Chile Visible: personas LGBTI+ que se cuentan a sí mismas

Chile Visible: personas LGBTI+ que se cuentan a sí mismas

Diego Pérez Damasco | Distintas Latitudes

Andrés Valenzuela no es cineasta ni periodista. Se gana la vida como productor digital, pero este 2018 decidió reducir la cantidad de tiempo que dedica al trabajo freelance—y con eso sus ingresos— para cumplir con un sueño que venía gestando con su hermana y su grupo de amigos desde hace al menos dos años: documentar las experiencias cotidianas de personas LGBTI+ en Chile. Un proyecto totalmente autogestionado, impulsado por su pasión, sin una agenda necesariamente activista.

Así nació Chile Visible, una serie documental en la que personas LGBTI+ de todo el espectro de las siglas y de diferentes rangos etarios, cuenta cómo es crecer y vivir en este país suramericano que cuenta con importantes avances en la igualdad, pero que también enfrenta carencias y retos hacia el futuro.

En esta primera temporada, lanzada el 7 de noviembre de este 2018 y disponible en YouTube, 30 personas LGBTI+ relatan sus vivencias de manera individual y, al mismo tiempo, complementaria: las historias se encuentran y se entrelazan.

“Queríamos retratar esas experiencias: cómo reaccionó tu mamá cuando le contaste que eras gay o que eras trans. Estas conversaciones las queríamos hacer accesibles a otras personas, de manera más cotidiana, hablando de las emociones de las personas, de las vivencias”, dijo Valenzuela a Distintas Latitudes.

El proyecto lo lideran Valenzuela y su hermana, Carla Miranda, pero también contó con el apoyo de su esposo y su grupo de amigos. Según Valenzuela, buscaron personas “comunes”, evitaron entrevistar a gente muy conocida, para aterrizar más la temática en la cotidianidad y en la visibilidad de quienes se atreven a vivir fuera del clóset en un país que aún mantiene hostilidades hacia la diversidad sexual.

“Todavía nos siguen matando en este país, personas gays y trans han muerto este año. Parece que en el continente se está poniendo todo más complicado por lo que ha pasado en los últimos meses, pero por lo mismo es necesario levantar la voz más allá del activismo”, comparte Valenzuela.

Justamente en el contexto latinoamericano hay una creciente influencia de grupos contrarios a los derechos de las poblaciones LGBTI+. Ante esto, Chile Visible se plantea como una forma de naturalizar la cotidianidad de las personas sexualmente diversas, más allá de la caricatura que, en opinión de Valenzuela, muchas veces los medios tradicionales presentan.

Las historias

Chile Visible no tiene por objetivo mostrar historias “impactantes” o conmover con las tragedias que sufren las personas LGBTI+. Ni siquiera se proponen educar a las audiencias. Como su nombre lo dice, su propósito es mucho más directo: la visibilidad.

Sin embargo, en el camino el equipo realizador se encontró con realidades chocantes, y desde luego muy diversas.

“Hay una chica que cuando le contó al papá [que era lesbiana], éste le voló los dientes de un golpe en la cara. Y a Shane, una persona no binaria, entre 24 compañeros le apretaron los dedos en la puerta de la escuela, para corregirle. Para mí conocer a Shane desbloqueó una parte de mi cerebro. Como homosexual, con todo lo que estoy metido en la comunidad, nunca me había acercado a la realidad de lo que viven las personas no binarias”, relata Valenzuela.

También hay historias más cercanas. Valenzuela entrevistó a Carla, su propia hermana, quien también es lesbiana. Ella cuenta que le resultó más difícil salir del clóset porque su hermano lo hizo antes. Él siempre creyó que más bien sería al revés.

Más allá de cada respuesta individual, el creador de la serie cree que las entrevistas ayudan a pintar un panorama de lo que es ser LGBTI+ en Chile, y desde luego, la experiencia es distinta según cada contexto.

“Vimos que la discriminación no es pareja para todos. Es distinta si eres gay o lesbiana o mujer trans u hombre trans, según tu estrato socioeconómico, donde vives, la educación. Hay personas a las que entrevisté para las que fue muy fácil. En su colegio los aceptaron, su familia los aceptó, y gente que les hicieron bullying, daño físico, o su misma familia”, detalla Valenzuela.

La producción de la serie también evidencia una importante brecha generacional: mientras que para la gente más joven la experiencia de salir del clóset en general fue más relajada, no consiguieron entrevistar a nadie mayor de 50 años. Una de las entrevistadas de este rango de edad canceló, diciendo que cuando su madre muriera quizás podría conceder la entrevista.

Un proyecto que quiere seguir

Pese a las limitaciones técnicas y a la ausencia de financiamiento, Valenzuela sueña con una segunda temporada de Chile Visible. Actualmente está disponible el primer capítulo de un total de seis que se tienen proyectados para esta temporada.

“Ahí es donde ha sido muy importante el apoyo de mi pareja. De hecho, lo conversamos como familia, porque para yo poder dedicarme a este proyecto sabíamos que le dedicaría menos tiempo a mi trabajo freelance. Y él me dijo que mientras estuviéramos haciendo esto no me preocupara, porque es como nuestro proyecto”, dijo el creador de la serie.

Para la siguiente temporada, Valenzuela espera ir más allá de las entrevistas en un espacio cerrado tipo estudio, e ir a la calle, a donde está la gente, viviendo su cotidianidad.

Pero inclusive con el material con el que ya cuenta, producto de las entrevistas realizadas, el equipo cree que hay suficiente para mucho contenido, inclusive fuera de los seis capítulos contemplados.

Esta experiencia autogestionada, evoca también un sentido de comunidad. Valenzuela investigó, hizo la audición y las entrevistas. Su hermana apoyó con el audio y la edición de sonido. Sus amigos especialistas en comunicación le enseñaron a usar la cámara y las luces. Otros participantes contribuyeron con música original. Un esfuerzo colectivo de personas LGBTI+ para contarse y representarse a sí mismas.

Valenzuela enfatiza esta necesidad de seguir haciendo visible la diversidad sexual, pues en su opinión ninguna persona LGBTI+ es 100% visible: cada vez que se llega a un trabajo nuevo, a un ambiente nuevo, hay que salir del clóset otra vez.

Quizás por tener eso tan claro, un productor digital, su hermana y sus amigos se dieron a la tarea de darle el micrófono a personas que día a día salen del clóset nuevamente en un país que, como muchos otros en América Latina, batalla constantemente entre el avance de los derechos humanos y la oleada conservadora.

*Foto de portada cortesía Chile Visible

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.