El morenovallismo en su laberinto

El morenovallismo en su laberinto

Manuel Pérez Aguirre*

@mepa007

Parto de un supuesto muy probable. Realmente creo que el Instituto Electoral del Estado de Puebla validará la elección para gobernador. Ninguno de los consejeros está ahí por sus méritos o por algún currículum impresionante. Están ahí para proteger los intereses del morenovallismo. Lo mismo ocurre con los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de Puebla. Así que, con bastante seguridad, puede afirmarse que las autoridades electorales locales validarán la elección local y ésta terminará dirimiéndose en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Partiendo de eso, dos escenarios. El primero es que el Tribunal se ajuste a los nuevos tiempos y eche abajo la elección. Tiene bastante material para hacerlo, entre la diferencia menor a 5% entre 1 y 2 (según el PREP), el uso de violencia para incidir en los comicios (este video de Imagen, aunque se limita a la capital, es sencillamente tenebroso), participación de autoridades locales para alterar la elección (evidenciada con claridad total en este video), rebase del tope de campaña por el uso faccioso de los recursos del gobierno local (este trabajo de LADO B es un botón de muestra bien revelador), y muchísimos votos nulos. El escenario no suena para nada descabellado, incluso hasta para alinearse con el nuevo partido dominante nacional.

El segundo escenario es que el Tribunal mantenga a Alonso de Moreno Valle como gobernadora. Aquí veríamos al ejecutivo local más impotente de la historia de Puebla. ¿Por qué? De bote pronto, considérese que el morenovallismo no tiene nada qué ofrecer a AMLO en la nueva relación de fuerzas: no tiene diputados ni senadores que Morena requiera para lograr mayorías federales. De hecho, nuestro querido cacique local estaría bajo amenaza permanente por los excesos fiscales y las múltiples acusaciones de violaciones a Derechos Humanos durante su sexenio. Además, tendría en contra a los delegados federales y, con base en la nueva relación federal, no suena tan improbable que la distribución de recursos no le sea nada favorable a un posible gobierno de Alonso de Moreno Valle. Así que para mantener sus niveles de gastos y obras faraónicas tendría que recurrir a aumentos de impuestos, siempre impopulares, o eficientar a sus burocracias, despidiendo a decenas de operadores políticos. Para agravarlo, teóricamente, no podría echar mano de su amado endeudamiento por la mayoría morena en el Congreso local.

Los Moreno Valle podrían presionar a los municipios muy poblados, casi todos ganados por Morena, por el control centralizado de los recursos en Puebla, pero la ley que lo sustenta puede venirse abajo fácilmente. De ahí la importancia creciente del triunfo moreno en el congreso local. Así, el segundo escenario presenta a un gobierno local traído a “mecate corto”, sin capacidad de gestión, con presupuesto reducido y rodeado en todos los niveles. Tal vez sólo les quede el uso arbitrario de la fuerza pública. Y el pasado domingo nos recordaron lo eficientes que son en la materia.

*Politólogo, Investigador del Seminario sobre Violencia y Paz de El Colegio de México

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.