Nuestro tiempo, las relaciones de pareja según Reygadas

Nuestro tiempo, las relaciones de pareja según Reygadas

Resultado de imagen para nuestro tiempo reygadas
Foto tomada de La Hoguera
Jaime López

Lo amas o lo odias. No hay medias tintas con el cine de Carlos Reygadas. Así ha sido desde que, el nacido en la capital del país, proyectó su primer largometraje, titulado Japón. Pues así como hubo quienes lo alabaron por arriesgarse a romper algunas de las reglas del cine comercial tradicional, también hubo quienes lo calificaron de pretencioso o de ser un provocador gratuito.

Sucede lo mismo con su nueva película, Nuestro tiempo, la cual retrata la crisis de una pareja de mediana edad que pierde el equilibrio tras verse inmiscuida en un trío emocional, es decir, en una relación que va más allá de cuestiones físicas o corpóreas.

Para ello, el también orquestador de Post Tenebras Lux, hace uso de sus habituales encuadres pausados que se toman el tiempo adecuado para hacer mella en las sensaciones de los espectadores. Solo que ahora los diálogos o voces en off de los protagonistas también son más prolongados o sustanciosos. Ya no se trata únicamente del Reygadas que cincela con las imágenes, en esta ocasión también lo hace con las palabras.

Es ahí donde varios analistas encuentran a Nuestro tiempo como la obra menos lograda del cineasta nacional, pues adolece de la solidez visual percibida en otras de sus producciones.

No obstante, la cinta del afamado ganador del Ariel funciona en otros sentidos, por ejemplo, en no dejar indiferente a quien la vea (o soporte verla completa); o en generar una breve y punzante reflexión sobre las relaciones de pareja, en donde cuestiones como el control, la lealtad y la felicidad resultan conceptos tan abstractos y subjetivos que solo el cine de Reygadas puede materializar a través de sus líricas secuencias.

Ahora bien, Nuestro tiempo carece de un buen nivel interpretativo, ya que el director decide protagonizar su propio argumento, pese a no ser un actor profesional.

Para muchos, eso no sería un problema en virtud de que el imaginario Reygadas se ha caracterizado por emplear a no-actores en sus tramas, pero la esencia de la crítica se fundamenta en la forma en que el ganador de Cannes decidió abordar a su “Juan”, pues éste no está en el mismo tono que el resto del elenco.

Sin embargo, a la hora de evaluar toda la película, eso no es un alto negativo que la opaque, puesto que, en general, se trata de una propuesta interesante y diferente a lo que se nos oferta en las marquesinas comerciales. Y goza de una excelsa fotografía comandada por Diego García, así como de un ritmo intrigante que plantea muchos cuestionamientos y pocas respuestas.

¿Cuál es ese tiempo al que hace referencia Reygadas? El ciclo al que están condenadas todas las parejas del mundo cuando la monotonía se apodera de ellas; cuando los momentos de alegría han sido expulsados de su cosmos.

Asimismo, ¿por qué el controvertido creador tiene una obsesión por mostrar la naturaleza salvaje de algunos animales, como esa escena en donde un toro destripa a una mula? ¿Son simbolismo del estado anímico de sus estelares o de lo que va a acontecer?, o ¿son escenas más simples que solamente sirven para contextualizar la geografía del argumento?

Quizá la intención del realizador –quien describió a su nueva obra como artesanal– solo fue labrar la historia en semejanza al amor: como un ente imperfecto –de hecho, uno de los personajes define así a dicho sentimiento–. Solamente Reygadas sabe toda la verdad respecto a ello.

*Foto de portada tomada de Forbes México

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.