Jurassic World Fallen Kingdom y el síndrome del estancamiento argumental

Jurassic World Fallen Kingdom y el síndrome del estancamiento argumental

Héctor Jesús Cristino Lucas

Una de las principales quejas que recibió la esperadísima cinta de J.J. Abrams, Star Wars VII: The Force Awakens (2015) fue por la contundente falta de ingenio. Lo sé, muchos de nosotros -y entre ellos me incluyo- caímos en la artimaña de la nostalgia. No era una secuela como tal, sino un remake bastante descafeinado de la cuarta parte: New Hope (1977) mezclado con elementos de Empire Strickes Back (1980) y The Return of the Jedi (1983). Nada más que eso.

Pero si analizáramos varias de las secuelas que han salido en los últimos años, nos toparíamos con un escenario bastante similar. La falta de ingenio, o el temor de reinventarse, es sin lugar a duda, el principal error de estas cintas que abusan de la grandeza de aquellos monumentales clásicos.

Admitámoslo, los homenajes y la nostalgia son la salida fácil, la más segura, a esta terrible falta de creatividad.

Se dijo lo mismo del film Alien: Covenant (2017), cuya trama y algunos de sus guiños nos remontaban por obligación a la primera Alien (1979) también de Ridley Scott. Y por supuesto, fue algo que se criticó hasta la saciedad de Jurassic World en 2015. La película de Colin Trevorrow no sólo recicló la trama de Jurassic Park (1993) en casi toda su totalidad, sino que añadió elementos cómicos que dañaban la trama hasta el punto de infantilizarla.  

En los últimos años el cine ha cruzado un sendero bastante decadente, y las “épicas” continuaciones de grandes franquicias han sido lo peor de todo. Tomar la misma trama de un clásico y darle uno que otro giro no es hacer una secuela. Es el síndrome del estancamiento argumental. Un terrible estancamiento que empeora y empeora tras cada entrega.

Sin embargo, si vamos a hablar de estos grandes blockbusters lo importante no es ni la crítica ni mucho menos la innovación, sino la taquilla. Y sobre ello  podemos decir que han sido un rotundo éxito.

Jurassic World Fallen Kingdom del director español Juan Antonio Bayona se estrenó hace un par de semanas con tremendo furor en los cines. La taquilla se encuentra a su favor, pero debemos decir que las críticas, al menos en su gran mayoría no son para nada alentadoras.

La película ha sido catalogada de distintas maneras. Algunos mencionan que ha sido de lo peor que se ha hecho en la franquicia de Jurassic Park desde Jurassic Park III, mientras que otros aplauden los cambios realizados por el cineasta atribuyéndosele el, engañoso, apelativo de “innovador”.

Vayamos por partes. La nueva entrega de la franquicia casi que podemos compararla, otra vez, con una película de Star Wars, digamos: The Last Jedi, porque le ha ocurrido exactamente lo mismo que a esta. Intentó ofrecer algo diferente, dejar de ser una más del montón, pero fue eso mismo lo que la hizo caer en el fracaso argumental según la crítica.

Es verdad, yo defendí a capa y espada The Last Jedi pero no lo hice por simple fanatismo sino porque me pareció una entrega bastante madura y con estilo único. Los detractores de este film se oponían a la evolución, a dejar atrás el legado de George Lucas y por supuesto, de Luke Skywalker . Ese era el gran acierto de la película que terminó “comprándome”. Dejar de lado lo que alguna vez fue, sin recurrir a las artimañas nostálgicas a las que ya estamos acostumbrados.

Y aunque Jurassic World: Fallen Kingdom se esmera por destacar del resto, tiene algo que no me hace pensar lo mismo. Lamento decirlo, pero tiene ese extraño sabor repetido. Y aunque debe haber muchos que no estén de acuerdo conmigo, sostengo mis palabras: tiene ese extraño sabor repetido. Y debemos hacer dos aclaraciones ya que esta crítica no va dirigida al estilo y esencia de la película sino al argumento como tal.

Primero, al César lo que es del César. Bayona es un director más que prometedor que ha forjado a través de grandes joyas como El Orfanato (2007) o A Monster Calls (2016) un estilo único y hasta distinguible. Es el aprendiz de Guillermo Del Toro, como él mismo se ha nombrado, y Fallen Kingdom está repleto de Bayona por todos lados. Esta película tiene un espíritu que resalta por sobre Jurassic World (2015) y lo hace con maestría.

Sin embargo, lo que falla aquí, lo que de verdad hace que la película se vuelva cansina, frustrante y caótica no es la innovación que tanto se ha ponderado, sino la falta de ella. Lamento decirlo, pero debo hacerlo. ¿De dónde sacan que esta entrega ha revolucionado la saga? ¿En qué momento lo ha hecho?

