yo lo digo– regresa. Pero NO a manera de remake, porque eso ya es bastante anticuado… sino como una secuela directa del clásico de 1993. ¡Como secuela directa! Y sí. ¡Del clásico de 1993!

Si eres un fanático acérrimo –uno de verdad, quiero decir–, de este tipo de películas que hacen enfurecer a profesores de cine con refinada maestría en películas de Luis Buñuel, deberías cerrar el porno de enanos un momento y buscar tu empolvada colección de filmes de Leprechaun para volver a verlas como si no hubiera un maldito mañana.

Porque no sé ustedes, pero yo siempre amé Leprechaun. La primera película, al menos. Era una rareza de fina categoría que sólo podría haber alcanzado su memorable estatus de culto dentro de la ya incomprendida Serie B… pero no fue así. Lejos de tan reducidos límites, esta película se volvió un referente inmediato que aún persiste en el imaginario colectivo de la cultura pop.

Admitámoslo. Lo tenía absolutamente todo: desde el emblemático actor británico Warwick Ashley Davis haciendo del duende maldito –un actor de renombre que ya había participado en grandes producciones como Willow (1988) de Ron Howard y en la épica conclusión de Star Wars: The Return of the Jedi (1983) como un Ewok–, hasta una de las primeras apariciones de la mismísima protagonista de Friends: Jennifer Anniston.

Leprechaun es como un estandarte del cine de culto. Sí, de baja categoría. Y sí, de Serie B. Pero no una del montón. Era una Serie B, digamos… “bien producida”. Detrás estaba la casa Lionsgate/Trimark Productions y mentes tan brillantes en este tipo de cintas como el guionista y cineasta Mark Jones que, de hecho, sigue realizando exquisiteces tan estrambóticas como por ejemplo Triloquist (2008), sobre un muñeco ventrílocuo poseído.

Y hablo en serio. Sé que cualquiera que no se considere un verdadero cinemaniaco –uno verdadero; con elegancia caballeros– debe estar riéndose ante el pobre leprechaun y Mark Jones. Pero no lo entienden. Este duende fue una especie de Pennywise –aunque de baja categoría– que traumatizó a muchos en nuestra generación. No es broma.

Piénsalo bien. No era como estar viendo a un duende malévolo haciendo trucos de magia. Era más como ver a un enano pervertido vestido de duende, quien lo único que quería era toquetear y perseguir a la inocente Jennifer Anniston a toda costa. ¿Acaso hay algo más terrorífico que esto? ¡¿LO HAY?!

Bueno… sí. Tal vez lo haya.

Resulta que la reconocida cadena de televisión Syfy dedicada a la emisión de series y películas de horror fantástico le puso el ojo a esta franquicia y pretende sorprendernos con una secuela directa del clásico de Mark Jones.

La última vez que vi una película de ese canal fue esta semana. Transmitieron una peculiar cinta de horror que se tradujo a nuestro idioma como Animales Zombies (2016) –ZOO-MBIES en inglés– donde el clásico virus reanima-cadáveres, de George A. Romero, afecta esta vez a los animales de un zoológico.

Sí, ya lo sé. Sé cómo suena. Pero Syfy no es el tipo de canal que yo me atrevería a juzgar tan pronto. Se los juro. Más bien alentaría a los curiosos a que buscaran alguna de esas rarezas producidas por ellos y se aventuraran a mirarla de principio a fin. Siempre es una locura.

Entre su programación puedes hallar sorpresas más surrealistas que las propias cintas de David Lynch.

Y, aunque parezca raro, Syfy tiene lo suyo. De hecho, la franquicia que más ha destacado entre sus producciones es nada menos que Sharknado. La saga de serie B por excelencia en nuestro siglo.

Leer | 7 Películas de tiburones que iniciaron el hilarante Shark Exploitation

Pero lo que más me sorprende no es que se le haya ocurrido crear secuelas interminables de su mayor éxito –una cada vez más hilarante que la anterior–, sino querer involucrarse directa o indirectamente con algunos clásicos memorables del cine fantástico.

