Muestra Estatal de Teatro, ¿talento, diversidad y algo de oportunismo?
Desde el 1 de septiembre se ha llevado a cabo la Muestra Estatal de Teatro (MET), conformada por 23 propuestas. Ventana para conocer la diversidad teatral
Por Jaime López Blanco @
07 de septiembre, 2018
Comparte
Jaime López

Desde el pasado 1 de septiembre, las y los poblanos han podido disfrutar de la Muestra Estatal de Teatro (MET), que este año sufrió un retraso en su calendario original de presentaciones, pues debió llevarse a cabo en el mes de julio, según información de algunos creadores locales, así como de la propia Secretaría de Cultura y Turismo.

Conformada por 23 propuestas variopintas, dicha muestra podría ser considerada la ventana idónea para conocer la diversidad teatral de la entidad (tan poco difundida por los medios de comunicación). Mas no todas las voces pertenecientes al gremio escénico «camotero» coinciden con esa concepción. 

Este es el caso de Víctor Rubén, director y actor de Construarte quien, pese a reconocer el profesionalismo y compromiso de algunos participantes de la MET, condenó el oportunismo de ciertas personas y grupos, a quienes criticó por estrenar obras únicamente durante el evento en cuestión.

“Pues sí, es una oportunidad, sin embargo, compañías como Construarte todo el año tienen sus obras de teatro, entonces, la oportunidad dura 365 días. La bronca de algunos grupos o de algunas personas que se juntan para hacer teatro es que lo hacen precisamente para la muestra, entonces, son obras de teatro que se estrenan y mueren el día en que se presentan en la Muestra de Teatro”, expresó.

El también protagonista de Monogamia abundó que no todo lo exhibido en la MET es representativo del teatro que se hace en Puebla, y dijo que tampoco existe una curaduría enfocada a las obras seleccionadas.

Ese último punto es algo con lo que estuvo de acuerdo José Luis Cruz Bueno, intérprete de la obra Más pequeños que el Guggenheim, quien opinó que la poca difusión de la MET y la falta de filtros para una adecuada conformación del programa le restan puntos a la misma.

“Pienso que así no vale la pena, y se convierte en un concurso para legitimar institución, y para legitimar a ciertas personas que buscan precisamente eso: legitimarse en el gremio”.

Igualmente, Karla Ibarra, integrante de Sincronía Teatral, mencionó que no hubo rigor en la selección de la MET, y que algunos participantes no se ajustaron a las bases de la convocatoria. No obstante, consideró que el evento es un medio para mostrar la constancia y trabajo de la comunidad teatral local. 

Finalmente, el director general de Alas Teatro, Ángel Mancilla, explicó que la Muestra Estatal permite a los creadores y espectadores conocer la diversidad de propuestas poblanas hechas a lo largo del año, así como hacer un balance de la calidad escénica poblana.

Así, el catalogar a la MET como una radiografía certera de lo que ocurre en las tablas poblanas se vuelve subjetivo, por lo que cada creativo y aficionado tendrá su propia opinión. Lo cierto es que dicha muestra logra que varias y varios se enteren de la enorme cantidad de teatro que se produce en la entidad.

Algunas obras integrantes de la MET 2018

Al momento de escribir este texto, son 11 las obras que no se han exhibido en la MET 2018. Entre las que destacan títulos como Muro de hormigón, que se antoja como una apuesta diferente, crítica y muy inteligente.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

Bien lo comentó en sus redes sociales el director de dicha puesta, Fernando Yralda: “Muro de hormigón no es una obra de teatro, es un cuerpo mutilado que se resiste a morir, para levantar la voz desde las heridas. Es una investigación escénica que habla sobre los feminicidios que acontecen, principalmente, en una Puebla devastada socialmente”.

Asimismo, vale la pena echarle un vistazo a Llanero, de la compañía Sincronía Teatral, que hace un homenaje a ese universo generado por el balompié, y en donde vendedoras de antojitos, jugadores y fanáticos se fusionan en una familia sui géneris. Cabe destacar que dicho título será el representante poblano en la próxima Muestra Nacional de Teatro. 

Para el 8 de septiembre toca el turno de Botitas, de Rumor Teatro, que sigue la historia de una trabajadora sexual discriminada. Se trata de un monólogo eficientemente actuado por Eglón Mendoza, y que posee una premisa amena y reflexiva.

Por otra parte, la MET 2018 también es la oportunidad para presenciar por partida doble a uno de los orquestadores más frescos de las tablas locales: Jesús Rojas, quien nos regala Próxima Estación: Tú y Abrasados. La primera es una propuesta que usa el metro de la Ciudad de México como pretexto para hablar sobre los inicios y finales de las relaciones humanas. En tanto que la segunda es un retrato sobre la juventud contemporánea, en la cual un beso puede clasificarse como el acto más revolucionario de estos tiempos caracterizados por el aislamiento e individualismo de las personas.

Y qué decir de Noches de teatro Buffet, que permitirá a la audiencia atestiguar el genio dramaturgo de Carlos Aguilar, pues una serie de obras escritas en su mayoría por dicho autor conforman el contenido de ese espectáculo.

El inicio de la MET 2018 incluyó géneros menospreciados por algunos integrantes de la escena local, por ejemplo, el teatro cabaret, así como obras montadas un sinfín de ocasiones, pero que no por eso dejan de llamar la atención, esto gracias a la pasión y tesón de sus protagonistas. Esto último es una prueba de que Puebla todavía goza de intérpretes verdaderamente comprometidos con su oficio.

Al final de esta publicación se adjunta el programa de mano de las obras que todavía no se han disfrutado en la MET, un evento que concluirá el 11 de septiembre, a las 10 horas, con una charla de retroalimentación entre los participantes del mismo. 

Comparte
Jaime López Blanco
Reportero comunitario. Junkie del séptimo arte. Documentalista de guerrilla; dos veces finalista del Festival Internacional de la Imagen (FINI) de Pachuca, Hidalgo; en una de ellas, primer lugar en la categoría de Cortometraje Estudiantil. Constante aprendiz de periodista cultural. Sueña con que algún día las notas bonsai sean sustituidas por los textos de raíces profundas, amenos y reflexivos. Comunicólogo que aspira a no ser un escritor fugaz dentro del sobrepoblado firmamento de las letras.