Caravana llega a Tapachula; migrantes rechazan albergue y transporte ofrecido por autoridades,...

Caravana llega a Tapachula; migrantes rechazan albergue y transporte ofrecido por autoridades, temen ser deportados

La caravana de migrantes hizo un largo recorrido hacia Tapachula, Chiapas, desde Ciudad Hidalgo; personal de Migración y Policía Federal no impidió su avance, aunque han insistido en que se trasladen a albergue y "regularicen" su situación migratoria.

Animal Político

Si bien les aseguraron que podrían solicitar asilo o refugio, en un comunicado previo el gobierno mexicano advirtió sobre repatriaciones, y la CNDH señaló que no hay certeza sobre lo que pasará con ellos.

“Estamos cansados, pero no nos vamos a subir a los camiones. Lo que tememos es que nos mientan y nos lleven a una estación migratoria o nos deporten”, dijo Marco Antonio Vásquez, un agricultor hondureño de 33 años, de acuerdo con AFP.

La caravana en su camino hacia Tapachula, con un calor intenso

“Nadie nos va a detener, si ya nos aventamos al río y ya hicimos de todo para llegar hasta acá, no nos detienen”, dijo Aarón Juárez, de 21 años, quien caminaba con dificultad debido a las llagas en sus pies junto a su esposa y su bebé de meses hacia Estados Unidos, su destino final.

Manelich Castilla, comisionado de la Policía Federal, dijo que la instrucción que recibió es que los elementos bajo su mando acompañaran el recorrido de los migrantes hacia Tapachula, para que se hicieron con orden y sin riesgos.

Las autoridades han insistido a los migrantes en trasladarlos en autobuses a un albergue, habilitado para unas 5 mil personas, en el recinto ferial Expo Mesoamericana de Tapachula; sin embargo los integrantes de la caravana han persistido en su camino independiente, porque si acceden a acudir al albergue, temen que ya no los dejen salir de ahí, que sea una especie de centro de detención, y luego se proceda a deportarlos.

Ya en Tapachula, prefirieron apostarse en un parque, a la espera de definir cuáles serán sus siguientes pasos.

Renato Sales, comisionado Nacional de Seguridad, dijo antes que los migrantes centroamericanos no serían deportados de inmediato, que ingresarían al país, pero de forma ordenada, y que serían habilitados albergues, para realizar procesos de control.


La Policía Federal siguió a la caravana en su recorrido, hasta Tapachula

Parte de la caravana migrante que salió de Honduras, hace más de una semana, logró cruzar el río fronterizo Suchiate, y evadir la vigilancia de cientos policías mexicanos sobre el puente internacional, por donde solo se permitió el paso a mujeres y niños.

Otro grupo decidió esperar en la frontera para ingresar legalmente a México, y otros ya han desertado, debido al temor o al cansancio.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores y Gobernaciónadvirtieron que aquellos que cruzaron por el río serán sujetos a “procesos administrativos”, e incluso podrían ser repatriados.

“De los casi 900 migrantes que han buscado ingresar por cruces no formales que ponen en riesgo su vida, como el Río Suchiate, las autoridades mexicanas han procedido y procederán a rescatarlos, y serán sujetos del procedimiento administrativo que instruye la legislación mexicana y, en su caso, repatriados a su lugar de origen”, se mencionó en el mensaje oficial.

Respecto a los cerca de 2,200 migrantes que permanecían en el puente fronterizo, hasta el sábado, el gobierno mexicano mencionó que personal de la Embajada de México en Guatemala y del Consulado de México en Tecún Umán les reiteraban “la información y requisitos para su ingreso a México, y han coadyuvado para proporcionar hidratación y atención médica a los mismos”.

Las autoridades federales mexicanas detallaron que “a partir de esfuerzos de los gobiernos de Honduras y Guatemala, aproximadamente 500 personas que manifestaron voluntariamente su interés por regresar a sus lugares de origen en Honduras, fueron apoyados”.

Otras 640 personas fueron canalizadas a instalaciones del Instituto Nacional de Migración, en Chiapas, dando prioridad a grupos familiares, en particular con niños, niñas, adolescentes, mujeres, mujeres embarazadas y adultos mayores.

“Estos migrantes expresaron su interés de solicitar refugio y han sido trasladados a una instalación mexicana destinada para atenderlos por el INM en Tapachula, Chiapas”, apuntaron Relaciones Exteriores y Gobernación.

El gobierno mexicano no detalló qué pasa con las al menos 640 personas que pidieron refugio y que fueron destinadas a una “instalación” en Tapachula, si están retenidas, si podían salir de dicho lugar, y cuándo se definirá si se les concede asilo.

El 19 de octubre pasado, según el gobierno mexicano, había casi cuatro mil 500 migrantes, en el Puente Fronterizo Dr. Rodolfo Robles, entre México y Guatemala.

Hay poca certeza: CNDH

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, indicó el sábado pasado que tenía identificados a unos 300 solicitantes de la condición de refugiado, aunque no se tenía información clara sobre posibles deportaciones.

“No se tiene conocimiento cierto sobre la situación jurídica de las personas que han sido trasladadas al albergue provisional, como tampoco de su derivación hacia la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, por tal motivo resulta indispensable que se otorgue información completa y veraz de las acciones que se están tomando, como es el caso del procedimiento que se seguirá con ellos a partir del prerregistro que se realice, así como el contenido de los acuerdos y beneficios que implican, toda vez que hay poca certeza sobre la posible deportación o si se les dará una condición de estancia por un determinado tiempo”. 

La caravana partió desde la hondureña San Pedro Sula, el 13 de octubre, con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

El éxodo fue fuertemente criticado por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha amenazado a Guatemala, Honduras y El Salvador con quitarles la ayuda financiera si no contienen la migración ilegal.

Trump felicitó a México, ante los reportes de que había frenado el paso de los migrantes, con elementos de la policía federal, quienes en un punto incluso utilizaron gases lacrimógenos, cuando integrantes de la caravana se abalanzaron para abrir rejas y cruzar hacia México.

Trump llamó delincuentes a los migrantes, que escapan de la situación de pobreza y violencia en sus países de origen y buscan mejorar sus condiciones de vida, por lo que amenazó con mandar militares a la frontera sur para evitar su paso.

El presidente asoció la movilización de migrantes hondureños con las próximas elecciones del 6 de noviembre en Estados Unidos, al afirmar que los demócratas “están a favor de dejar que el crimen entre a nuestro país con fronteras abiertas, porque muchas de esas personas… un gran porcentaje de esas personas son criminales y quieren venir a nuestro país”.

*Con información de AFP y Notimex

**Foto de portada tomada de Cuartoscuro

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.