La bajada es por atrás, deseo y música como musas

La bajada es por atrás, deseo y música como musas

Jaime López

Al leer el nombre de la obra en la que se centra este artículo, seguramente, más de uno (sobre todo si es de mente cochambrosa) dará rienda suelta a su lujuria, imaginará que se trata de una historia con innegable connotación sexual. Mientras que la sinopsis le da un halo de cierto misticismo: ¿una chica efímera como el humo que recibe el mensaje de un bandido y la luna le concede un deseo?

Estamos hablando de La bajada es por atrás, el nuevo proyecto escénico de Brújula Teatro, que utiliza a la música y la pasión como ejes centrales de su relato, y que busca cimbrar los sentidos de la audiencia, a través de una mezcla entre fantasía y realidad.

Foto tomada de Todo Puebla

“La música y la pasión, creo que esos son los dos ejes principales (de la obra), y la inspiración para crearla. Ya tiene como muchos años que fueron ciertos despertares personales, y ciertas experiencias que crearon muchísimo impacto para mí y para muchas personas que me rodeaban”, señaló Nicolás Chumacero, escritor y director de la puesta en turno.

En una entrevista concedida a este reportero, el otrora realizador de Lo que queda de nosotros explicó que su nueva escenificación combina dos tiempos (el pasado y presente), y que echa mano de melodías ochenteras para presentar su argumento (quizá de ahí viene la referencia usada en la sinopisis, relativa a canciones de Nacha Pop).

Pese a no querer revelar el motivo real por el cual denominó La bajada es por atrás a su nueva creación, pues espera que el respetable lo descubra por su propia cuenta, el artista local reconoció que el deseo forma parte fundamental de su premisa.

“¿Qué tanto está presente el deseo? Demasiado, de hecho, es uno de los puntos de arranque de la historia, uno de los puntos de declive, es un carril o la gasolina o el motor que lleva mucho de la historia”, mencionó.

Rechazó que dicha representación escénica sea experimental, aunque admitió que posee un texto en constante evolución o cambio.

Sobre las características que buscó en su elenco (conformado por Susana San Martín, Gabriela Arellano, Marichuy Jiménez y Ricardo Alcántara) para la interpretación de los personajes, Chumacero respondió que, principalmente, “entereza” para enfrentarse a un texto dinámico, ya que no quería gente que solamente se aprendiera un marcaje o argumento.

Finalmente, manifestó su deseo de que los asistentes se dejen cautivar por el nuevo “viaje” escénico que acaba de estrenar, mismo que solo es apto para personas mayores de 18 años. En este sentido, el también actor precisó que dicha restricción en la clasificación no es algo que él se haya autoimpuesto, sino que así se dio naturalmente.

La bajada es por atrás puede disfrutarse todos los jueves de octubre en el Teatro Interiores del Espacio 1900, localizado sobre la 2 0riente 412, colonia Centro. Tiene una cuota de recuperación general de 80 pesos, mientras que estudiantes y adultos mayores solo pagan 60.  Cabe destacar que las dos primeras personas en llegar podrán disfrutar dicha obra siendo parte de las escenas.

*Foto de portada tomada de Brújula Teatro

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.