Por ejemplo, en 2016 obtuvieron los derechos de parte de Metro Goldwyn Mayer para ser los productores ejecutivos detrás de Jeepers Creepers 3. Tras varios años de espera por problemas legales, el director original de esta franquicia, Victor Salva, obtuvo una nueva oportunidad de parte de Syfy para crear su tan prometida tercera entrega.

Por supuesto, fue la peor de todas, pero al menos los fanáticos saciaron sus ganas de ver una conclusión detrás de este personaje.

Y no sólo eso. Este año volvieron a involucrarse en una secuela que todo el mundo esperaba desde los años 90. Nada menos que del clásico de tiburones de Warner Bros, Deep Blue Sea (1999), que dirijo Reny Harlin y que protagonizó el elenco de súper estrellas que iban desde Thomas Jane, Saffron Burrows, hasta el mismísimo Samuel L. Jackson.

Esta secuela, en cambio, fue dirigida por el poco conocido Darin Scott y protagonizada por unos imperceptibles Rob Mayes y Michael Beach. De hecho, la única famosa del elenco a la que usaron como gancho publicitario fue la actriz y cantante estadounidense Danielle Savre.

Como podemos darnos cuenta, el ahora mítico canal de televisión Syfy ha estado cazando algunos guiones inconclusos de grandes producciones. Y nos han otorgado a su manera: no remakes, no reboots. Y lo mejor: no precuelas, sino secuelas directas. Y eso es lo que más me sorprende.

De MGM, Jeepers Creepers pasó a Syfy. De Warner Bros, Deep Blue Seapasó a Syfy. ¡Y ahora de Liongaste, el maldito Leprechaun pasó al chingado Syfy!

Alguien debería decirle a Netflix que cuide sus espaldas.

Aunque esto tampoco es nuevo. Traer al duende pervertido ya se intentó en el 2014 con Leprechaun: Origins de Zach Lipovsky y con producción de nada menos que la WWE. Una especie de reinicio de la saga que si bien tenía algunos elementos interesantes no terminó de convencer a absolutamente nadie. Pero ahora es turno de Syfy.

Lo hicieron público en marzo de este año tras la emisión de un maratón de la franquicia con motivo del Día de San Patricio. Será dirigida esta vez por el cineasta canadiense Steven Kostanski, responsable de la fantástica The Void (2016), y contará con la guionista detrás de la serie de horror y comedia Ash Vs Evil Dead (2015), Suzanne Keilly.

¿El título? Leprechaun Returns. Promete ser una secuela digna del clásico de 1993, y traer de vuelta al actor original de la primera entrega, Mark Olton, repitiendo su mítico papel como Ozzie. Mientras que, el papel del duende, lamentablemente pasará de Warwick Davis al actor con enanismo Linden Porco del film Little Man (2006).

¡Y sí, ya lo sé! No es necesario que me lo repitan. Se trata de un simple e insignificante telefilm barato que pretende revivir una franquicia de culto ya olvidada por todo el mudo. Ni siquiera Jennifer Anniston debe recordarla. Pero no me vengan a joder el día. ¿O acaso el título “Leprechaun Regresa” no es motivo suficiente como para esperarla con ansias?

Estoy consciente de que el clásico de 1993 era absurdo, sus personajes patéticos, y la historia, bueno… ni siquiera tenía historia. ¡Pero ese era el punto! Leprechaun es el tipo de película que hace un espléndido trabajo al no tomarse enserio a sí misma. Es consciente de su naturaleza: nada menos que una suerte de slasherde horror, comedia y fantasía que sólo es apto para verdaderos cinemaniacos con una enorme bolsa de estupefacientes. ¿Por qué no?

¡Dios mío, Syfy! ¡Estás en “la cúspide del horror”!

Sinopsis:

“El leprechaun regresa una vez más. Un grupo de chicas lo despiertan involuntariamente cuando derriba una cabaña para que puedan construir una nueva casa para su hermandad”.

*Foto de portada tomada de Youtube

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.