Mucho en la trama de Fallen Kingdom es curiosa, extraña… familiarmente parecida a The Lost World: Jurassic Park (1997)  de Steven Spielberg en casi todos los aspectos. Nadie puede negarme eso, si hasta Jeff Goldblum hace un curioso cameo en esta entrega como referencia a la segunda parte de la franquicia donde precisamente fue el protagonista.

Si vamos a quejarnos de esta nueva entrega debemos hacerlo en el peliagudo tema de la construcción de personajes. Y peor aún, de la trama misma. No sé si es cosa mía -tal vez lo sea- pero la saga de dinosaurios más famosa del cine ha pasado de convertirse en un éxito taquillero para toda la familia en un éxito taquillero ridículamente infantilizado.

Y no, no me refiero al uso de comedia en momentos tensos. La propia Jurassic Park (1993) de Steven Spielberg hacía una fresca y entretenida mezcla de géneros bastante funcional. De la comedia podía saltar sin dificultad al horror. Del horror al suspenso y del suspenso a la acción. Era una película que lo tenía todo para ser parte del entretenimiento familiar de los 90s.

La nueva trilogía que pretende expandir el universo Jurásico se ha rendido a los mismos elementos que el cine de Spielberg, no lo niego, pero a un nivel de explotación estrambótico que raya en lo caricaturesco. En lo francamente penoso. De hecho, de un hilo pende que Fallen Kingdom pueda ser categorizada al mismo nivel de Sharknado (2013), con la única diferencia de que ésta última sabe y está consciente de lo que realmente es: una película de Serie B.  

Y sí, tal vez la trama de clonar a distintos dinosaurios mediante la sangre de un mosquito atrapado en ámbar para después colocarlos en un parque de diversiones no sea precisamente para tomarse en serio, pero fue el ingenio de un escritor como Michael Crichton (autor de la novela) y la maestría de Steven Spielberg para llevarla a la pantalla lo que nos convenció de que eso no era una historia más de Serie B.

Lamento decirlo de esta manera, pero Jurassic World de Colin Trevorrow y aún más Fallen Kingdom de Bayona, choca con ese subgénero.

Juan Antonio Bayona no es el problema de esta película. Lo recalco. Su talento es distinguible a kilómetros. Pero sí que lo es la trama. De hecho, parte del guión fue sacado de la mente Colin Trevorrow, que francamente hace parecer a Jurassic Park III una obra maestra.

Lo que tenemos aquí es un film con sello particular desperdiciado. Bayona impregna personalidad y estilo a través de su cámara. De esa particular y emotiva manera de transformar lo monstruoso y atemorizante, en algo frágil y sensible. Pero no ayuda que de fondo haya una historia tan ridículamente repetitiva y con un guión que da pena. Mucha pena.

Probablemente lo mejor de la película sea Bayona, eso debe quedar claro. Un Bayona que intenta ofrecer una mirada distinta de los dinosaurios. Le arrebata su ferocidad para volverlos parte de un cuento de hadas aterrador. Algo así como sus fantasmas o sus monstruos. Algo así como El Orfanato (2007) y A Monsters Calls (2016).

Sí, probablemente eso sea lo mejor… eso y ver a la actriz estadounidense Geraldine Chaplin aparecer en una película de este tipo, luego de conocer el gran talento que posee y que vimos en Hable con ella (2002) de Pablo Almodóvar o  El Orfanato (2008) del propio Bayona. Es una grata sorpresa.

De lo demás, francamente estoy muy decepcionado. Los personajes que interpretan Bryce Dallas Howard y Chris Pratt con un frustrado romance intrascendente para la trama no ayudan en nada. Los efectos, espectaculares, pero no es nada que no hayamos visto en entregas anteriores… y respecto al futuro de la saga, ¡Dios mío! Sospecho que la tercera entrega me dará la razón. Estará más cerca a una secuela de Sharknado (2013) que de Jurassic Park.

Sea como fuere, Jurassic World: Fallen Kingdom confirma casi descaradamente que el síndrome del estancamiento argumental es un mal existente que paradójicamente arruina lo taquillero. Damas y caballeros, estamos frente al remake de Lost World (1997), que nadie los engañe.  

Sinopsis:

Han pasado cuatro años desde la destrucción de Jurassic World debido a un problema de contención. Isla Nublar, ahora es un sitio abandonado por los humanos. Cuando el volcán inactivo de la isla empieza a mostrar actividad, Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard) inician una campaña para rescatar a los dinosaurios de una gran extinción. Owen está decidido a encontrar a Blue, el líder de su manada de raptors que sigue desaparecido en la selva, y Claire ha adoptado esta misión para rescatar a las criaturas.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.