Chemisa demanda a Pemex y Trafigura por Planta de Burgos

Chemisa demanda a Pemex y Trafigura por Planta de Burgos

Desde el 12 de mayo, Petróleos Mexicanos y NGL Equipments - subsidiaria de Trafigura- prohibieron la entrada a personal de Chemisa, contratada por NGL para construir la planta fraccionadora de Nafta en la Planta de Burgos, según información enviada a PODER vía la plataforma Méxicoleaks y verificada de forma independiente. La planta aún no está terminada y el complejo se encuentra operando por debajo de sus posibilidades. Pie de Página reproduce una versión editada de la investigación con autorización de los autores

CPG Burgos
Foto tomada de Pemex
Claudia Ocarnza | Pie de Página

@clauocaranza

El 3 de noviembre de 2015, NGL Equipments, subsidiaria de la multinacional Trafigura, contrató a la empresa mexicana Chemisa para que ésta construyera la planta fraccionadora de Nafta pesada, con la que se pretendía obtener N+A Nafta Reformada y Diésel. El 22 de marzo de 2016, Pemex entregó el terreno bajo custodia a Chemisa, según la orden de entrega.

Chemisa debía terminar la planta el 20 de mayo de 2017; sin embargo, la fecha se fue aplazando por cambios pedidos por NGL y Pemex, según informó la constructora. Y el 12 de mayo, Pemex y NGL Equipments prohibieron la entrada a la planta al personal de Chemisa

En el borrador del Tercer Convenio Modificatorio, enviado por NGL a la constructora, en octubre de 2017, la primera le pide que “renuncie a cualquier reclamación y/o acción respecto de cualquier acto o hecho ocurrido en o antes del Convenio Modificatorio (…) incluyendo respecto de costos y tiempo adicional u órdenes de cambio”.

Chemisa no aceptó firmar el convenio. Y en cambio, demandó a Pemex y NGL.

¿Cuál es la relevancia de este conflicto? En 2017, la producción de petroquímicos en el Complejo Procesador de Gas Burgos cayó 21.7%. Las plantas que estaba construyendo Chemisa eran la continuación de la apuesta por el gas natural y de lutita que Pemex empezó en 2006. Así, el complejo, de especial relevancia por su cercanía con la frontera de Estados Unidos, se encuentra operando por debajo de sus posibilidades.

En ese complejo de Burgos, ubicado en Reynosa, Tamaulipas, y relacionado con la planta fraccionadora, NGL se vio beneficiada con tres contratos, a través de los cuales, Trafigura compra Nafta Pesada a Pemex en pesos, la transforma en Nafta Reformada N+A y Diésel y la revende (también a Pemex) en dólares. Este mecanismo fue revelado por PODER en mayo pasado.

El compromiso de producción entre Pemex y NGL era de 18 mil barriles diarios, pero con la obra sin terminar y la constructora fuera del terreno, la meta se ve comprometida. Ni Pemex ni Trafigura respondieron a solicitudes de entrevista, por lo que es imposible conocer qué pasará con el objetivo de producción, construcción y funcionamiento de la planta y cómo afectará las finanzas de Pemex.

El lío legal

Al prohibir la entrada a Chemisa, NGL Equipments tomó posesión, sin impedimento, del terreno entregado por Pemex a Chemisa bajo su custodia. Por esta razón, en el acta de hechos presentada en contra de NGL y personal de Pemex -entre ellos Carlos Alberto Treviño, director general de Pemex y Carlos Murrieta Cummings, director de Pemex Transformación Industrial- se les acusa de despojo. Para Chemisa significa la retención de instrumentos adentro de Burgos por un valor de 20 millones de dólares.

Según la demanda, recibida por Méxicoleaks, confirmada por Chemisa y cuya existencia aceptó Pemex vía transparencia, personal de seguridad de Pemex manifestó “que por órdenes del Director de Pemex, así como de Luis Manuel Cárdenas Andrade e Israel Martínez Flores, así como de la Representante Legal de NGL, ya no podrían [personal de Chemisa] pasar a la obra, ni ese día ni ningún otro”. Cárdenas Andrade aparece como responsable del área CPG Burgos Pemex y Martínez Flores como gerente del mismo complejo.

Además en la demanda se afirma que “se encontraban soldados del Ejército Mexicano custodiando la puerta 6”, a pesar de que Pemex siempre ha tratado la construcción de la planta como un asunto privado y que en sus facultades no está el uso del Ejército. Según el Protocolo de Acceso/ Salida, emitido por Pemex, el personal de Chemisa sólo podía ingresar y salir por la puerta vehicular no. 6 de la CPG Burgos.

Tamara Goudinoff Cruz, representante legal de NGL y una de las personas que acusa Chemisa de impedirle el paso, es también quien firma como responsable los contratos con los que Pemex favorece a Trafigura en mayo de 2015. Goudinoff trabajó anteriormente en Petróleos Mexicanos como subordinada de Rocío Cárdenas Zubieta, acusada en 2012 de corrupción al beneficiar empresas extranjeras por remate de combustible mexicano. Trafigura estaba entre las beneficiadas.

PODER solicitó a Pemex los documentos que justificaran la prohibición al acceso para Chemisa; sin embargo, la empresa productiva del Estado marcó los archivos del caso como reservados, pues le fueron requeridos por la Procuraduría General de la República, misma que abrió la carpeta de investigación FED/TAMP/REY/0001832/2018 y declaró no ser competente para resolver el caso, según el Acuerdo de Desahogo de Diligencias.

Complejo de Burgos no se aprovecha

Chemisa, empresa mexicana fundada hace 18 años, no es nueva en hacer negocios con Pemex. En 2009 fue responsable del suministro e instalación de columnas para la planta de óxido de etileno en el Complejo Morelos, en Veracruz y entre 2011 y 2012 hizo lo mismo en el Complejo Petroquímico Cangrejera. Ambas plantas dejaron de recibir inversión por parte de Pemex cuando Pemex prefirió apostar por el complejo Etileno XXI, en asociación con Odebrecht.

En el currículum de Chemisa, proporcionado por Pemex como parte de una respuesta a una solicitud de información sobre la participación de NGL en el complejo de Burgos -pero sin ninguna explicación de porqué incluyó ese documento-, indica a la empresa como experta en tecnología, ingeniería y fabricación de equipos de proceso. Pemex negó en todo momento, cuando se realizaron las solicitudes de transparencia, informar sobre el estado del avance de obra.

Así, sin una obra terminada y poca información pública sobre el futuro de la planta, NGL Equipments se apodera del Complejo Procesador de Gas Burgos, ubicado en terrenos propiedad de Pemex pero con operaciones netamente privadas. Ante requerimientos de entrevistas por parte de PODER, Pemex no respondió antes del cierre de esta edición, mientras que personal de comunicación de Trafigura respondió vía correo electrónico que no está dando entrevistas.

Consulta la versión original de este reportaje en:

Planta de Burgos sin terminar, Pemex y Trafigura enfrentan demanda

Investigación realizada y publicada originalmente por PODER a partir de información recibida a través de Méxicoleaks.

*Foto de portada cortesía: Planta en el Complejo Procesador de Gas Burgos 

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.