Las canciones que sonaban cuando acabó tu serie favorita

Las canciones que sonaban cuando acabó tu serie favorita

Eneko Ruiz Jiménez | El País

Cuando acabó Perdidos, muchos se sintieron decepcionados. No solo por ver el final de una aventura que les había acompañado durante años, sino porque ese The End no había cumplido las expectativas que se habían planteado, no les había dado todo lo que querían. A partir de ese momento, una de las series más importantes de la historia de la televisión fue juzgada por muchos solo por sus últimos minutos, sin importar el camino. Porque unos pocos segundos pueden marcar una serie tanto o más que todas las cientos de horas anteriores.

Por eso cada final debe ser calculado por los guionistas con suma cuidado. Cada decisión debe ser controlada. Y una de las más importantes es sin duda la música. La canción que elijan puede dar pie a finales rodeados de diferentes polémicas y teorías. Hay algunas que pasaron sin que nos diéramos cuenta y otras de las que todavía hoy se sigue hablando. Pero ninguna es casual. Hemos reunido algunas de las más recordadas. Por supuesto, es inevitable soltar algún spoiler por el camino.

Los Soprano – Don’t Stop Believing (Journey)

David Chase nunca explicará el final de Los Soprano, y en eso reside parte de su gracia, pero también la desazón de un tipo de espectador que quería un final cerrado para Tony. ¿vive, muere? ¿qué significa cada una de las señales que nos mandan? ¿Son las personas del restaurante quienes creemos? Nunca lo sabremos del todo. Lo único que es palpable es que Los Soprano cerró con toda la familia reunida en un dinner, que sonaba Don’t Stop Believing de Journey y que, súbitamente, todo paró. Se hizo un fundido a negro. Algunos incluso pensaron que la televisión se había roto.

¿Por qué lo hizo así? Chase dice que él escribe de lo emocional, desde el instinto, que a veces no tiene explicación. Eso es lo que frustró a muchos de los espectadores durante años, con los sueños de Tony, por ejemplo. Pero la serie nunca fue conocida por darles lo que ellos pedían, y así fue hasta el final. Si buscáis en Internet, encontraréis ensayos de 20.000 palabras explicando el final, pero para Chase ese momento no era tan importante. Nunca pensó que daría tantos quebraderos de cabeza. De hecho, los sindicatos no le dejaron hacer lo que quería, algo mucho más límite: quitar todos los títulos de crédito. Chase habla como Lynch o como Buñuel cuando le preguntaban por El perro andaluz, asegura que todo es artístico y que muchas cosas ni siquiera tienen explicación lógica, por mucho que la deduzcan de sus imágenes. Curiosamente la canción, una de las más cantadas en los karaokes de EE UU, sirvió para introducir una serie muy diferente menos de dos años después: la comedia musical de instituto Glee, que, por supuesto, se despidió con otra sonata musical.

Glee – I Lived (el reparto versionando a OneRepublic)

Si Los Soprano se despidió en lo alto, Glee, que había sido un éxito de audiencia, se fue por la puerta de atrás, casi sin audiencia, pero con un final continuista con lo que había hecho la serie de Ryan Murphy. Rindieron homenaje a Corey Monteith, el joven que se murió durante el rodaje de la serie, y casi todas las estrellas de la serie (que se habían ido marchando) se reunieron para cantar en playback la melodía por de OneRepublic, un canto a la vida, a la alegría y a la diversidad que había enseñado la serie.

House – Enjoy Yourself (Louis Prima)

House tiene dos finales en realidad. Uno es el habitual de este tipo de series procedimentales en el que un montaje repasa el momento de cierre de cada uno de los personajes, los que quedaban y los que se fueron, y otro, el definitivo, era el más original. House, cuyo funeral había sido celebrado minutos antes, y Wilson, su Watson particular, se montan en una moto y se despiden del mundo para pasar junto a su amigo los últimos días de su vida. Pese al dudoso destino, todo acaba con un optimista Enjoy Yourself (It’s Later than you Think), una canción vitalista y clásica de los cuarenta versionada por el cantante de jazz Louis Prima. Después de la llorera, llega la alegría. “El cáncer es aburrido”.

A dos metros bajo tierra – Breath Me (Sia)

Magistral llorera la de esta serie de HBO sobre la muerte, la familia y la enfermedad mental. Tras años contándonos la muerte de los clientes que pasaban por su funeraria, el final de A dos metros bajo tierra nos enseñó los últimos momentos de cada uno de los Fishers y compañía. Así íbamos sabiendo cómo sería su vida en las próximas décadas, hasta 2085, en cuestión de segundos. Es imposible no sollozar con la melodía mientras Claire se alejaba de su familia en un coche y el habitual plano largo de carretera.

