La Puebla que se resiste a morir: Peletería Pegaso

La Puebla que se resiste a morir: Peletería Pegaso

Foto: Leo Herrera
Leo Herrera

@porqueleo

Don Froylán Basaura Flores tiene 90 años y es propietario de la Peletería Pegaso ubicada en la 2 oriente #420, a media calle del Parián. Antes estuvo en lo que actualmente es el Hotel de la Casona de la China Poblana, en 4 norte # 2; posteriormente en la 2 oriente #409, Casa de la Aduana Vieja. El negocio fue iniciado en 1935 por su padre, quien al retirarse del Ejército se dedicaba a curtir pieles y prepararlas para los fabricantes artesanales de zapatos y talabarteros, negocio muy redituable durante la segunda guerra mundial. Sin embargo, con la industrialización de las zapaterías este tipo de negocios perdieron sus principales clientes.

Durante muchos años, las renovadoras de calzado fueron sus principales clientes y en la actualidad algunos fabricantes artesanales aún compran sus productos. Hasta la fecha, el negocio es dirigido por Don Froylán y es apoyado por sus hijos, quienes, ya como tercera generación, mantienen el negocio orgullosos de su padre y de poder mantener viva esta parte de la historia en el Centro Histórico de la ciudad.

Para que su comercio lograra sobrevivir fue necesario que implementara la venta de más productos ya listos para uso, eso sí, siempre de piel. Su negocio también vende mochilas, cinturones, bolsas de mano, carteras, monederos, y otros productos fabricados con piel.

Los instrumentos o productos se han quedado en el recuerdo de las personas mayores, algunos se usaban en las tareas rurales que ahora son prácticamente desconocidos en la ciudad. El desuso de productos artesanales y el abandono de la reparación de diferentes objetos como ropa, calzado, relojes y otros artículos ha afectado notablemente a los comercios del Centro Histórico, sus locales son sustituidos por restaurantes o tiendas de artículos y curiosidades para turistas. En las peleterías es posible encontrar hebillas, broches, herrajes, (de metal o plástico) cintas, correas, plantillas para calzado, agujetas y un sinfín de artículos para la fabricación o reparación de calzado, chamarras, mochilas, casas de campaña o para usarse como adornos en diferentes prendas.

La gentrificación recorre las calles de la ciudad de Puebla, sus habitantes cambian de residencia hacía las orillas de la urbe, con ellos mudan también los comercios tradicionales, o bien, ante la falta de clientes cierran los negocios, mantener un local es muy costoso, no solo por el precio de las rentas, también por el mantenimiento especializado que los edificios deben recibir por estar en el padrón de monumentos históricos en la declaración de Puebla como Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad y los requisitos solicitados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

LEE AQUÍ LAS OTRAS ENTREGAS DE LA SERIE

La Puebla que se resiste a morir se realiza con los recursos del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla 2017-18.

Este programa es de carácter público, no es patrocinado ni promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de los impuestos que pagan todos los contribuyentes. Está prohibido el uso de este programa con fines políticos, electorales, de lucro y otros distintos a los establecidos. Quien haga uso indebido de los recursos  de éste, deberá ser denunciado y sancionado de acuerdo con la ley aplicable y la autoridad competente.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.