La Puebla que se resiste a morir: Cemitas América

La Puebla que se resiste a morir: Cemitas América

Foto: Leo Herrera
Leonardo Herrera

@porqueleo

Desde hace 64 años, en la calle 2 norte, entre la 12 y 14 oriente está Cemitas América, uno de los comercios de su tipo más antiguos de la ciudad. El dueño del negocio es Don Manuel Merlo Cuanalo, quien nació el 16 de abril de 1935 a un par de calles de su local y que por mucho tiempo fue la carnicería de su papá.

A diferencia de las cemitas tradicionales como las de jamón o milanesa, las cemitas que prepara Don Manuel son de cabeza y fue el primero en hacerla. Él platica que aprendió a preparar la carne en las taquerías de la Ciudad de México, cuando tenía solo 14 años.

En los inicios del negocio, abría la cortina a las 7 de la mañana y cerraba cerca de la 1 de la madrugada. En todo ese horario, Don Manuel es quien preparaba las cemitas. Ahora, por su edad, sus hijos y nietos le ayudan. Todos los días, pese a sus 82 años, va a trabajar: “¿cuántas van a ser?”, “¿Qué le damos?”. Para preparar la cemita, Don Manuel toma la carne de una olla caliente, la más pedida es “surtido”: de lengua, maciza y cueros. Luego, coloca la carne en el pan y le agrega cilantro, cebolla y salsa verde, que es una receta especial de la casa.

Don Manuel habla de la competencia, dice que aunque los precios son más bajos a los que él ofrece, no se compara en calidad aunque otros negocios quieran copiar su estilo. Además, el pago de la renta lo obliga a vender un poco más caro.

El hijo de Don Manuel comentó que durante las obras de pavimentación y adoquinamiento, los comercios pequeños de la zona vieron caer sus ventas. Esto, dijo, es un golpe “de muerte” pues es difícil pagar la renta e impuestos en una zona donde los vendedores ambulantes invaden las calles. Consideró que la intención es “desaparecer los changarritos” para convertir la calle en un corredor turístico”.

A pesar de los contratiempos, desde hace 10 años, Don Manuel prepara y regala la comida en la Iglesia de La Soledad en el Viernes Santo, después de la procesión. Él y su esposa preparan grandes cantidades de comida para repartir primero a los participantes y después a todos los asistentes. Cuenta que al inicio hacían para cien personas y actualmente para más de mil, todo esto financiado por su buena voluntad. Como apoyo cuenta con la donación de refrescos por parte de Coca Cola.

Don Manuel está consiente que su negocio se encuentra en una zona un tanto insegura, nunca han tenido ningún contratiempo o acto delictivo, pero ha visto que ocurren asaltos y robos en la calle. Su hijo cree que eso se debe a que Don Manuel siempre ha tendido la mano para apoyar a los demás y la gente del rumbo le tiene cariño.

LEE AQUÍ LAS OTRAS ENTREGAS DE LA SERIE

La Puebla que se resiste a morir se realiza con los recursos del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla 2017-18.

Este programa es de carácter público, no es patrocinado ni promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de los impuestos que pagan todos los contribuyentes. Está prohibido el uso de este programa con fines políticos, electorales, de lucro y otros distintos a los establecidos

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.