The Wire – Way Down in the Hole (The Blind Boys of Alabama)

Otra de las series de esta primera hornada de HBO se despidió de una manera clásica pero muy efectiva. The Wire dijo adiós con McNulty observando con cariño al personaje más importante de la serie: la ciudad de Baltimore. Íbamos viendo en un montaje lo que pasaba con los personajes que habíamos conocido durante los cinco magníficos años de esta moderna novela americana. Sonaba, como no podía ser de otra manera, Way Down in the Hole, que había sido cantada para las introducciones de cada temporada por distintos artistas, pero que aquí volvían a tocar el grupo de gospel ciegos The Blind Boys of Alabama.

Breaking Bad – Baby Blue (Badfingers)

Si The Wire satisfizo en su final a los espectadores, también lo hizo Breaking Bad. Vince Gilligan tenía claro que no quería hacerse un Soprano y dejar la puerta entreabierta. La única evolución lógica de Walter White era morir. Para entonarlo encontró Baby Blue de Badfingers que nos recordaba a la metanfetamina azul que Heisenberg vendió con tanto acierto. Rodeado por ella muere, haciendo inventario en los últimos momentos y cerrando tramas. Sin ambigüedad ni controversia, muy diferente de si hubiera acabado solo un episodio antes, donde Walt dejaba todo en la estacada. Gilligan decidió muy conscientemente cerrar su historia, aunque también da la posibilidad de dejar un final no cerrado, e igual de redondo, en ese episodio anterior: Ozymandias.

Cómo conocí a vuestra madre – Heaven (The Walkmen)

Alguna canción se hace popular por el éxito del final de una serie, pero en otros casos logra el efecto contrario. El final gusta tan poco que esa melodía se desdibuja. Ese es el caso de Cómo conocí a vuestra madre, una de las conclusiones que menos gustó y que iba acompañada de una música que cantaba algo así como “siempre fiel”. Después de múltiples desvíos, la serie explicaba que para nada había servido conocer a la madre, sino de que Ted, el padre, volvería años después con la tía Robin. No gustó demasiado y muchos espectadores se sintieron utilizados por los giros y engaños, pero la conversación final ya estaba grabada desde el principio y no podían contentar a los satisfechos por la elección de la madre una temporada antes. Ahora habían sido estafados.

Mad Men – I’d Like to Buy the World a Coke (Anuncio de Coca-Cola)

Terminamos esta selección de siete series con uno de los finales que van como anillo al dedo. El publicista Don Draper acaba Mad Men en una clínica de rehabilitación para hippies para lidiar con su adicción al sexo, al alcohol, al trabajo… Sonríe y de repente suena algo que casa con su vida anterior y también con esta mentalidad New Age de la nueva era: “Me gustaría comprar una Coca-Cola al mundo”, sacada de uno de los anuncios más famosos de la marca. ¿Le sirvió a Don este retiro para crear uno de los anuncios más icónicos de la historia? Eso es lo último que vemos en la serie. Optimista, sí, pero también con un punto irónico, de que nada cambiará por mucho que se vistan de modernos y cabales. Para el creador Matthew Weiner, que dijo que ese es su anuncio favorito de la historia, era la manera de explicar la relación dudosa y muy enferma con la publicidad y el capitalismo de la sociedad, y cómo esta se apropia de los símbolos para comerciar. Y según el actor Jon Hamm, Don no podría cambiar, nunca encontrará esa luz y armonía. Pero sabe en lo que es bueno y por eso ríe. No hay mejor creativo que él. Y, de paso, un anuncio gratis.

Otros finales memorables en la lista

The O.C. – Life is a Song (Patrick Park)

Dawson Crece – Say Goodnight (Beth Nielsen Chapman)

Sexo en Nueva York – You’ve got the Love (Candi Staton)

Freaks and Geeks – Ripple (Grateful Death)

Friends – Embryonic Journey (Jefferson Airplane) y Yellow Ledbetter (Pearl Jam)

One Tree Hill – One Tree Hill (U2)

Veronica Mars – It never rains in Southern California (Albert Hammond)

The Office – All the faces (Creed Barton)

Gossip Girl – You’ve got the Love (Florence and the Machine)

Parenthood – Forever young (Rhiannon Giddens and Iron & Wine)

Community – Ends of the Earth (Lord Huron)

Scandal – Future Sunny Days (escrita en exclusiva por Stevie Wonder)

Weeds – With arms outstreched (Rio Kiley)

Our friends in the north – Don’t look back in anger (Oasis)

La chica de la tele – It’s a long way Tipperary (elenco)

*Foto de portada captura de Los Soprano / HBO

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.