La Puebla que se resiste a morir: Bordados San Juan de los...

La Puebla que se resiste a morir: Bordados San Juan de los Lagos

Bordados San Juan de los Lagos
Foto: Leo Herrera
Leo Herrera

@porqueleo

Provenientes de San Juan de los Lagos, Jalisco, don Albano Macías García y su familia llegaron Puebla e iniciaron un pequeño negocio en el Antiguo Mercado de la Victoria. Con una caja de cartón, don Albano se colocaba en los pasillos a ofrecer sus bordados y deshilados. Poco a poco logró acreditarse y cuando tuvo la oportunidad, rentó un local y estableció el negocio.

47 años han pasado y él falleció hace 24 años. Ahora, el sitio está a cargo de doña Esperanza Esqueda, quien tiene la ayuda de su hijo Edgardo Macías para diversas actividades, como el transporte, acomodar la mercancía y atender el mostrador.

Los productos que ofrecen en esta tienda son manufacturados artesanalmente por habitantes de San Juan de los Lagos y Aguascalientes, no existen mediadores entre ellos y el punto de venta, la familia compra directamente a los productores y los ofrecen en su local. Sin embargo, cada vez es más difícil conseguirlos, pues ya no se producen pues los artesanos migran a Estados Unidos ante la situación económica que viven en sus comunidades.

Bordar es una técnica antigua en la que se ornamenta una tela con hilos o listones para recrear una imagen, es posible encontrar bordados desde la época de los romanos. Existen diferentes tipos de hilo y de puntadas para el bordado, dependiendo de cada uno el resultado tendrá un relieve; se pueden agregar objetos como canutillo, piedras e incluso oro. Los tipos de pintadas pueden ser punto de cruz, realce y muchos otros.

Estos trabajos pueden ser acompañados por deshilados, una técnica con la que se le quitan algunos hilos a la tela para darle formas mediante los huecos que quedan en ellas. También se pueden agregar tejidos a las telas, por ejemplo, en las orillas y dar así mayor vistosidad al acabado final. Son usados principalmente para fines ornamentales en los hogares.

En Puebla, uno de sus principales usos es para la religión, pues los bordados están en adornos de altares y sacristías.

Los propietarios temen que poco a poco se vaya perdiendo esta tradición pues consideran que lo más jóvenes no valoran el costo y el tiempo que manos artesanales dedican a la elaboración de cada uno de los productos.

El tiempo para realizarlo, puede variar entre 6 meses y un año, dependiendo el tipo, el tamaño y los detalles que tenga.

Entre los productos que se pueden encontrar en esta tienda están: servilletas deshiladas, manteles, blusas tejidas a mano o deshiladas para la época de calor; en temporada de invierno: tejidos con motivos navideños; en enero hacen ropones para la figura del niño Dios. Al ser un producto de manufactura artesanal cada pieza es única. Los materiales utilizados son de calidad y garantizan su durabilidad por mucho tiempo, además de que pueden lavarse sin que tenga daños.

LEE AQUÍ LAS OTRAS ENTREGAS DE LA SERIE

La Puebla que se resiste a morir se realiza con los recursos del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla 2017-18.

Este programa es de carácter público, no es patrocinado ni promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de los impuestos que pagan todos los contribuyentes. Está prohibido el uso de este programa con fines políticos, electorales, de lucro y otros distintos a los establecidos. Quien haga uso indebido de los recursos  de éste, deberá ser denunciado y sancionado de acuerdo con la ley aplicable y la autoridad competente.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.