Autoexplotación en el gremio periodístico

Autoexplotación en el gremio periodístico

Susana Sánchez Sánchez

@multiplesvoces

Al paso que va el gremio periodístico un día de éstos tendrán que pagar por trabajar.

Si bien dicen que no todo en la vida es el dinero, no hay que ser exagerados, la gente requiere de ingresos económicos para vivir de manera digna, pero parece que se agudizan cada vez más los abusos de las empresas.

Sucede que hay periodistas o editores que tienen que sacar la chamba de una empresa a expensas de sus propios insumos, es decir, redactan, toman fotos, levantan vídeos o editan con sus propios aparatos electrónicos, programas (muchos de éstos piratas) y renta de servicios (usualmente el de telefonía e internet). Ver que cada quien ande cargando sus equipos empieza a ser una práctica común entre los integrantes del gremio periodístico; algunos de ellos prefieren no discutir con los dueños de los medios y sacar el trabajo, en parte porque detrás de ellos existen filas de personas que llevarían sus equipos sin problema alguno y sin protestar.

Si bien hay empresas que brindan el material necesario para que el periodista pueda realizar su trabajo, a veces les quieren cobrar descomposturas propias del uso cotidiano de los aparatos electrónicos o se olvidan de darles mantenimiento y actualización constantes; y si hay pérdidas por robo, es un suplicio porque los reporteros casi deben presentarse ensangrentados para que les crean el asunto y no sean ellos quienes tengan que pagar por el hurto.

¿Y qué ocurre cuando le pasa algo al aparato electrónico del reportero que está poniendo el servicio de la empresa? ¡Nada!, él lo quiso así, no hay ni siquiera un pago por mantenimiento o actualización; la empresa se lava las manos, ¿para qué el trabajador pone recursos particulares gratis? ¡quién lo manda!

Dado que las empresas suelen hacerse de la vista gorda con los procesos de producción y las inversiones particulares de los periodistas o editores con insumos de trabajo básicos, lo mejor es aplicar la misma acción y hacer más largos los procesos, pues tal pareciera que los reporteros más allá de preocuparse por hacer productos de la calidad su prueba de destreza laboral es sacar el trabajo periodístico a pesar de las pésimas condiciones tecnológicas de la empresa.

Aunque parezca increíble, en el gremio periodístico hay gente que además de tener habilidades profesionales, debe poner la computadora, el software, el teléfono, la cámara, el servicio de internet, el vehículo y la gasolina, con los gastos a cuenta de su bolsa. ¿A qué empresas no les conviene reporteros, fotógrafos o editores que pongan material de su bolsa y que con tal de mantener el trabajo no protesten por cosas que deberían ser obligación de los patrones?

Lo peor es que el tren de la precarización laboral avanza y si uno no se sube se queda todavía peor, con los años encima y con una reincorporación al mundo de la explotación laboral cada vez más complicado. Así que por si las dudas hay que comprar una computadora, un celular y contratar un servicio de internet ilimitado porque sin la autoexplotación laboral el país no avanza.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.