La 4ª Compañía, un inquietante retrato del México de ayer y hoy

La 4ª Compañía, un inquietante retrato del México de ayer y hoy

Héctor Jesús Cristino Lucas

Tras la captura de José Revueltas por su participación intelectual -activismo- en el movimiento estudiantil de 1968 es que nace, probablemente, una de las novelas que más reflejan el carácter político y hasta social de México: El Apando. Escrita un año después de ser recluido en el infame Palacio de Lecumberri, la obra presenta como telón de fondo los altercados y la corrupción del sistema penitenciario vivido en México en plena década de los 60s.

A través de la novela no sólo se evidenciaban las agobiantes experiencias de Revueltas dentro de la prisión más famosa del país, sino que también ejercía una dura crítica ya no a un gobierno, sino al propio ser humano. Los límites de la violencia y la deshumanización vivida en estas cárceles fueron también el tema central del libro; libro que por supuesto inspiró a Felipe Cazals en 1975 para realizar una adaptación homónima a pantalla grande.

Desde entonces El Apando, ya sea como obra literaria o cinematográfica, fungió como uno de los íconos más polémicos de nuestro país debido a su carácter contestario. Sobre todo por la fascinante adaptación de Cazals, quien fue capaz de transmitir el horror y la injusticia a través de imágenes de alto impacto, algo ya característico en su filmografía que lejos de ser simples películas, son ahora piezas indispensables para comprender a México en sus diversos y delicados rubros:

Canoa (1976) como una muestra del retroceso social y mental aún vigente en el país…

O Las Poquianchis (1976) con el indignante tema de la prostitución.

Aunque su estreno oficial en distintos festivales nos remonta al 2016 y su galardonado paso por los Premios Ariel al 2017 -nada menos que 9 estatuillas incluyendo Mejor Película y Mejor Actor- fue apenas en abril de este mismo año que se presentó oficialmente en las salas de nuestro país. Se trata de la ópera prima de los directores mexicanos Mitzi Vanessa Arreola y Amir Galván Cervera, La 4ª Compañía, que vuelve a presentarnos el aterrador retrato carcelario del México de finales de los 70s.

Inquietante pero cierto, los cineastas aseguran haber tomado el filme de El Apando como uno de los puntos más importantes a la hora de manufacturar una historia real, que oculta ciertos elementos inéditos a la versión oficial que todos conocíamos: la historia del famoso equipo de futbol americano llamado Los Perros de Santa Martha, en pleno sexenio de José López Portillo, que fue usado por el gobierno como un aparente sistema de reintegración social.

Resulta que luego del cierre del infame Palacio Negro por los actos de ultra violencia y deshumanización expuestos por Revueltas y plasmado por Cazals, los presos eran enviados a cárceles supuestamente mejoradas, como la de Santa Martha, en donde se incluían ciertas actividades deportivas como un ejemplo a seguir para la reformación de sus reos.   

Lo interesante, lejos de presentarnos la historia pseudo biográfica de los integrantes de Los Perros de Santa Martha, es la incursión de datos claves que nos otorga la película de manera informativa, ya que no se limita a mostrar una historia simple y lineal, sino un montón de historias que nos llevan a la revelación casi periodística acerca de una verdad como reflejo definitivo de corrupción e impunidad en nuestro país.

En palabras del propio Amir Galván, tras la búsqueda definitiva de información acerca de los sistemas penitenciarios en México, esto con la idea de crear un proyecto de corte documental, dieron con la historia:

El equipo de futbol no fue más que una simple fachada. Quienes ganaban partidos de día, de noche eran usados como banda delictiva, también denominados la 4ª Compañía, para el robo de coches o asalto de bancos. O como su slogan publicitario refiere:

“Afuera eran criminales. Adentro fueron leyendas”.

El film es un logro monumental en muchos aspectos. Lo es, primordialmente, por lo que representa una película de semejante producción en nuestro país. Es muestra clara de esfuerzo y dedicación. Un arduo trabajo investigativo que fue creciendo y manufacturándose poco a poco hasta convertirse en un archivo histórico como los pocos que existen hoy en día. Pero también lo es porque es una interesante mezcla entre filme y documental que no sólo cumple a la hora de entretener, sino que sorpresivamente también a la hora de informar.

El proyecto inició en 2010 y tanto fue el esfuerzo que el director Amir Galván y su guionista Mitzi Arreola introdujeron al filme, que la película fue grabada completamente en el reclusorio Santa Martha Acatitla en la Ciudad de México.

De hecho, todos los extras aparecidos en pantalla son auténticos reos que aceptaron aparecer en la película luego de años de confianza dentro del penal. Uno de ellos, quien interpreta al personaje protagonista de Zambrano, y que vemos en los créditos con el nombre de Adrián Ladrón -un nombre que oculta su verdadero apellido- fue uno de los elegidos, entre otros motivos, por su habilidad para abrir un auto en cuestión de segundos.   

Adrián Ladrón interpretó a uno de los integrantes principales del equipo Los Perros de Santa Martha y fue el ganador del Ariel a Mejor Actor.

La 4ª Compañía es un hecho gracias al coraje de cada uno de sus integrantes. Un proyecto que estuvo a punto de desaparecer y que se luchó desde 2010 para su estreno a nuestras salas justo ahora. Hecho lamentable debido a que estuvo lejos de una prolífera recaudación en taquilla a causa de grandes estrenos en puerta. Lo cierto es que al igual que pasó con La Región Salvaje de Amat Escalante -que también tardó un par de años en llegar a nuestras salas- la película se volverá de cierto modo en una pieza de culto.

La película de Galván y Arreola vuelve a colocar el dedo sobre la llaga que colocó alguna vez Cazals, y nos recuerdan, a través de una espectacular producción que algunos errores, y por supuesto, terrores de nuestro país como el poderío de la corrupción en nuestro sistema penitenciario, siguen más vigentes de lo que parecen. O al menos, eso es lo que te hace cuestionar este tipo de archivos fílmicos. 

Al igual que la filmografía de Cazals, la ópera prima de estos impactantes cineastas no sólo nos hace cuestionar cuánto hemos avanzado en nuestro propio sistema de justicia sino también ante este tipo acontecimientos en un país que parece repetir una y otra vez sus desdichas tan trágicas como atemporales.

La 4ª Compañía, para agendarse por obligación. Un inquietante reflejo del México de ayer y hoy.

Sinopsis:

“Un delincuente juvenil anhela ingresar al equipo de fútbol americano conocido como Los Perros de Santa Martha, pero esa ilusión termina involucrándolo en el crimen organizado, ya que el mencionado equipo también es La 4ta. Compañía, un grupo de internos que controla los beneficios en la prisión en provecho de los directivos y que devasta la ciudad con el robo de vehículos y asaltos a bancos.”

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.